Álvarez (Santander) afronta su pri­mera pre­sen­ta­ción en so­li­tario como CEO

Los resultados de la banca llegan con la rentabilidad en mínimos

Caixabank y Sabadell, mar­cados por sus ope­ra­ciones de compra en el ex­te­rior

Jose Antonio Álvarez, Banco Santander
Jose Antonio Álvarez, Banco Santander

Los siete prin­ci­pales bancos es­pañoles arrancan este jueves su ronda de re­sul­tados del primer tri­mes­tre, con la des­carga con­junta de Bankinter y Caixabank este jue­ves, el mismo día de la junta del grupo de Isidro Fainé. Como le ocu­rrirá al Sabadell con su aven­tura bri­tá­nica un día des­pués, la com­pa­re­cencia de Gonzalo Gortázar es­tará mar­cada por sus planes con el por­tu­gués BPI. Mientras, el con­se­jero de­le­gado del Santander, José Antonio Álvarez, asume su pri­mera pre­sen­ta­ción en so­li­tario desde su lle­gada al cargo y en la to­ta­lidad de las en­ti­dades la aten­ción es­tará puesta en la re­cu­pe­ra­ción de la ren­ta­bi­li­dad, así como en el flujo cre­di­ticio hacia de­ter­mi­nados seg­men­tos.

Los principales directivos de la banca española ya han ofrecido algunas pistas del arranque del ejercicio 2015 durante diversos encuentros o en las respectivas juntas de accionistas celebradas hasta el momento. La recuperación de la rentabilidad perdida durante los últimos años marcará, de nuevo, las comparecencias de los respectivos consejeros delegados, que son los encargados de rendir las cuentas trimestrales en la mayoría de las entidades. Pero hay alguna otra recuperación esperada, como la del flujo de la financiación bancaria, que alguno ya ha aplazado hasta el próximo ejercicio, como es el caso del consejero delegado de Liberbank, Manuel Menéndez, durante la junta de accionistas del grupo capitaneado por la antigua Cajastur.

Bien es cierto que la mayoría de los ejecutivos bancarios aseguran que la nueva producción crediticia ya repunta, aunque el proceso de desapalancamiento de particulares y empresas no permite registrar incrementos netos en la cartera crediticia conjunta. El propio presidente del Popular, Ángel Ron, ya avanzó en la reciente junta de accionistas que su entidad ha incrementado por encima del 30% la financiación al consumo, a empresas y la hipotecaria hasta el mes de febrero en tasa interanual. El Popular será el último en presentar sus resultados del primer trimestre el próximo 30 de abril entre los siete grandes del sector.

La gran borrasca de cuentas de la banca española se aproxima este jueves, con las descargas de Bankinter y Caixabank, que también celebra con unas horas de diferencia su junta de accionistas. En ambos actos, tanto su presidente, Isidro Fainé, como su consejero delegado, Gonzalo Gortázar, también tendrán que afrontar el proceso de su OPA sobre el portugués BPI. El propio Gortázar ha recordado, hace tan sólo unos días, que mantienen su oferta y confían en que se pueda cerrar durante el segundo trimestre del ejercicio, ya iniciado en abril.

Por su parte, la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, ofrecerá la evolución de la entidad en los tres meses siguientes al cierre de uno de los mejores ejercicios, como fue el de 2014. Tal vez sea aún prematuro, pero Dancausa podría avanzar la evolución de dos negocios por los que han apostado para este año: la financiación al consumo con la rescatada Obsidiana y la banca personal, tras centrarse en las mayores fortunas en los últimos tiempos.

En una situación similar a Caixabank se encuentra el otro gran banco con sede en Cataluña. Banco Sabadell ofrece su evolución trimestral el viernes 24 de abril con la operación de compra del británico TSB abierta. Aunque tanto su consejero delegado, Jaime Guardiola, como el propio presidente, José Oliu, ya han explicado este importante salto internacional, la adquisición de ‘The Sabadell Bank’ (lectura que hace y repite Guardiola sobre las siglas del banco británico) acaparará buena parte de la atención, al menos mediática. Además, se deberá confirmar si el esfuerzo en provisiones comienza a finalizar.

##Otras aventuras

Los dos grandes bancos españoles se reservan para la próxima semana, escoltados el lunes por Bankia y el jueves por Banco Popular, como queda dicho antes. En el caso del Santander, la mayor novedad será el estreno en solitario de José Antonio Álvarez como consejero delegado en una presentación trimestral, aunque ya acompañó a su presidenta, Ana Botín, durante la rendición de las cuentas de 2014.

Además, uno de los aspectos que más se deberá analizar es cómo evoluciona su filial en Brasil, sobre todo por las condiciones económicas y sociales que se viven en el país iberoamericano y que desde hace años es una de las unidades geográficas principales para el grupo de la llama (aunque más recientemente ha perdido peso ante el tirón de la filial en el Reino Unido).

Un día después de que el Santander publique sus cuentas, el miércoles 29, el BBVA anunciara sus resultados del primer trimestre. Su consejero delegado, Ángel Cano, deberá explicar en qué situación trabaja su filial en Venezuela, además de las consideraciones digitales a las que se vea obligado por la estrategia obsesiva de su presidente, Francisco González (FG).

Pero también serán significativos la evolución de su negocio y resultados en España, que con la merma de las actividades inmobiliarias se queda en una contribución casi residual en su aportación de beneficios al grupo. El objetivo de sus directivos era recuperar el peso perdido en el negocio doméstico y para ello será crucial la integración de la adjudicada Catalunya Banc. Sería deseable, a estas alturas del proceso, algunas concreciones mayores sobre esta operación.

Por su parte, Bankia ofrecerá sus resultados anuales (salvo aplazamiento de última hora, como ocurrió con sus cuentas anuales de 2014) el próximo 27 de abril. Su consejero delegado, José Sevilla, tendrá que dar las explicaciones oportunas sobre lo obtenido en los tres primeros meses del año y en medio de todo el escándalo del ya conocido como ‘Caso Rato’. La tarea no se presume fácil.

Artículos relacionados