El PER es­ti­mado para este año por los ana­listas se sitúa nada menos que en 32 veces

La paradoja de Inditex: cuanto más gana más dudas genera

La firma de Amancio Ortega co­tiza a múl­ti­plos ele­vados y con arries­gadas con­tin­gen­cias

Pablo Isla, presidente de Inditex
Pablo Isla, presidente de Inditex

Los mer­cados no dejan de sor­pren­der­nos. Inditex bri­llaba con luz propia esta se­mana con la pre­sen­ta­ción el miér­coles de los re­sul­tados de su primer tri­mestre en jor­nadas con viento fa­vo­rable ge­neral para la bolsa es­pañola. Pues bien, pese a esa con­jun­ción de fac­tores en la que, de ha­berlo sa­bido con an­te­la­ción, todo el mundo hu­biera apos­tado por una nueva es­ca­lada de la co­ti­za­ción, ha ocu­rrido lo con­tra­rio. La firma ga­llega, ade­más, sigue sin con­vencer en sus ar­gu­mentos sobre su di­ver­si­fi­cada po­lí­tica de afrontar sus riesgos fis­cales y la­bo­ra­les.

Los inversores han castigado los buenos resultados de la firma que ha hecho millonario a Amancio Ortega y la razón no está muy clara. Básicamente, que ya cotiza a múltiplos realmente elevados, de los más altos del Ibex, y no se ven motivos para que el PER –la ratio que mide la correlación entre el valor bursátil y los beneficios que genera la empresa- siga subiendo.

De momento, la ratio estimada para este año por los analistas de ThonsonReuters se sitúa nada menos que en 32 veces, y en 28 para el año próximo. Lógicamente, los expertos tendrán que revisar sus proyecciones a la luz de estos potentes resultados pero el mercado tendrá que armarse de nuevas razones para volver a poner dinero en el dueño de Zara.

El balance de esta contradicción entre las cifras reales y la reacción bursátil es que Santander consolida su hasta ahora frágil posición de liderazgo como primera empresa española cotizada por capitalización.

Son 94.000 millones de valor para el banco y 1.00 millones los que separan a una y otra después de un año en el que Inditex no ha sido capaz de desbancar de esa posición al banco que preside Ana Patricia Botín pese a acumular una revalorización impactante, del 35%, siete veces más que lo que sube el Ibex en el periodo, y por supuesto, mucho más que lo que rinde el banco en este paupérrimo año bursátil para la entidad, en el que se deja cerca del 7%.

De momento, la recomendación de los analistas sigue siendo mayoritariamente de comprar, pero el valor no tendría recorrido alcista ya que el precio objetivo de consenso es de 29,5 euros, por debajo del precio actual de mercado.

El caso es que en el primer trimestre de su año fiscal, Inditex superó las previsiones al ganar 521 millones, un 28% más que un año antes. La textil gallega experimentó el mejor comportamiento en el arranque de año desde 2012. Las principales variables de la compañía crecieron dos dígitos. Sus ventas mejoraron un 17%.

Hay que tener también en cuenta que los tipos de cambio soplan a favor. La devaluación del euro respecto a las divisas de mercados tan importantes para el grupo como Estados Unidos (el dólar se ha revaluado un 25%) o China (un 24% más el yuan) ha impulsado la facturación en áreas clave.

Las ventas de la compañía textil gallega en los tres primeros meses de su ejercicio fiscal fueron de 4.374 millones de euros. A tipo de cambio constante, el crecimiento de las ventas fue del 13%.

En España, su facturación continuó con la "evolución positiva" que registró 2014, cuando experimentaron mejoras del 5%, según ha dicho Isla en la presentación de sus resultados.

Además, el gigante gallego continúa con las inversiones dirigidas al crecimiento y a la expansión internacional, que siguen siendo uno de los motores de la permanente actualización y modernización de la compañía, destacando especialmente en este periodo la preparación de las nuevas líneas de distribución de Zara Home en Cabanillas (Guadalajara).

Solamente en el primer trimestre, Zara ha abierto un nuevo establecimiento en Oxford Street (Londres), y ha reformado y ampliado establecimientos emblemáticos en Tokyo, Belfast y Nueva York, donde ha doblado superficie comercial en su tienda de la Quinta Avenida con la calle 42. Por su parte, Oshyo ha inaugurado una gran tienda en paseo de Gracia, en Barcelona, así como en el aeropuerto de El Prat y Moscú.

Artículos relacionados