El próximo gobierno será cuatripartito si el PP se hunde

Los so­ció­logos dis­crepan sobre el al­cance de la co­rrup­ción en la ge­ne­rales

Resultados elecciones 2015
Elecciones 2015.

Pese a lo mucho que se ha es­crito hasta el mo­mento al ana­lizar los re­sul­tados de las elec­ciones mu­ni­ci­pales y au­to­nó­mi­cas, los so­ció­logos no lo­gran po­nerse de acuerdo sobre si el efecto que ha te­nido la co­rrup­ción en la pér­dida del 33 % de los votos del Partido Popular per­ma­ne­cerá vi­gente en las pró­ximas elec­ciones ge­ne­ra­les. En lo que sí pa­recen coin­cidir es en que si Mariano Rajoy pierde las elec­ciones será ne­ce­sario como mí­nimo un cua­tri­par­tito para go­ber­nar.

También parecen de acuerdo al interpretar que Podemos y Ciudadanos han surgido con fuerza en el panorama político español por el mal hacer del Partido Popular y del PSOE. En estos términos se expresaban tanto Juan Díez Nicolás como José Ramón Caso en un reciente encuentro organizado por la Asociación para la Defensa de la Transición para analizar los resultados de las recientes elecciones.

Díez Nicolás considera viable el efecto rebote en el caso del Partido Popular, lo que sumado a la mayor participación que se produce en las elecciones generales frente a las autonómicas, podría situar al Partido Popular más cerca de los 160 diputados que de los 140 que prevén otros sondeos.

En este caso, si Ciudadanos no volviera a cometer errores de bulto, como cuando su líder confesó que su partido se sentía más cerca del PP que del PSOE y que los nacidos antes del 78 no deberían participar en este momento de regeneración democrática, y consiguiera entre 15 y 20 escaños como prevén los sondeos, ambos partidos podrían formar gobierno.

De no conseguir el PP la remontada, la situación se haría más complicada. Con 140 escaños, le resultaría prácticamente imposible conseguir los apoyos suficientes para gobernar. En ese caso la izquierda necesitaría acuerdos entre cuatro o más partidos.

Según los mismos sociólogos, si Podemos no se presenta en las elecciones en colación con otras fuerzas de izquierda, como ha hecho en Madrid o Barcelona, el PSOE sería la segunda fuerza más votada y la primera de la izquierda. Pero los sondeos más recientes les otorgan un máximo de 100-104 diputados. Con los 30 0 40 que obtendría Podemos si se presentara solo, necesitarían también el apoyo de lo que reste de Izquierda Unida, ERC, que podría conseguir entre 8 y 10 diputados nacionales y los de la CUP.

Los sociólogos insisten en lo difícil que resulta sacar conclusiones de cara a las generales. Los hechos son que el PP ha perdido uno de cada tres votantes. Es más, entre los populares y UPyD, se han dejado 1.600.000 votos. La izquierda gracias a Podemos ha conseguido 1.000.000 de votos más.

Así, aunque el PSOE ha obtenido los peores resultados de su historia, nunca desde las primeras elecciones locales tras la aprobación de la Constitución, un partido más a su izquierda había gobernado una gran ciudad (con la exclusión de Julio Anguita en Córdoba) ha logrado mantener una cuota de poder importante en gobiernos autonómicos y locales.

Si finalmente no se producen cambios sustanciales en las generales y el PP recupera parte del voto perdido, una vez que sus votantes les vuelvan a votar tras haberles castigado en las autonómicas y locales, parece claro es que no habrá mayorías absolutas. Será el momento de volver al consenso. Sin descartar que, llegado el caso, se produjera la gran coalición.

Es lo que se va a ir experimentando a partir de las coaliciones que surgirán a partir del próximo domingo cuando se constituyan los ayuntamientos. O lo que supondrá gobernar en minoría, opción por la que parece haber optado el PSOE en Andalucía, muy cuidadoso de no admitir las exigencias que les quería imponer Podemos. Hubiera podido ser un gravísimo error que le hubiera llevado a perder el liderazgo de la izquierda.

Artículos relacionados