News Links

España entre Grecia, Podemos y la recuperación económica

"Las as­cen­dentes ci­fras de cre­ci­miento de España la con­vierten en la es­trella de Europa"

La subida de Podemos relanza a ...
Mariano y Soraya no lo tienen claro.

Esto es lo que opina Luis Garicano: ‘Tsipras está abo­fe­teando a los ale­manes en el ros­tro, casi como si deseara ser ex­pul­sado de Europa. No veo que pueda haber ningún apoyo po­lí­tico a Syriza por parte de ningún Gobierno del sur de Europa. Todos están ate­rro­ri­zados por sus pro­pios mo­vi­mientos po­pu­lis­tas’. También cree que la eu­ro­zona puede so­portar la Grexit: ‘A veces uno tiene que dejar algo de equi­paje y se­guir ade­lan­te’.

El profesor de la London School of Economics le ha dicho todo eso y algo más el fin de semana al diario The Daily Telegraph. Es uno de los vértices de la ecuación griega ocho días después del triunfo de Syriza: la de quienes consideran que Atenas se está pasando unos cuantos pueblos y ha calculado mal la determinación de Berlín y Bruselas. El otro vértice plantea justo lo contrario: que son los que mandan en Europa los que se acercan al abismo al calcular muy por debajo las posibles consecuencias de una salida de Grecia del euro.

Uno de ellos, también citado por el columnista Ambrose Evans-Pritchard en el mismo artículo del Telegraph, es el profesor Ashoka Mody, de Princeton: los dirigentes europeos son ‘tremendamente irresponsables’, porque se suponen que deben velar por la estabilidad financiera y ‘no tienen la menor idea de las consecuencias que podría tener la Grexit, ni los temblores que pueden sacudir el sistema internacional de pagos. Y lo resume coloquialmente: ‘Están jugando con fuego’.

Como ejemplo de esa dualidad de criterios en un momento especialmente sensible, Financial Times incluye sendos artículos este lunes en uno y otro sentido. El titular principal en primera plana reza: ‘La eurozona teme un caos financiero en Grecia por su postura sobre el rescate’. Luego aclara más: ‘Bruselas se alarma porque Atenas parece no darse cuenta de su peligrosa situación’.

El segundo artículo con la otra visión de la jugada es la columna habitual de uno de los habituales en cuestiones de la UE, Wolfgang Münchau. Título: ‘Grexit es una catástrofe evitable: los que restan importancia a los riesgos son buenos con los números, pero no a la hora de captar la dinámica de un default’. Y carga contra el criterio voluntarista de que no habría contagio: la onda expansiva de la Grexit se sentiría en todo el mundo. Para él, está en juego no sólo Grecia, sino el futuro del euro y de la misma UE.

Garicano no tiene ni que mencionar a Podemos cuando habla de los populismos. Lo hacen por él muchos medios de la prensa internacional que han cubierto con mucha atención la manifestación de Podemos el sábado en la Puerta del Sol de Madrid. Todos coinciden en que la asistencia fue notable: miles, decenas de miles; sólo la corresponsal de NPR se va a la cifra más alta del arco estadístico: centenares de miles. También todos vinculan el acto con lo que está pasando en Grecia. Y con lo que pueda pasar.

Y en medio de este panorama cargado, la prensa internacional también está registrando otros factores que tienen que ver directamente con España y que podrían influir en la marcha electoral de Podemos. Se trata de los últimos datos de otra marcha, la de la economía española.

Así titula Mike Bird un análisis en The Business Insider: ‘Las ascendentes cifras de crecimiento de España la convierten en la estrella de Europa’. Esas cifras le parecen dignas de destacar: un 0,7% en el cuatro trimestre de 2014, a un ritmo del 2%, para cerrar el año con un 1,4%, una décima más de la previsión del Gobierno. Y grita entusiasmado en español: ‘¡Arriba!’.

De todas formas, reconoce que son cifras ‘modestas’, aunque brillantes ‘dadas las actuales circunstancias de la eurozona’. También Sarah White y Paul Day reflejan en Reuters que la recuperación es real pero frágil: ‘Se acelera el crecimiento español, pero los bancos se rezagan en el crédito’. Puntos fuertes: el bajón en el coste de la refinanciación, el euro débil para exportar más, el bajo precio del petróleo y la reducción de impuestos.

Claro que hay que ponerlo todo en la perspectiva de siete años de crisis, con doble recesión: El crecimiento está ocurriendo desde un nivel bajo, y en términos absolutos la economía española se ha encogido casi un 7% desde su cota máxima a principio de 2008’.

Con estos datos, ¿qué puede pasar en el año y en las urnas? La misma Reuters transmite la opinión sobre el Gobierno Rajoy de Christian Schulz, de Berengberg: ‘Vemos una buena posibilidad de que los reformistas españoles ganen las elecciones en otoño a medida que su éxito económico esté mucho más afianzado el día de votación’.

Artículos relacionados