El sector considera que no hay mercado ni margen para seguir invirtiendo

El Gobierno prolonga la prohibición a Repsol, Cepsa y Disa para abrir más gasolineras

Fracasa, sin embargo, a la hora de controlar los precios entre puntos de venta

Gasolinera Repsol
Gasolinera Repsol

Repsol seguirá con la imposición de no poder ampliar su red de gasolineras en 31 provincias españolas en 2016, tal y como establece la normativa sobre competencia en el sector de hidrocarburos aprobada en 2013 y publicada en el Boletín Oficial del Estado. Aunque en menor medida, la resolución afecta también a Cepsa y Disa. Industria impuso estas limitaciones para impedir que el sector se convirtiera en un monopolio natural, y permitir así la apertura de nuevas gasolineras.

Sin em­bargo, la com­pe­tencia sigue siendo pa­reja y las di­fe­ren­cias de pre­cios apenas se no­tan. La con­clu­sión final es que el mer­cado es muy cau­tivo y el margen muy bajo, lo que pro­voca que los pe­queños no estén in­vir­tiendo.

¿Ha fra­ca­sado el plan del Gobierno y de la CNMC? La nueva nor­ma­tiva apro­bada pre­ci­sa­mente para alentar a que se abrieran nuevas es­ta­ciones de ser­vicio por parte de los in­de­pen­dientes no sólo apenas se está no­tando en mayor nú­mero de puntos de venta sino que se han cons­truido mu­chas menos ga­so­li­neras que en años an­te­rio­res.

Las ci­fras de­mues­tran un cierto pa­ti­nazo por parte del mi­nistro José Manuel Soria y su equipo ener­gé­tico. Si echamos cuen­tas, en 2014, exis­tían 10.712 ga­so­li­neras y el año an­te­rior, cuando Industria sacó la re­so­lu­ción, había ya 10.617. Es de­cir, en un año se abrieron 95 ga­so­li­neras nue­vas, una de las ci­fras más bajas si se com­para con las de años an­te­rio­res, cuando el Gobierno no había puesto aún lí­mites a Repsol, Cepsa y Disa. En 2013, se abrieron 193 nuevas es­ta­ciones de ser­vi­cio; en 2012 (115); en 2011 (71) y en 2009 (512).

Sobran puntos de venta

El sector piensa, por tanto, que la me­dida im­puesta por el ac­tual Gobierno para abrir la com­pe­tencia a nuevos ope­ra­dores casi no está dando re­sul­ta­dos, ya que apenas si está au­men­tando el nú­mero de ga­so­li­neras in­de­pen­dien­tes. Es más, se con­si­dera que co­mienzan a so­brar puntos de venta porque el con­sumo no sube tanto como para que el ne­gocio sea ren­ta­ble. Este au­mento re­la­tivo de la oferta no se ha tra­du­cido tam­poco en una mayor com­pe­tencia en el mer­cado ni tam­poco en una ba­jada de pre­cios. Las di­fe­ren­cias entre puntos de venta son mí­nimas y, ex­cepto en hi­per­mer­cados y en coope­ra­ti­vas, las ta­rifas son muy si­mi­la­res.

Fuentes del sector de­nun­cian que el Gobierno y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) han que­rido cortar de plano la es­tra­tegia de las gran­des, acu­sán­dolas tam­bién de pactar pre­cios, cuando –aseguran- “es una au­tén­tica fal­se­dad”. “Industria de­berá va­lorar si la me­dida tiene los re­sul­tados es­pe­ra­dos. Nosotros vemos que todo sigue como an­tes”, seña­lan.

El ne­gocio de los com­bus­ti­bles en España se lo re­parten como de­cimos entre un total de 10.712 ga­so­li­ne­ras. De ellas, Repsol tiene 3.585 es­ta­ciones entre aban­de­radas y en pro­pie­dad; Cepsa, 1447; BP, 637; GALP, 586 y Disa, 546. El resto, está re­par­tido entre marcas pe­queñas que al­canzan los 3.028 puntos de venta. Los hi­per­mer­ca­do/­su­per­mer­cados con­trolan 323, y coope­ra­tivas de venta al pú­blico 560.

La dis­po­si­ción tran­si­toria quinta de la Ley 11/2013, de 26 de ju­lio, de me­didas de apoyo al em­pren­dedor y de es­tí­mulo al cre­ci­miento, es­ta­blece que los ope­ra­dores al por mayor de pro­ductos pe­tro­lí­feros con una cuota de mer­cado su­pe­rior al 30% no podrá in­cre­mentar el nú­mero de ins­ta­la­ciones en ré­gimen de pro­piedad o en virtud de cual­quier otro tí­tulo que les con­fiera la ges­tión di­recta o in­di­recta de la ins­ta­la­ción.

Tampoco po­drán sus­cribir nuevos con­tratos en ex­clu­siva con dis­tri­bui­dores al por menor que se de­di­quen a la ex­plo­ta­ción de la ins­ta­la­ción para el su­mi­nistro de com­bus­ti­bles y car­bu­rantes a vehícu­los, con in­de­pen­dencia de quien os­tente la ti­tu­la­ridad o el de­recho real sobre la misma. En todo caso, la norma per­mite a los ope­ra­dores re­novar los con­tratos pre­exis­tentes aun cuando en ello su­peren la cuota de mer­cado es­ta­ble­cido como tope.

Industria sacó pre­ci­sa­mente esta re­so­lu­ción hace dos años por con­si­derar que en el mer­cado no había su­fi­ciente com­pe­ten­cia, con­cre­ta­mente en va­rias pro­vin­cias es­pañolas donde Repsol su­pe­raba esa cuota del 30%. La pe­tro­lera que pre­side Antonio Brufau dis­pone de 3.585 ga­so­li­neras en pro­piedad y aban­de­ra­das, lo que su­pone que con­trola el 33,47% del mer­cado de todo el te­rri­torio na­cio­nal. Según la com­pañía, de estos 3.585 puntos de venta, el 71% tiene un vínculo fuerte y el 29% res­tante son de ges­tión pro­pia.

La pe­tro­lera no puede am­pliar su red de ga­so­li­neras en un total de 31 pro­vin­cias es­pañolas al su­perar ese 30% que es­ta­blece la Ley. Las pro­vin­cias en las que no puede crecer son: Albacete, Alicante, Asturias, Ávila, Baleares, Burgos, Cáceres, Cantabria, Ciudad Real, Córdoba, A Coruña, Girona, Guadalajara, Guipúzcoa, Huesca, León, Lugo, Madrid, Málaga, Murcia, Ourense, Palencia, Pontevedra, La Rioja, Salamanca, Segovia, Soria, Tarragona, Valladolid, Zamora y Zaragoza.

En el caso de Cepsa, las li­mi­ta­ciones quedan res­trin­gidas a los te­rri­to­rios de Ceuta y Melilla, así como a las islas de Formentera, Ibiza y Menorca. Disa, tiene li­mi­tada su ex­pan­sión en Las Palmas, Santa Cruz de Tenerife, Fuerteventura, Gran Canaria, La Palma, Lanzarote, Tenerife, La Gomera y El Hierro.

Artículos relacionados