La me­jora de la ca­pa­cidad de en­deu­da­miento será de­ter­mi­nante para el cre­ci­miento del mer­cado in­mo­bi­liario

Carta de los promotores a los Reyes: 200.000 visados y avales para agilizar la demanda

En vi­vienda nueva, la de­manda al­can­zará en 2016 las 80.000-85.000 casas y en re­po­si­ción, 70.000-75.000

Porcentaje de vivienda
Propietarios de la primera vivienda y riqueza neta.

En un mer­cado que em­pieza a con­so­lidar unas cons­tantes vi­tales más o menos só­li­das, los pro­mo­tores in­mo­bi­lia­rios tienen ya pre­pa­rada su carta a los Reyes Magos sobre lo que quieren para 2016 y años si­guien­tes. Se trata bá­si­ca­mente de un pacto de Estado entre los par­tidos que fa­ci­lite que los po­deres pú­blicos avalen las hi­po­tecas de los que com­pran casa para que éstos pueden ob­tener del banco la mayor parte del valor del in­mue­ble.

Con esta y otras medidas se podría recuperar cerca del 30% de la actividad promotora que se alcanzó en tiempos del boom.

En concreto, para activar la demanda más allá de lo que supone el despertar de los compradores que decidieron esperar tiempos mejores durante la crisis, la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE) propone que el Estado y las comunidades autónomas avalen hasta el 20% del valor en la compra de un piso, de forma que la entidad financiera se lance a prestar hasta el 95% y el comprador sólo tenga que disponer previamente de un 5%.

Al mismo tiempo, la patronal considera que existe un consenso en torno a la necesidad de desarrollar aún más la rehabilitación de edificios en 2016. "No hay otro camino hacia adelante para cumplir con las exigencias de eficiencia energética de los edificios", añade el presidente de APCE, Juan Antonio Gómez Pintado, en unas declaraciones a Europa Press. Entre las amenazas, la patronal alerta de que "se perderá el año 2016 si se repiten las elecciones".

Por su parte, la Asociación Hipotecaria Española (AHE) espera una reactivación "más clara" del mercado hipotecario en 2016 en línea con la mejora general de la actividad crediticia, al tiempo que advierte de que la recuperación dependerá de la consolidación del crecimiento económico nacional.

En su informe de cierre de ejercicio 2015 y perspectivas de 2016, la AHE explica que la prolongación de la evolución favorable del empleo augura una "recuperación paulatina" de la capacidad financiera de los hogares españoles, lo que afectará a la reducción de la mora y a la solvencia o capacidad futura de endeudamiento.

"Este último punto será determinante para las posibilidades de crecimiento del mercado inmobiliario e hipotecario general", subraya la asociación, que recuerda que el sistema bancario cuenta ahora "con una salud favorable en términos de solvencia y liquidez" en un contexto de tipos de interés históricamente bajos y una inflación que previsiblemente cerrará el año con tasas negativas.

Esta mejora de la capacidad de financiación del sistema y la del empleo deberían traducirse en una recuperación de la actividad promotora o de construcción de nueva vivienda. En comparación con los años previos a la crisis inmobiliaria, en los que los visados de obra nueva alcanzaban los 750.000 visados, las cifras actuales giran en torno a los 50.000 aunque está previsto que está cifra siga aumentando con más visados de obra nueva.

Según las estimaciones de Aliseda, la gestora de inmuebles del Banco Popular, podríamos llegar a hablar de un total de 200.000 viviendas en construcción al año en un período corto, una cifra que supondría el 30% de la registrada en el punto álgido del boom.

Ya en 2015, el número de visados de construcción ha crecido en torno al 20%, y es previsible que en 2016 se mantenga esta tendencia positiva con una importante bolsa de potenciales compradores.

En vivienda nueva, la demanda podría alcanzar las 80.000-85.000 casas y en reposición la cifra podría situarse en torno a 70.000-75.000. Son los jóvenes los que en la actualidad muestran un mayor interés por adquirir un inmueble y van a representar un papel protagonista en el sector en el futuro. Adicionalmente, la vivienda en costa seguirá sumando.

Artículos relacionados