Cuento de Navidad: España debe convencer a la UE y al FMI a aflojar la austeridad

‘Fracasa el primer in­tento en la his­toria de España de formar un Gobierno de gran coa­li­ción'

Christine Lagarde, BCE.
Lagarde, FMI

Érase una vez un señor que cada vez que se acer­caban Nochebuena, Navidad y Nochevieja for­mu­laba por sus de­seos para Año Nuevo, y lo po­nían por es­crito. En esta oca­sión de 2015 ha hecho lo mismo: ‘La sa­cu­dida es­pañola de­bería forzar a la Unión Europea y a su más se­vero miem­bro, Alemania, y al FMI a re­exa­minar la aus­te­ridad que han es­tado im­po­niendo a los países más afec­tados por la crisis de la deuda en Europa’. ¿Caerá esa breva? ¿Sería bueno?

Las líneas entrecomilladas anteriores son la primera parte del último párrafo con las conclusiones de un editorial de The New York Times de título casi telúrico: ‘Conmoción política de proporciones sísmicas en España’. El editorialista, o editorialistas del Consejo Editorial del NYT, analiza el resultado del 20-D como continuación de lo ocurrido en Grecia y en Portugal y como ‘evidencia de que en el sur de Europa están hartos de la austeridad y perdiendo la fe en los partidos tradicionales’.

¿Será Paul Krugman el autor del editorial, ya que coinciden las premisas y las recetas cien por cien con la postura del Premio Nobel? La segunda parte del último párrafo completa el deseo para el nuevo año: ‘España no es Grecia, es la cuarta economía de la Eurozona, y Rajoy había estado dispuesto a tomar la medicina. Lo que las elecciones han mostrado es que hay límites para los sacrificios un pueblo puede asumir y que cuando se piden esos sacrificios, los dirigentes deben repartirlos equitativamente y con transparencia’.

No es el único medio internacional que sigue paso a paso el día después, este día después que se presume va a ser bien largo. En la misma ciudad de los rascacielos, The Wall Street Journal parece replicar al editorial del NYT: defiende la postura opuesta. Ya lo hizo en un editorial, y esta Nochebuena-Navidad insiste en una columna de Simon Nixon, principal analista del WSJ para asuntos europeos. Título: ‘La oportunidad perdida en las elecciones en España: el punto muerto ahora no es tan importante como la desaceleración de las reformas en el futuro’.

La primera frase no es muy festiva que se diga: ‘Así no es como se supone que debía acabar 2015, los dirigentes de la Unión Europea habían trabajado con ahínco para hacer que uno de los años más accidentados de su historia concluyera con una nota positiva’. Tras lidiar como se ha podido con la crisis de los refugiados que ha estallado y con la económica que se arrastra, todo parecía encarrilarse, pero ‘entonces llegaron las elecciones generales en España’.

Nixon embrida las dos grandes inquietudes tras el 20-D: la incertidumbre económica y la de la formación de Gobierno. Ambas están vinculadas inexorablemente, y para el comentarista del WSJ la tardanza en llegar a un pacto de gobernabilidad o lo que sea no es tan importante en principio. Dice: ‘No hay duda de que la incertidumbre política hará que se pongan en el congelador algunas inversiones, y que eso afectará al crecimiento, pero la recuperación de España está bien asentada’.

Lo preocupante no es tanto cuándo salga un Gobierno como qué Gobierno va a salir. España no es Grecia, insiste en un mantra que repiten estos días por todas partes. Pero además, Nixon le da crédito a Podemos por haber suavizado sus primeras aspiraciones en su programa económico. El gran problema es que ninguno de los cuatro partidos con más escaños ‘se ha comprometido a ejecutar un paquete de reformas diseñador para liberalizar los mercados de productos y servicios, como se ha instado repetidamente desde la Comisión, la OCDE y el FMI’. Esas reformas, añade, ‘podrían impulsar cinco puntos a la economía española en los próximos diez años’.

En este impasse, y con la presión de una izquierda que quiere aumentar impuestos y gastar más, con lo que se seguiría disparando la deuda, ‘es lamentable que las reformas que España necesita parecen ahora más lejanas que nunca’. Si de momento las inyecciones del BCE garantizan el estímulo, las consecuencias para España de frenar las reformas ‘sólo se sabrán cuando termina de comprar sus bonos’.

En el mismo diario, Matt Mofett también analiza a fondo la cumbre Rajoy-Sánchez en Moncloa: ‘Reunión de los dos principales partidos españoles tras los resultados electorales no concluyentes: el Partido Popular y los Socialistas no acercan posturas para formar un Gobierno tras la primera cita’. También cuenta más o menos lo mismo Raphael Minder en el NYT: ‘Los dos líderes políticos españoles con más votos se reúnen tras las elecciones que arrojaron resultados no concluyentes’. Agrega: ‘Confirmaron lo difícil que será formar un nuevo Gobierno’.

Otras informaciones y artículos en la prensa internacional. Reuters: ‘Los partidos políticos españoles dibujan posturas contrapuestas sobre pactos poselectorales’ (Julien Toyer y Blanca Rodríguez). Financial Times: ‘Los socialistas rechazan un acuerdo con el presidente español: la ardua tarea de formar un nuevo Gobierno en España ha empezado mal’ (Tobias Buck). Precisa que ‘hay un creciente clamar de los empresarios y los medios por algún tipo de alianza entre el PP, el PSOE y Ciudadanos’.

En Bloomberg, Esteban Duarte titula: ‘El punto muerto se encastilla con la promesa de los socialistas españoles de bloquear a Rajoy’. The Guardian: ‘Los socialistas españoles rehúsan apoyar el intento de Rajoy de seguir en el poder’ (Ashifa Kassam). The Spectator: ‘España ha rechazado la austeridad, y ¿ahora qué?’ (Mark Nayler). Politico: ‘Un gigante español herido juega a poder decisorio: el futuro del país se convierte en una batalla por el alma del partido socialista (Jeremy Cliffe).

BBC: ‘Los socialistas españoles rechazan a Rajoy o a un Gobierno liderado por el PP’. Newsweek: ‘¿Quién puede gobernar en España después de los resultados electorales que han abierto los ojos a todos’ (Damien Sharkov). Le Monde: ‘Para los socialistas españoles, las posibilidades de un acuerdo a tres son ‘nulas’. Y en fin, Graham Keeley cuenta así el No de Sánchez : Los socialistas españoles dicen No a un pacto para una coalición y rechazan la oferta de Rajoy de un Gobierno de unidad nacional’. Y termina con esta solemnidad: ‘El primer intento en la historia de España de formar un Gobierno de gran coalición acabó en fracaso’.

Artículos relacionados