Monitor de Consumo Bancario

Caixabank, Santander y BBVA se­guirán co­brando un re­cargo pró­ximo a los dos euros

Comisiones por el uso de cajeros: así queda el mapa de pactos

Los bancos po­drán co­brar a las en­ti­dades emi­soras de la tar­jeta, que de­ci­dirán si re­per­cuten al cliente

Cajeros automáticos
Cajeros automáticos

De 0,45 a 2 eu­ros. Ese es el margen en que se mo­verán las co­mi­siones en ca­jeros una vez per­fi­lado el mapa de alianzas entre las prin­ci­pales en­ti­dades y des­pués de que el Gobierno apro­base el Real Decreto que neu­tra­li­zaba el abu­sivo doble co­bro. Los tres bancos más im­por­tantes (Caixabank, Santander y BBVA) han op­tado por apro­ve­char su fuerte in­fra­es­truc­tura e im­poner una re­tri­bu­ción casi idén­tica a la que se pre­tendía aplicar antes de la nor­ma­tiva.

La ‘guerra de las comisiones’ estalló hace unos meses, cuando Caixabank estableció el pago de dos euros a todo aquel usuario no cliente de la entidad que extrajera efectivo en alguna de sus máquinas. El Santander y el BBVA anunciaron sus planes de cobrar una cantidad parecida, lo que suponía un serio revés para los clientes de aquellos bancos con una red limitada, como ING, que hasta entonces podían sacar sin coste alguno.

En ocasiones, el cliente se veía obligado a pagar dos veces: una por usar el cajero y otra por la llamada tasa de intercambio (lo que una entidad le cobra a la otra). Esta situación generó un fuerte malestar que forzó al Ejecutivo a tomar cartas en el asunto.

A principios de octubre, el Consejo de Ministros aprobó un Real Decreto que prohibía este recargo duplicado. La norma dispone que la entidad dueña de la máquina de efectivo podrá exigir el cobro no al usuario, sino al banco emisor de la tarjeta, que a posteriori podrá decidir si repercute ese gasto al cliente.

Los bandos

Las ‘tres grandes’ son las propietarias de la mayor parte de los cajeros del país (Caixabank, 9.661; BBVA, cerca de 5.900; y Santander, alrededor de 5.000 máquinas) y no están por la labor de que bancos como Bankinter o ING usen sus terminales sin pagar. Por tanto, no van a enrolarse en ninguna alianza para rebajar el cobro a otras entidades, cosa que sí han hecho Banco Popular, Bankinter, Cajamar, Laboral Kutxa, Caja Rural y Deutsche Bank.

Este grupo ha prometido condiciones “ventajosas” a la hora de retirar efectivo en sus máquinas, entre las que se cuenta una reducida comisión que se estima será de 0,65 euros. Esa misma cantidad es la que han suscrito Sabadell Bankia y las entidades de la red Euro6000, aunque los integrantes de este pacto se cobrarán entre ellos 0,45 euros como máximo.

Además, las entidades más perjudicadas por las nuevas comisiones ya se han movido para minimizar los perjuicios que la nueva coyuntura acarreará a su clientela: Bankinter ha suscrito acuerdos bilaterales con Banco Popular, Grupo Cajamar, Laboral Kutxa, Grupo Caja Rural y Deutsche Bank, que permitirán a sus clientes poder sacar efectivo sin coste en los cajeros de todas estas entidades. ING, por su parte, tiene un acuerdo con el Banco Popular para alquilarle sus terminales.

Vigilancia

Las asociaciones en defensa de los consumidores ya han manifestado que estarán ojo avizor ante posibles abusos o incumplimientos de la normativa.

ADICAE ha anunciado que seguirá velando por que las nuevas tarifas “se mantengan en unos precios razonables y proporcionados al coste real de la operación y no vuelvan a desvirtuar un mercado básico para los consumidores”.

La asociación espera que los costes que fijen los bancos propietarios de cajeros a entidades ajenas a estas nuevas alianzas, así como los importes que establezcan el resto de bancos, “sean justos y garanticen el buen funcionamiento del sistema, amenazado durante meses por la doble comisión de 2 euros de CaixaBank”.

Artículos relacionados