News Links

Pablo Iglesias tranquiliza a Wall Street: ‘No hay alternativa a la economía de mercado’

Pero el que avisa no es trai­dor: ‘España tiene una Agencia Tributaria po­tente que po­demos usar para au­mentar la re­cau­da­ción’

Sin título
Iglesias quiere ser Church.

El líder de Podemos Pablo Iglesias ha ini­ciado este fin de se­mana su ‘ruta del cam­bio’. Y lo ha hecho en tromba, mul­ti­pli­cando su pre­sencia ubicua en tres la­ti­tu­des: con el fla­mante al­calde Kichi en Cádiz, con una en­tre­vista en París, con otras dos en­tre­vistas si­mul­tá­neas en Nueva York… Ejes de su men­saje: el PP es malo, la Grecia de Syriza es buena, Merkel va a lo suyo, la UE se juega su fu­turo si pre­siona a Atenas. Y, por su­puesto: cuando mande Podemos todo cam­biará.

Su intervención en Cádiz ha generado titulares en la prensa española con sus ideas y opiniones sobre la Corona y lo bueno que sería que el Rey se presentara a unas elecciones; sobre lo fundamental que ha sido echar al PP de las alcaldías para la llegada triunfal de ‘la gente normal’ al poder; sobre desahucios, chóferes, servicios públicos… Y en su entrevista en la revista francesa de izquierda Le Nouvel Observateur (L’Obs), ya comentada en esta columna, ha advertido al PSOE de que está condenado, porque la socialdemocracia o socioliberalismo como él lo redefine, ha cosechado un ‘fracaso apabullante’ en toda Europa .

Pero es en el corazón financiero de Wall Street donde Pablo Iglesias se ha esmerado en difundir su diagnóstico y su receta. Su entrevista con David Román y Matt Moffett en The Wall Street Journal profundiza en la tragedia de Grecia y carga las tintas con cierto dramatismo: ‘El futuro de Europa está ahora mismo en juego, y ese futuro parece muy incierto si siguen presionando a Grecia’.

También tiene frases aceradas, como cuando menciona el caso del concejal madrileño Guillermo Zapata y sus tuits antisemitas y repugnantes sobre las víctimas del terrorismo y la violencia. Todo es relativo, viene a decir: ‘El problema fundamental de este país no es tanto las cuentas en Twitter como las cuentas bancarias en Suiza’.

Es entrevista para Wall Street ha sido por parejas. Otro medio del mismo imperio del magnate mediático Rupert Murdoch, en cuyo Consejo se sienta José María Aznar, también le ha hecho unas cuantas preguntas al líder de Podemos. En concreto, cinco preguntas, y todas ellas centradas no tanto en Europa y en Grecia como en España. Si ya en las declaraciones a L’Obs insistía en que los ricos deberán contribuir más al erario público, el interrogatorio de Barbara Kollmeyer en Market Watch no divaga. Ni las preguntas ni las respuestas. Escuetas y al grano.

Primera pregunta: ¿por qué cree que los mercados financieros están tan nerviosos tras la llegada al poder de candidatos apoyados por Podemos? Y primera respuesta: ‘Es lógico, porque los mercados financieros siempre han temido mucho miedo de la democracia. No es nada nuevo. Históricamente, siempre se han sentido cómodos ganando dinero y se han preocupado porque el pueblo que ha llegado al poder podría cerrar esas opciones de ganar dinero’.

Segunda: ¿deben ponerse nerviosos? ‘Creo que deben relajarse, porque comprendemos que no hay una verdadera alternativa a la economía de mercado. Sólo pensamos que hay un déficit de fortaleza del consumidor. La gente tiene que obedecer las leyes y pagar sus impuestos’. Tercera: ¿comparte la opinión de algunos economistas que dicen que lo peor para España está todavía por llegar, ya que ha tenido menos austeridad que Grecua? ‘He hablado con un montón de economistas que creen que lo peor está todavía por llegar para la economía española. La austeridad no ha sido leve y los datos son dramáticos, con 13 millones de personas en riesgo de pobreza. Uno de cada tres trabajadores gana no más de 600 euros (Market Watch pone por error ‘desempleados’ en lugar de ‘trabajadores’). El deterioro de los servicios demuestra que la austeridad ha producido mucho sufrimiento’.

Cuarta: ¿cuáles son los tres mayores problemas económicos de España? ‘Paro, crecimiento y deuda’. Y quinta y última, para que nadie lo olvide: ¿cree que España debe aumentar sus ingresos tributarios para sufragar el Estado del Bienestar y acabar con los déficits presupuestarios? ‘La recaudación fiscal española es del 37% del PIB, más o menos un 7% menos que la media europea, de manera que España debe tener más ingresos tributarios para atender los servicios públicos. España está en una posición mucho mayor que Grecia, porque tiene una Agencia Tributaria potente que podemos usar para aumentar la recaudación’.

Artículos relacionados