Monitor de Latinoamérica

Pastor firma en Panamá un me­mo­rando en trans­porte e in­fra­es­truc­turas

España da apoyo a sus empresas en Colombia y Panamá

Compañías es­pañolas optan a grandes con­tratos como el metro de Bogotá

ana pastor
Pastor en Panamá.

Colombia y Panamá, dos países que im­pulsan con vigor planes de in­fra­es­truc­tura y donde las em­presas es­pañolas están pre­sentes en los pro­yectos de obra pú­blica más em­ble­má­ti­cos, han re­ci­bido la vi­sita de la mi­nistra de Fomento, Ana Pastor. El ob­je­tivo de la ti­tular de Fomento, im­pulsar una mayor par­ti­ci­pa­ción es­pañola en pro­yectos en ambos países en un mo­mento en que Bogotá y Panamá pla­ni­fican nuevos planes de trans­porte y cons­truc­ción.

En Panamá, Pastor firmó un memorando de entendimiento sobre cooperación en transporte e infraestructura y en equipamiento público.

La visita a Colombia y Panamá, dos de los mercados con mejor clima de negocios de la región, se produjo en un momento en que Bogotá, que acomete desde un potente plan de infraestructuras, tiene en cartera proyectos importantes como la primera línea del Metro de Bogotá y una inversión millonaria en construcción de colegios, iniciativas que interesan a las compañías españolas de infraestructuras. Y también en un momento en el que firmas españolas pugnan por hacerse con nuevos contratos en los dos países.

Recientemente, el presidente Santos entregó al alcalde de Bogotá un cheque simbólico por el 70% del coste de la obra de la primera línea de metro de la capital, de 24 kilómetros, y el Gobierno ultima una solución integral que incluiría 4 trenes de cercanías para la Ciudad Región, propuesta que ampliaría la red a 136 kilómetros e integraría proyectos como la extensión aeroportuaria El Dorado 2. El proyecto Línea 1 tiene una inversión de 5.500 millones de dólares, más otros 6.600 millones para cercanías. Las firmas españolas parten bien posicionadas por su experiencia en los metros de Lima, Panamá y Quito.

Asimismo, el presidente Santos acaba de anunciar una inversión de 1.745 millones de dólares para la construcción y adecuación de colegios. El proyecto apunta a más de 30.000 aulas de clase en 1.500 colegios. Y se enmarca dentro de un proyecto más amplio de construcción de viviendas. Colombia, uno de los países más atractivos para la inversión española, tiene en marcha un gran esfuerzo inversor dentro de un Plan Nacional de Desarrollo por más de 260.000 millones de euros, focalizado especialmente en infraestructuras (más de 40.000 millones), sanidad y educación. La modernización de la red vial es clave y ahí destaca la Cuarta Generación de Concesiones (4G) Viales, pero también mejoras portuarias y aeroportuarias.

El 4G, que busca transformar 10.000 kilómetros de vías en tres fases entre 2015 y 2020 mediante PPPs, con un presupuesto de 26.000 millones de dólares, suma 200 túneles y 160 viaductos. La primera fase ya se adjudicó y en ella ganaron contratos OHL y ACS, la segunda está en licitación y la tercera saldrá en 2016. Bogotá también ha iniciado el proceso para la hidrovía del río Magdalena. Las obras relacionadas a aeropuertos se llevarán 500 millones y las portuarias, 1.590 millones. Transporte prevé invertir 2.300 millones en 2015.

En Colombia, Pastor aseguró que las empresas españolas, muy presentes en infraestructuras, “tienen confianza plena” en Colombia. En 2014, las españolas lograron contratos por 6.000 millones de euros, muchos de ellos en el proyecto 4G, que consta de alrededor de 40 proyectos de iniciativa público-privada.

Sacyr y Ferrovial en Colombia

Sacyr y Ferrovial compiten en Colombia por dos contratos para la construcción y explotación de dos autopistas por 1.100 millones de euros: la Mar 1 y la que une Bacaramanga, Barrancabermeja y Yondó. Para Ferrovial, que puja a través de un consorcio con Cintra, RM Holdings y MC Victorias Tempranas, marcaría su entrada en Colombia. Sacyr compite en alianza con la colombiana Herdoiza Crespo. Ambas se enfrentan a otro consorcio colombiano-mexicano.

Sacyr se acaba de adjudicar una vía de 202 kilómetros por 275 millones de dólares (Corredor 5) y la construcción del emblemático puente Pumarejo sobre el Magdalena, en Barranquilla, el más largo (2,28 kilómetros) y la mayor obra pública del país, con una inversión de 223 millones. Sacyr también tiene en construcción dos tramos de carretera en Cali y Santander. Otras constructoras, hasta ocho incluyendo Sacyr y Ferrovial, están a la espera de lograr nuevos contratos en la segunda fase del 4G: OHL, Isolux, ACS, Acciona, Azvi y Ortiz. Meses atrás OHL lograba la autopista Magdalena 2, en competencia con ACS.

Tras reunirse con las firmas españolas, Pastor hizo gala de la experiencia española en infraestructuras de transporte ante la ministra de Transporte, Natalia Abello. Y habló con el Gobierno de proyectos conjuntos en transporte, logística, puertos, sector ferroviario, así como sobre el plan para mejorar la red de aeropuertos. La inversión de España en Colombia, que se ha triplicado en el último trienio es importante: es el cuarto inversor con 6.119 millones de euros.

En Colombia, miembro de la Alianza del Pacífico y que espera ingresar en la OCDE en 2016, están presentes más de 450 empresas españolas, entre ellas, además de las citadas, Telefónica, Mapfre, Repsol, BBVA, FCC, Acciona, Isolux, Abengoa, Comsa, Planeta, Endesa, Gas Natural, Iberia, Cepsa, Inditex, Indra, Prisa, CAF, Renfe, Agbar, Unísono, NH, Iberostar, Meliá y Hotusa.

Aena, presente en Latam en 12 aeropuertos en México y dos en Colombia, podría estar interesada en elevar su actividad en el país. Y el Santander, que regresó en 2014, se ha comprometido invertir en proyectos de infraestructuras. Las turísticas españolas muestran un creciente interés, que aumentará con el proceso de paz y las nuevas infraestructuras. Bogotá promete 30 años de exención en el impuesto de la renta en inversiones en hotelería y turismo.

Interés panameño

En Panamá, que tiene programado un plan de inversión hasta el año 2019 por 20.000 millones y donde las firmas españolas están presentes en los grandes proyectos, Pastor fue recibida por el presidente Juan Carlos Varela. La ministra visitó las obras de ampliación del Canal (en las que participa Sacyr, que lidera el consorcio GUPC, encargado de las esclusas), acompañada por el Ministro para Asuntos del Canal, Roberto Roy. Y asistió, junto a la presidenta de FCC, Esther Alcocer, a la presentación del panel de control de la línea 1 del Metro, el primer metro de Centroamérica, proyecto que ganaron en 2010 FCC y la brasileña Odebrecht (1.050 millones) y que está operativo desde abril de 2014. Además, Metro de Panamá acaba de adjudicar al Consorcio Línea 2 (compuesto por FCC con un 40% y Odebrecht con un 60%) la licitación para la Línea 2 del Metro, con una inversión de 1.850 millones de dólares, después de que el 29 de mayo las autoridades rechazaran una impugnación del consorcio Panametro (varias empresas chinas y la española Isolux).

La Línea 1, que cumplió en abril un año, terminó costando 2.000 millones de dólares porque se sumaron dos nuevas estaciones al proyecto original. El Gobierno panameño está muy satisfecho por la calidad y el tiempo récord de construcción de la 1, lo que ha ayudado a que se recobre la confianza en las empresas españolas tras el litigio de Sacyr con el Canal. Según Ana Pastor, desde 2009, España ha obtenido contratos en Panamá por más de 6.000 millones de euros y las españolas generan 15.000 puestos de trabajo.

Pastor firmó allí el Memorando de Entendimiento sobre Cooperación en Transporte e Infraestructuras, dirigido a la conservación y explotación de infraestructuras y servicios de transporte por carretera, ferrocarril, marítimo y aéreo, transporte urbano y metropolitano, y que contempla asesoramiento en políticas, regulación y ordenación del transporte. Como parte de este convenio, la empresa pública INECO aportará a Panamá asistencia técnica para desarrollar el Plan de Inversión Pública de Infraestructura a largo plazo.

Pastor participó activamente en enero de 2014 en las negociaciones entre el GUPC y la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) para superar un conflicto contractual y presupuestario (sobrecostes y retrasos) que afectó a la marca España y paralizó 15 días las obras, actualmente a punto de terminar para ser entregadas en el primer trimestre del próximo año. ACP y el GUPC alcanzaron en agosto pasado un acuerdo definitivo sobre la finalización de la ampliación. En Panamá, hay más de 400 empresas españolas, entre ellas Sacyr, FCC, Gas Natural, Telefónica, Indra, CAF, Acciona, Mapfre, Iberia, Adolfo Domínguez, Telvent (Abengoa), Sol Meliá, Barceló, NH, Ríu, Cepsa, Fersa, ACS y UEE.

Artículos relacionados