Hay ca­de­nas, que ya por sí so­las, tienen una cuota de mer­cado de casi el 25%, como es el caso de Mercadona

La industria alimentaria y la de distribución vuelven a la guerra tras años de paz forzada

La Ley de la Cadena Alimentaria, pro­mo­vida por Arias Cañete, fija una serie de prác­ticas prohi­bidas al con­tratar con pro­vee­dores

Mercadona
Mercadona

Vuelve la guerra entre la in­dus­tria ali­men­taria y la gran dis­tri­bu­ción. La crisis de estos años había for­zado una es­pecie de pax ro­mana entre uno y otro bando porque la prio­ridad era so­bre­vi­vir. La reac­ti­va­ción del con­sumo y la feroz com­pe­tencia entre ca­denas de súper e híper ha re­su­ci­tado un en­fren­ta­miento re­cu­rrente en el pa­sado que pi­vota sobre el gran poder de compra que tienen las grandes ca­denas de dis­tri­bu­ción –y más aún si unen fuer­zas- y la ato­mi­za­ción de la in­dus­tria pro­duc­tora na­cio­nal.

Ni siquiera la nueva Ley de la Cadena Alimentaria, que persigue que las relaciones de proveedor y cliente en el sector se ciñan a unos rangos razonables, ha impedido que estalle un conflicto que enfrenta a Día y Eroski, por un lado, con la patronal de la industria alimentaria, que agrupa a 28.000 empresas.

La Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB) ha interpuesto sendas denuncias ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia y la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) tras el acuerdo de colaboración entre ambas cadenas de supermercados.

En concreto, FIAB considera que dicho acuerdo podría vulnerar respectivamente la Ley 15/2007 de Defensa de la Competencia (en concreto los artículos 1,2 y 3) y la Ley 12/2013 de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria (en concreto los artículos 12 y 13).

Eroski y Dia suscribieron un acuerdo de cooperación que permitirá a ambas compañías mejorar las condiciones de negociación con los grandes proveedores de marcas nacionales e internacionales. Según informaron a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el objetivo de este acuerdo es ganar en eficiencia y ofrecer así a los consumidores los "mejores precios de mercado, permitiendo incrementar su poder adquisitivo".

El grupo cooperativo vasco precisó que quedaban "totalmente excluidos" de este acuerdo los productos frescos tradicionales y los pequeños productores locales de proximidad.

Tanto Eroski como Dia mantendrán políticas comerciales totalmente independientes. Ambas compañías se mostraron "convencidas" de que, gracias a esta cooperación, se lograrán eficiencias que repercutirán en unos precios "más competitivos en beneficio del conjunto de la sociedad".

Pese a estas cautelas y argumentarios sobre las ventajas del acuerdo, las alarmas se han encendido en la industria productora, que ve cómo hay cadenas, que ya por si solas, tiene una cuota de mercado de casi el 25%, como es el caso de Mercadona.

La Ley de la Cadena Alimentaria, en la que puso en especial empeño Miguel Arias Cañete cuando era ministro de Agricultura, fija una serie de prácticas como prohibidas y otras son reguladas, estableciendo sanciones en su caso.

Se prohíbe en concreto, modificar unilateralmente los contratos, exigir información comercial sensible sobre productos, salvo que conste en contrato, pagos adicionales más allá del precio pactado, mecanismos de devolución de pagos comerciales no previstos, gestión de marcas, evitando prácticas contrarias a la libre competencia, o competencia desleal, así como actos de publicidad ilícitos y el suministro de información comercial sensible.

El texto normativo promovido por el actual Gobierno prevé varias vías de actuación cuando la situación no se puede resolver de un modo amistoso entre partes. El afectado puede presentar una denuncia en la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) contra la otra parte por el incumplimiento de alguno de los supuestos sancionables en la Ley. Esta denuncia puede presentarse también a través de una organización representativa, lo que permitirá ampararse en un cierto anonimato frente a la otra parte. En estos dos casos, hay que documentar correctamente la denuncia y seguir un procedimiento fijado que, en su caso, puede dar lugar a la apertura de un procedimiento sancionador por parte de AICA u otro organismo competente. En este caso, la Fiab ha acudido a AICA y a la Comisión de la Competencia.

AICA también puede actuar de oficio si tiene suficientes indicios de que en determinado sector o sectores, o en determinado eslabón u operador de la cadena se está produciendo alguna práctica contraria a la Ley, de manera generalizada.

Artículos relacionados