La ac­ción se en­cuentra en ni­veles de 2006, cuando se pro­dujo la fu­sión entre Arcelor y Mittal Steel

A ArcelorMittal solo le toca subir tras pulverizar 10.000 millones de valor en seis meses

Los ana­listas prevén la vuelta al be­ne­fi­cio, unos 280 mi­llo­nes, en el pró­ximo ejer­cicio

ARCELORMITTAL
Arcelor quema su cotización.

Es uno de los va­lores más cas­ti­gados del IBEX. Desde mayo su de­venir bur­sátil es un cal­vario en el que pierde cerca del 70%. Un des­plome que pro­voca una pér­dida de valor de 10.000 mi­llones de euros en poco más de seis me­ses. Las ac­ciones de la si­de­rúr­gica tocan fondo en el en­torno de los 3,4 eu­ros, lejos de los más de 10 euros a que se pa­gaban el pa­sado mes de mayo. Accionistas e in­ver­sores con­fían en que estos ni­veles sirvan de so­porte de la co­ti­za­ción. Y más si la com­pañía es­pera volver al be­ne­ficio el pró­ximo año.

Arcelor ha tocado fondo, dicen algunos analistas. Un suelo que podría consolidarse si las autoridades europeas establecen finalmente algún tipo de restricción a la entrada en masa del acero excedentario chino.

Además, los analistas consideran que el grupo es bastante solvente tras racionalizar sus estructuras cerrando fábricas no rentables hace más de un año. Y sugieren que el suelo de las materias primas no parece estar ya muy lejos.

La atención se sigue centrada en la evolución de los indicadores de China, principal consumidor de materias primas y mayor fabricante de acero del mundo, que en 2014 fabricó el 49,5% del total mundial. En EE UU el proceso de reducción de inventarios ha terminado y la demanda es razonablemente buena.

La compañía ha señalado que las expectativas de 2016 son alentadoras debido al crecimiento de la demanda real en los mercados desarrollados, en parte por el fin de esa fase de reducción de inventarios en EE UU.

Asimismo esperan que la contracción de los mercados emergentes siga pero a un ritmo menor y, además, que la demanda china se estabilice, sin aumentos adicionales de las exportaciones. En paralelo, el grupo controlado por la familia hindú Mittal se ha embarcado en un proceso de reducción de deuda en los últimos trimestres.

Pero el tsunami bursátil del último semestre ha provocado que el valor de la acción se encuentre en niveles similares a los de 2006, año en el que se produjo la fusión entre Arcelor -fruto a su vez de la unión de Aceralia, Arbed y Usinor- y el grupo angloindio Mittal Steel, dando lugar al líder mundial del acero. Es decir, acaba de perder todos los réditos bursátiles que produjo esa macrooperación corporativa e industrial.

En los últimos días la acción ha vivido jornadas aciagas, como el miércoles 2, en el que llegó anotarse unas pérdidas del 8,49%, después de que Citigroup retirara su apuesta por la siderúrgica, a pesar de que en octubre elevó su recomendación de comprar.

Entonces el descalabro bursátil que acumulaba llevó a los analistas de Citi a pensar que "la oportunidad superaba el riesgo" de anticiparse al mercado. De ahí que aconsejara 'comprar' sus acciones, con un precio objetivo de 6,5 euros. Un pronóstico corregido luego rápidamente.

"El actual ciclo económico podría ser largo y profundo", aseguran desde Citi donde sus expertos se preguntan: "¿hasta dónde puede llegar y cuánto daño puede hacer a sus empresas?".

A comienzos de año los expertos estimaban que ArcelorMittal abandonaría este 2015 las pérdidas. Parece que finalmente no será así. Tras el susto chino, el consenso de mercado recogido por FactSet estimaba unos números rojos cercanos a los 400 millones de euros.

Hoy, esas pérdidas pronosticadas se han multiplicado por tres, hasta batir los 1.100 millones en negativo a cierre del ejercicio. De cara al próximo año, el beneficio estimado para ArcelorMittal se sitúa en los 280 millones de euros, muy lejos de los cerca de 2.000 millones que vaticinaban los expertos a principios de año.

Artículos relacionados