DESDE EL PARQUET

Endesa: el dividendo crecerá un 5%, en el peor escenario

Los res­pon­sa­bles de Endesa, res­pecto al di­vi­dendo, afir­maron en las pre­sen­ta­ciones del ‘Día del Inversor’ que po­drían, bien in­cre­mentar en un 5% el im­porte del pago or­di­nario del pa­sado año (0,76 euros bru­tos), o bien des­tinar la to­ta­lidad del be­ne­ficio neto a di­vi­dendo.

Es decir, elevar el ‘payout’ al 100%, en función de cuál de los dos escenarios resulta más beneficioso para el accionista. Y, respecto al posible pago de un dividendo extraordinario, sigue abierta la posibilidad, siempre que en 2016 no se haya materializado alguna compra.

En cualquier caso, el grupo que preside Borja Prado mantiene una rentabilidad ordinaria por dividendo interesante, en estos momentos de bajos tipos de interés, que considerando la cotización actual roza el 4,6%.

Sus gestores reafirmaron el objetivo de alcanzar un beneficio neto en 2015 de 1.000 millones de euros y elevaron el resultado neto previsto para 2016 y para 2017, desde los 1.100 millones, estimados meses atrás, hasta niveles de 1.200 millones.

Y, es que, a pesar de que los negocios del grupo ya no cuentan con aportaciones de América Latina, sus ingresos van a seguir creciendo, gracias al desarrollo del plan estratégico.

Estas mejores previsiones no responden únicamente a la mejora de la economía, que todavía es muy discreta, sino que será debido a mejoras en la distribución y al mayor esfuerzo realizado en ahorro de costes.

A este respecto, los expertos de Bankinter explican que el negocio regulado se mantendrá prácticamente estable por lo que el crecimiento vendrá de la mano de la generación y la comercialización.

Añaden que también puede haber mejoras en el plano financiero, ya que la empresa está refinanciando parte de su deuda, pudiendo conseguir unos ahorros de 40 millones no contemplados en el plan estratégico.

Los gestores del grupo descartan cambios regulatorios importantes a medio plazo, lo que proporciona visibilidad al negocio. Estiman generar un flujo de caja entre 2015 y 2017 de unos 3.800 millones anuales y unos Ebitdas del orden de unos 3.100 millones.

Además quieren desarrollar un plan de inversiones hasta 2019, en España y Portugal, de unos 4.400 millones de euros, destinado a la eficiencia energética. El grupo, tras vender sus activos en Latinoamérica a su matriz, estudia la posibilidad de crecer en Europa incrementando su presencia en Portugal y Francia, tanto en gas como en electricidad.

La cotización de Endesa no ha reflejado por el momento esta mejora de expectativas generales, dado que su balance desde diciembre acumula una revalorización del orden del 1,57%. Cerró la jornada del jueves, 11 de junio, en 16,79 euros y los expertos de UBS y de Kepler, que recomiendan comprar sus títulos, calculan sus respectivos precios objetivo en 18,50 y en 19,50 euros.

Artículos relacionados