Monitor de Infraestructuras

La Operación Chamartín y la nueva re­par­ce­la­ción de Valdebebas re­lan­zarán la ac­ti­vidad en Madrid

La banca esquiva la crisis inmobiliaria en su actividad y cuentas

CaixaBank se lanza al ruedo con prés­tamos hi­po­te­ca­rios y una mo­ro­sidad por de­bajo del 10%

CaixaBank
CaixaBank

“El sector in­mo­bi­liario está en una fase de es­ta­bi­li­za­ción”. El pre­si­dente de CaixaBank, Isidro Fainé, re­sumía así la si­tua­ción que vive la vi­vienda, tras siete años de gran cri­sis, que no sólo se ha lle­vado por de­lante a miles de em­pleos y ha de­jado sin hogar a cientos de fa­mi­lias sino que ha puesto contra las cuerdas a los bancos es­paño­les. Sus pa­la­bras, lan­zadas en la pre­sen­ta­ción de los re­sul­tados de 2014, ve­nían a ser un sus­piro de alivio ante lo que ha sido el gran dolor de ca­beza del mundo fi­nan­ciero.

El mensaje lanzado por Fainé encierra un cierto halo de optimismo que empieza a estar presente en algunos bancos, no en todos. Y es que, para el máximo ejecutivo de la entidad catalana existen signos realmente positivos en la economía española que inspiran confianza de cara al futuro.

CaixaBank prevé para 2015 una expansión de la economía española del 2,3%, impulsada por un aumento del consumo privado del 2,4%, un crecimiento de la inversión del 5,1% y de las exportaciones de otro 5,9%. Sobre estos tres pilares se asentará este año, según Fainé, la mejora económica del país, y en los que se basan algunos expertos muy optimistas para calificar el futuro de “acelerón económico”.

Apoyado en estas cifras macro, Fainé ha señalado que el sistema financiero está inaugurando una nueva etapa que está permitiendo un mayor flujo de operaciones crediticias, especialmente hacia las pequeñas y medianas empresas.

Por eso negó que fuera cierto que los bancos no estaban prestando dinero sino todo lo contrario. Es más, instó a los consumidores a que acudan a las sucursales de la Caixa a pedir préstamos. “Cuando me dicen que no hay créditos les digo que sí hay créditos. Pidan, pidan los créditos”, señaló.

Tanto Fainé como su consejero delegado, Gonzalo Gortázar, se han lanzado a la arena de ser los primeros en abrir la mano a que el crédito fluya amparados también en que su morosidad se está reduciendo mucho más rápido que el resto. Su ratio se sitúa ya en el 9,7% frente al 12,8% del resto del sector.

La entidad catalana ha logrado rebajar su saldo dudoso en 5.000 millones de euros lo que le permite aumentar el ritmo de concesión de créditos, tanto a particulares como a las pymes. Otras entidades no pueden hablar con tanta soltura pues la mora financiera les pesa todavía como una losa. Además muchas de ellas viven aún bajo los efectos del rescate.

El presidente de CaixaBank reflejó lo que tantos otros expertos han venido señalando como el principal problema que ha sufrido el país. Por causa del boom inmobiliario, de repente nos convertimos en una economía que estaba muy apalancada, con los bancos endeudados hasta las cejas por los impagados que tenían, lo que obligó a que hubiera mucho menos crédito circulante. A ello hay que añadir que se produjeron miles de cancelaciones hipotecarias, debido a que muchos trabajadores se fueron al paro por lo que no podían hacer frente a sus hipotecas.

Gracias a la reestructuración que se ha hecho en el sector financiero y a la mejora de otras variables económicas, la situación de ahora no tiene nada que ver con la de hace dos años. La economía española ha logrado encadenar 18 meses con tasas trimestrales positivas y puede decirse que estamos dejando atrás la recesión. El último dato del Instituto Nacional de Estadística (INE) confirma que en 2014 crecimos al 1,4% aunque lo más destacado es que en el último tramo del año la economía tuvo un registro positivo del 0,7%.

Proyectos inmobiliarios en marcha

La animación que comienza a producirse en la economía empieza por tanto a reflejarse en el sector inmobiliario. Madrid, por ejemplo, ha desatascado esta semana dos proyectos que pronostican unas expectativas a medio plazo muy favorables para la construcción y para el empleo.

El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado el proyecto de Reparcelación Económica de Valdebebas lo que permitirá la reanudación de nuevas licencias de obras que estaban paradas por la interposición de una serie de procedimientos contenciosos que llevaban abiertos desde hacía tiempo.

Se estima que en los próximos meses unas 1.000 nuevas viviendas, en una gran parte de promoción libre, van a iniciarse en los próximos meses y que se pongan en marcha otras tantas edificaciones que estaban paradas. En la zona de Valdebebas, se prevé la construcción de más de 12.000 viviendas de los que ya hay edificados unos 4.200 pisos. La recuperación económica y la luz verde que se ha dado al proyecto de Reparcelación permitirán finalizar el nuevo barrio que amenazaba, desde que estalló la crisis, con quedarse casi desierto.

La Comunidad de Madrid ha decidido también sacar adelante la Ciudad de la Justicia que, precisamente, había sido aplazada por la recesión económica y por la elevada deuda que arrastra el gobierno regional. El presidente madrileño, Ignacio González, ha decidido jugársela y es uno de los proyectos que quiere, a toda costa, poner en marcha. Será una de las obras de su legislatura si gana las elecciones de mayo próximo. De momento, ha anunciado que el concurso se convocará a principios de 2016 y las obras arrancarían en verano de dicho año.

Operación Chamartín

Otro de las grandes obras que esta semana han visto la luz ha sido la Operación Chamartín. El plan se ideó en 1993 pero la falta de consenso entre el Gobierno, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento mantuvo bloqueado el proyecto hasta diciembre de 2008. Posteriormente, el plan urbanístico de 2011 intentó relanzarlo pero éste fue recurrido y no ha sido hasta ahora cuando ha vuelto a ver la luz, tras sufrir algunos cambios sobre el proyecto inicial.

Definitivamente, las tres administraciones han suscrito un acuerdo con la empresa Distrito Castellana Norte, participada en un 75,5% por el BBVA y el 24,5% restante por la constructora San José para desarrollar 320 hectáreas al norte de Madrid. Precisamente, esta empresa estuvo hace unas semanas al borde de la quiebra. La inversión asciende a 5.947 millones de euros, de los que 4.800 millones serán aportados por la empresa. De ellos, 3.500 millones se destinarán a edificaciones y 1.300 millones para infraestructuras.

Todos los trámites administrativos relativos a la aprobación del nuevo plan parcial urbanístico y su aprobación por el gobierno regional estarán aprobados antes de las elecciones autonómicas y locales de mayo, de modo que las obras podrían arrancar a finales de 2015. El macroproyecto que supondrá ampliar el paseo de la Castellana, soterrar las vías de la estación de Chamartín y construir 17.000 viviendas, no concluirá hasta dentro de 20 años. Pero lo más importante de todo es el nivel de empleo que puede generar. Se calcula que se podrían crear 120.000 em

Artículos relacionados