El grupo cons­tructor in­gre­sará hasta 509 mi­llones por el 51% de su so­ciedad de energía limpia

Los March especulan con ACS ante la OPV de Saeta y la refinanciación de deuda

Alba se des­cuelga del nú­cleo duro de Aena tras la fuerte subida de precio de­ci­dida por los co­lo­ca­dores

ALBA - Grupo March - index
ALBA - Grupo March.

Corporación Alba, el brazo in­versor con­tro­lado por la fa­milia March, ha cam­biado el paso res­pecto a su par­ti­ci­pada ACS y des­pués de ini­ciar un pro­ceso ace­le­rado de venta de ac­ciones se ha lan­zado a hacer tra­ding al calor de las ope­ra­ciones cor­po­ra­tivas re­le­vantes que está lle­vando a cabo la em­presa que pre­side Florentino Pérez. Los in­ver­sores ma­llor­quines han re­vi­sado su de­ci­sión de vender otro pa­quete adi­cional e im­por­tante del grupo cons­tructor y de ser­vi­cios, to­mado el pa­sado ve­rano, y han op­tado por man­tener buena parte del pa­quete que te­nían apa­la­brado ven­der.

Lo han hecho en vísperas de dos operaciones corporativas de calado: la tantas veces aplazada colocación en bolsa de los activos renovables de ACS y la refinanciación de buena parte de la deuda del grupo.

La primera operación se ha despejado en las últimas semanas y de este modo, la filial creada al efecto, Saeta, va a colocar en el mercado el próximo 16 de febrero cerca del 50% del capital. La operación se va a realizar a un precio de entre 10,45 euros y 12,25 euros por acción, banda indicativa de precios que supone valorar el 100% de la firma entre 852 millones de euros y 1.000 millones de euros.

En virtud de este rango de precios, el grupo presidido por Florentino Pérez ingresará entre 434 millones y 509 millones de euros por el 51% del capital de su sociedad de energía limpia que colocará en el mercado.

Saeta prevé fijar el precio definitivo de las acciones el 12 de febrero, para estrenarse en el mercado del 16 de febrero. Sus títulos cotizarán con el tícker 'SAY', según el folleto de la oferta pública de venta (OPV) de la sociedad, aprobado y registrado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Al mismo tiempo, el grupo constructor ha logrado cerrar una refinanciación de deuda largamente esperada. La operación afecta a 2.300 millones de euros a un plazo de cinco años. Por un lado, reformula un préstamo sindicado de 1.430 millones que le vencía el 22 de julio de este año y que se firmó en 2012 con un grupo de bancos liderado por BBVA, Bankia, BayerLB, Crédit Agricole, CaixaBank, Natixis y UniCredit.

En segundo lugar, ACS refinancia la deuda por valor de 602 millones contraída cuando adquirió acciones de su filial alemana Hotchief en 2007 a través de la sociedad Cariátide y que vencía el 24 de julio de este año. Y el resto, hasta esos 2.350 millones, corresponde a préstamos bilaterales que mantenía con algunas firmas financieras. La operación supone un alivio en los costes financieros que soporta el grupo.

En vísperas de estas operaciones, hace poco más de seis semanas Corporación Financiera Alba decidía cancelar parcialmente un contrato financiero con lo cual finalmente vendía un 1,12 por ciento de ACS frente al 3,7 por ciento previsto en un principio.

Alba había anunciado en junio, cuando la acción de ACS cotizaba en torno a los 31-32 euros, que había suscrito un contrato financiero para vender un 3,7 por ciento de la constructora en una operación que le iba a granjear unas plusvalías brutas de 191 millones de euros.

Finalmente, el grupo ha reducido sustancialmente la venta de acciones y la plusvalía, que ha bajado hasta los 54,4 millones de euros, situando su participación en ACS en el 13,88 por ciento del capital. Ahora, la acción de ACS supera ligeramente los 31 euros, tras superar, después de un rallie notable en las últimas semanas, las zonas de mínimos anuales de finales del pasado año.

Los Marcha andan atareados también con la gestión de otras operaciones. Tras acumular mucha liquidez, precisamente con la venta de paquetes de ACS, decidieron pujar y formar parte del núcleo duro de Aena. Sin embargo, tras el proceso de colocación del tramo minorista y la subida de precio fijada por los bancos colocadores ante la elevada demanda, se van a quedar fuera del proceso. El jueves, los bancos encargados de vender las acciones fueron un paso más allá, ante el aluvión de órdenes sin límite de precio. Así indicaron que el mínimo de la puja para poder entrar en Aena se situaba ya en los 55 euros, según Bloomberg. Todos los socios del núcleo duro se descuelgan del capital a este precio, incluidos los propios March, que habían apostado desde el principio y al precio más alto, por hacerse con el 8% de Aena a 53,33 euros por título más 0,15 de prima.

Corporación Financiera Alba hizo oficial el viernes que no acudiría al tramo institucional de la OPV. La demanda se sitúa en unas cinco veces el importe total de la oferta (73,9 millones de acciones, una vez traspasados los 31,5 millones de acciones de los exsocios estables), lo que aporta total tranquilidad al Ejecutivo y también a los bancos colocadores.

La decisión final de precio se tomará el lunes antes de las 12 de la noche, pero todo apunta que se situará en torno al punto medio del rango (55,5 euros) o incluso por encima.

Ferrovial tampoco irá a la OPV, una vez superada su oferta de 48,66 euros más 0,1 de sobreprecio por el 6,5% del capital, según fuentes empresariales.

El Gobierno se queda sin los dos accionistas que más deseaba en el capital y a los que ha tratado de retener. A lo largo de la semana les ha comunicado que si acudían a la OPV con los nuevos precios se les daría el porcentaje que pidieron, si así lo deseaban, con lo que conservarían a sus consejeros.

La oferta pública de venta (OPV) de Aena ha superado todas las expectativas. En la mayor privatización en España desde la de Endesa de junio de 1998, la avalancha de órdenes de compra de los fondos extranjeros, especialmente estadounidenses, ha propulsado la valoración media del gestor de aeropuertos en torno a un 17% desde el pasado octubre, cuando se produjo el primer intento de sacarlo a Bolsa. El precio medio inicial de la banda orientativa de hace cuatro meses era de 47,5 euros por acción y ahora está en 55,5.

Los bancos coordinadores de la operación –BBVA, Santander, Merrill Lynch, Goldman Sachs y Morgan Stanley– explicaron el martes al Ejecutivo que contaban con demanda de sobra para vender la compañía sin necesidad de núcleo duro y a precios más elevados de los inicialmente calculados.

Los ministerios económicos, Hacienda y Economía, la Oficina Económica del Gobierno, pilotada por Álvaro Nadal, y por supuesto el Ministerio de Fomento acataron el consejo con el objetivo de maximizar los ingresos para el Estado, que pueden ir directamente a rebajar el endeudamiento.

Artículos relacionados