El salto de Artur Mas a Nueva York

Artur Mas con­tinua su po­lí­tica de in­ter­na­cio­na­lizar el tema ca­ta­lán, con una con­fe­rencia en Nueva York

Junto a la aper­tura de nuevas de­le­ga­ciones de la Generalitat en el mundo, a fin de ex­plicar el pro­ceso de Cataluña hacia una even­tual in­de­pen­den­cia, el pre­si­dente de la Generalitat, Artur Mas, ha­blará hoy en Nueva York en la pres­ti­giosa uni­ver­sidad de Columbia, bajo el tema Catalonia at the Crossroad (Cataluña en la en­cru­ci­ja­da), bajo la pre­sen­ta­ción del eco­no­mista ca­ta­lán, Xavier Sala i Martín, pro­fesor en la ci­tada uni­ver­si­dad.

Un paso más, en contra de la oposición del ministerio de Asuntos Exteriores, para ir propagando la hoja de ruta de una Cataluña hacia la independencia, sobre todo si el bloque pro independentista CDC-ERC y CUP logran mayoría parlamentaria en las elecciones autonómicas prevista para el 27 de septiembre, que el presidente convocará a primeros del mes de agosto. Es probable que Mas sea entrevistado por algunos medios de comunicación estadounidenses, toda vez que es de los pocos líderes políticos españoles que hablan correctamente el inglés, además del francés.

Sin embargo, su viaje casi relámpago a Estados Unidos, quedó parcialmente amputado, una vez más, por la imposibilidad de realizar una visita al importante estado de California, donde tenía prevista una entrevista con el gobernador Jerry Brown.

El fallecimiento de la hermana del gobernador le obligo a cancelar su agenda pública, incluida la entrevista con el político catalán. La agenda catalana-californiana quedo reducida a la firma de un acuerdo de cooperación económica y empresarial por parte de Roger Albinyana, secretario de Asuntos Exteriores y relaciones con la Unión Europea de la Generalitat, y el director de la oficina del gobernador de California de promoción económica y empresarial, Kish Rajan. Artur Mas ya tuvo que cancelar otra visita previa a California, estando ya en Estados Unidos, donde inauguró una planta de la farmacéutica catalana, Almirall, debido a la coronación del rey Felipe VI.

Quedan lejos aquellos tiempos en el entonces presidente Jordi Pujol llegaba hasta Washington, DC, incluso, hasta la Casa Blanca, con breve recibimiento del presidente George Bush, sin olvidar entrevistas con el gobernador de Nueva York. Tampoco eran tiempos tan tensos en las relaciones entre el gobierno español y la Generalitat. Eran tiempos en que Madrid observaba aquellas visitas como un gesto complementario a la política exterior española.

Totalmente al contrario de lo que ahora sucede, desde que el ministerios de Asuntos Exteriores ha dado orden de presionar a los gobiernos donde la Generalitat cuenta con oficinas – sobre todo antes las instituciones de la Unión Europea, en relación a la oficina de Generalitat en Bruselas, dirigida por un veterano ex funcionario de la Comisión Europea, Amadeu Altafaj, que fue jefe de gabinete con el vicepresidente Olli Rehn – a fin de torpedear la difusión externa de los pro independentistas catalanes.

El presidente Artur Mas visitará y rendirá homenaje a las víctimas del “11-S”, en Nueva York, antes de regresar a Barcelona. Quedará, una vez más, para el futuro el viaje a California. Un viaje que, para Artur Mas, parece casi más complicado que el realizado hace casi 250 años, cuando el capitán de Dragones de los Voluntarios de Cataluña, el catalán Gaspar de Portolà y el fransciscano mallorquín, fray Junipero Serra, pisaron por vez primera la Alta California, fundando los presidios, hoy Misiones, californianas que, a lo largo de 1.000 kilómetros, van desde las ciudades de San Diego, hasta San Francisco de Solano, sembrando las primera raíces hispano-californianas. Para Artur Mas, otra vez será.

Artículos relacionados