News Links

Tsipras convoca una cumbre de primera sin España dentro de la cumbre europea

Cada vez hay más po­lí­ticos ale­manes que acep­ta­rían in­dem­nizar por la II Guerra Mundial

En vís­pera de la cumbre eu­ropea este jueves y vier­nes, el primer mi­nistro griego Alexis Tsipras está contra las cuer­das, pero más con­tento que unas pas­cuas. Por un lado, el reloj marca las horas y Grecia debe pagar pre­ci­sa­mente el viernes 350 mi­llones de euros al FMI, además de re­fi­nan­ciar otros 1.600 mi­llo­nes. Y por otro, puede pre­sumir de dos triun­fos: cada vez hay más po­lí­ticos ale­manes que acep­ta­rían in­dem­nizar por la II Guerra Mundial y de con­vocar su propia cum­bre.

La losa es enorme, y el duelo dialéctico entre Atenas y Berlín-Bruselas, con fuego cruzado y a veces intempestivo, no parece amainar. Este mismo miércoles, el comisario Pierre Moscovici declara en Die Welt que ya está bien de jugar al choque frontal: ‘No vamos a mantener a Grecia en la eurozona a cualquier precio, sino bajo condiciones estrictas que sean aceptables a ambas partes’. Un portavoz griego devolvió el golpe y repitió que su Gobierno no cederá a ningún ‘chantaje’.

¿Tan mal están las cosas? Pues nada de eso, a juzgar por otros indicios. Como la confirmación de que Tsipras irá el lunes a Berlín para una charla cara a cara con la canciller Angela Merkel. O como un significativo goteo de políticos alemanes, en su mayor parte socialdemócratas pero en todo caso marcan tendencia: compran la tesis griega de las reparaciones por la devastación de la guerra, la ocupación nazi, los muertos y el coste económico. Ya hace días que la prensa alemana e internacional vienen informando de esta nueva actitud alemana, todavía minoritaria. Y este mismo miércoles, dos periódicos británicos publican sendos reportajes sobre la cuestión.

Uno es The Independent, que titula la crónica de Tony Paterson para que no haya dudas: ‘Crisis griega del rescate: deberíamos pagar una reparación por los crímenes nazis, dicen importantes políticos alemanes’. Algunos cifran esa reparación en un mínimo de 167.000 millones de hoy, y otros añaden otras cantidades y diversos conceptos. Pero el título del Independent se pasa un poco, porque la idea es precisamente no mezclar churras con merinas: la indemnización es algo que según algunos no está resuelta, por mucho que el Gobierno Merkel diga lo contrario. Aunque desde luego no tiene nada que ver con los 240.000 millones que han costado hasta ahora los dos rescates griegos.

El otro diario que analiza las reclamaciones de Tsipras que han abierto brecha en la conciencia política alemana es Financial Times en una crónica de Stefan Wagstyl: ‘Los griegos encuentran apoyo para sus reivindicaciones sobre reparaciones alemanas, y lo encuentrn en la propia Alemania’. Wagstyl subraya que si desde hace mucho se daba por cerrado el contencioso, se ha vuelto a abrir por las demandas del Gobierno Tsipras. Y la receptividad ‘va en aumento’. El mayor obstáculo que señalan los expertos: si se abre la caja de Pandora puede haber hasta 20 países europeos que se pongan en cola para más indemnizaciones, empezando por Polonia. Pero de momento es un pequeño triunfo moral para Atenas.

Y es justo un polaco el que se ha puesto manos a la obra para servirle a Tsipras un segundo triunfo. Donald Tusk, ex primer ministro polaco y ahora presidente del Consejo Europeo, ha confirmado por medio de su servicio de prensa que está tratando de organizar una minicumbre a petición de Grecia. Es mini por el número de participantes, sólo cinco: Tsipras, Merkel, el presidente francés François Hollande, el presidente de la Comisión Jean-Claude Juncker y el presidente del BCE Mario Draghi. O seis, si se cuenta al propio Tusk. La crème de la créme.

Varios medios hablan de ese intento de Tsipras, filtrado por una fuente griega, de un petit comité al margen del Consejo Europeo. Pero Nektaria Stamouli y Gabriele Steinhauser dan más detalles en The Wall Street Journal. Por ejemplo, los nombres de los ‘invitados’ a esa cumbre al margen de la otra cumbre. El portavoz de Tusk, Preben Aamann, ha mantenido silencio sobre los participantes, pero sí ha confirmado que de celebrarse esa cumbre de primera oficiosa, sería mañana jueves.

¿Los otros miembros se quedarían tomando café mientras tanto? ¿Y en especial España y Portugal, los más duros en las negociaciones con Grecia según ha denunciado con ira el propio Tsipras? Porque si el objetivo griego es intentar meter una cuña en la UE para dividirla, se crearía una situación embarazosa, fuera de protocolo y con falta de sensibilidad. Por mucho que se hable de reunión ‘informal,’ el haber involucrado al presidente del Consejo le otorga una trascendencia fuera de lo común.

En cualquier caso, y mientras se acercan rápidamente los vencimientos de deuda, el road show de Tsipras es espectacular: mañana y pasado en Bruselas, el lunes en Berlín y el 8 de abril en Moscú, para impresionar.

Artículos relacionados