Pese a ser uno de los países con más po­ten­cial, España está a la cola en el uso de estos ser­vi­cios

Sólo el 37% de los españoles utiliza servicios de banca digital

La dis­rup­ción di­gi­tal, el Cloud, el Big Data y el vídeo son al­gunos de los fac­tores que las en­ti­dades ban­ca­rias ten­drán que tener en cuenta

La banca digital.
La banca digital.

España es uno de los países del mundo en el que más smartp­hones con banda ancha hay, ocu­pando el puesto de­ci­mo­cuarto según datos de la OCDE de junio de 2014, con un 73,31% de la po­bla­ción dis­po­niendo de in­ternet en sus dis­po­si­tivos mó­vi­les, por de­lante de Francia y Alemania. Con esta ci­fra, se es­pe­raría que los es­pañoles fueran de los eu­ro­peos que más ser­vi­cios por Internet uti­li­zan, pero en cuanto a banca di­gital se re­fiere, no su­cede así.

Si tenemos en cuenta los datos que facilita Eurostat, veremos nuestro país está a la cola en banca digital. Tan solo el 37% de la población entre los 15 y 74 años afirma haber utilizado la banca online.

Y las perspectivas en este sector no parecen ser más optimistas. El estudio “La transformación digital de la banca española”, realizado por el IEB señala que en 2020, entre el 50 y el 55% de la población utilizará este servicio online y no será hasta 2050 cuando esta cifra alcanzará un grado de penetración como el que en la actualidad tienen países como Dinamarca: un 84%.

OpenText™ (NASDAQ: OTEX, TSX: OTC), líder global en Gestión de Información Empresarial (EIM), ha analizado las principales tendencias que podrían ayudar a acelerar la implantación de la banca digital en España:

• Convergencia: Las entidades bancarias tendrán que garantizar la oferta de todos sus servicios a través de internet, evitando que sea necesario desplazarse hasta una oficina. También deberán incorporar servicios financieros que otros agentes como PayPal o Amazon han desarrollado en los últimos años.

• Disrupción digital: en un mundo cada día más conectado y omnicanal y con el creciente auge del internet de las cosas, es necesario poder garantizar el acceso a la banca digital desde cualquier dispositivo que utilicen los usuarios en su día a día. Ocurrirán grandes cambios lejos de los enfoques tradicionales, que afectarán tanto a la experiencia en una sucursal bancaria hasta a hacer una transferencia o comprobar la información de la cuenta desde una Tablet u otro dispositivo web.

• El Cloud, el móvil, el Big Data y el Big content están dirigiendo nueva inversión empresarial hacia las infraestructuras TI de código abierto con proveedores de Cloud, junto con un nuevo foco en la visualización de los datos y analítica avanzada para crear una imagen real de 360 grados de sus clientes.

• Sucursales: hay que cambiar la noción de sucursal: dejar de verlas como oficinas para gestiones monetarias, que pasarán completamente a internet, y empezar a concebirlas meramente como oficinas de venta.

• Incorporación del cliente: los bancos deben crear nuevos servicios que atraigan a nuevos clientes y buscar medios para establecer relaciones emocionales H2H con ellos (algo relativamente sencillo hasta ahora con los empleados de las sucursales) en el mundo digital para conseguir retenerlos y fidelizarlos.

• Normativas: con unos servicios cada vez más globalizados, la regulación y las leyes provendrán de organismos tanto nacionales como internacionales, volviendo cada vez más complicado el cumplimiento. Las entidades bancarias tendrán que destinar más recursos tanto tecnológicos como de personal para poder lograr el cumplimiento. El uso de los datos sin estructura adquirirá más importancia para responder a las demandas de información de los reguladores. • Estrategias de vídeo: remplazarán los folletos e información impresa tradicionales de los productos. La importancia de los vídeos será cada vez mayor y habrá que adaptarlos para que puedan verse en los dispositivos móviles.

• Marketing digital: será omnicanal, segmentado por unos perfiles con más información y empleará mucha más tecnología de presentación.

Christian Menda, director de ventas de OpenText en Iberia, ha señalado al respecto “Para que los usuarios comiencen a utilizar los servicios de banca en internet, las entidades bancarias deben ir un paso por delante de sus necesidades y demandas. Es vital que se consiga generar confianza, facilitar los trámites y proporcionar una experiencia completa y omnicanal y, para ello, es necesario que las entidades cuenten con una solución segura, de fácil manejo y flexible”.

OpenText en la actualidad presta sus servicios a más del 90% de las compañías de servicios financieros del Fortune 500, entre los que se encuentran los cinco bancos más importantes a nivel mundial.

Artículos relacionados