Considera que es el único fleco pen­diente de la re­es­truc­tu­ra­ción ce­rrada en 2014

Linde frena la venta de Bankia y BMN ante la prisas comunitarias

Ante la EBA, el go­ber­nador del BdE de­fiende la sol­vencia y so­lidez ac­tual del sector

Luis Linde, ex gobernador del Banco de España.
Luis Linde, gobernador del BdE.

El go­ber­nador del Banco de España, Luis Linde, ha hecho una de­fensa ce­rrada tanto de la si­tua­ción de la banca es­pañola en la ac­tua­lidad como de las me­didas y pasos dados en los úl­timos años para la re­es­truc­tu­ra­ción del sec­tor. Luis María Linde, in­cluso, ha mar­cado dis­tan­cias con las ur­gencia de la Comisión Europea y el BCE sobre la pri­va­ti­za­ción de Bankia y BMN. En su opi­nión, es lo único pen­diente de un pro­ceso que ya se dio por ce­rrado hace un año.

Mientras, también ha defendido la solvencia y solidez de los bancos españoles, tras el reciente patinazo de la Autoridad Bancaria Europea (EBA) que tuvo que corregir en tan sólo 24 horas.

El gobernador Luis María Linde no parece dispuesto a que desde Bruselas y Francfort se le imponga un calendario estricto para algunas cuestiones pendientes en la reestructuración del sector financiero. Hace tan sólo unos días, la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE) criticaron que no se hubiera avanzado en los últimos meses en la privatización de Bankia y BMN, las dos entidades nacionalizadas y en las que el Estado controla más del 60% de sus respectivos capitales.

Tras un repaso, en algunos puntos triunfalista, de cómo se ha reordenado el sector financiero español en los últimos años, el máximo responsable del Banco de España llega a la conclusión de que "el proceso de reestructuración del sistema bancario concluyó en enero de 2014" y que el remate casi final se produjo hace un año con las pruebas previas a la puesta en marcha del Mecanismo Único de Supervisión.

"De todo este proceso queda pendiente sólo llevar a cabo la estrategia de salida y venta de las entidades participadas por el FROB", apostillaba un Luis María Linde muy alejado de las urgencias y premuras que llegan desde las autoridades comunitarias sobre la privatización de Bankia y BMN. "Hemos vivido tantos acontecimientos que parece que hace más tiempo, pero sólo ha pasado un año", añadía el gobernador en un encuentro con periodistas económicos de la APIE.

Las pretensiones tanto del FROB como del Ministerio de Economía era haber procedido a alguna nueva venta puntual de la participación estatal en Bankia, después de que la única desinversión se produjo a finales de febrero de 2018. Sin embargo, desde entonces se ha esgrimido las malas condiciones del mercado para no proceder a nuevas ventas y así poder recuperar el máximo de las ayudas públicas recibidas por los bancos con problemas para su saneamiento.

BMN no cotiza en bolsa y sus gestores habían planificado un salto al mercado, aunque sus planes se han paralizado por el momento. Su presidente, Carlos Egea, ya aparcó estos planes a un medio plazo, después de haber barajado su salida a bolsa para finales del actual ejercicio. La justificación, las turbulencias del mercado.

En algunos círculos se ha esgrimido durante todo este tiempo que no se produciría desinversión alguna más en Bankia hasta que se celebren las elecciones generales del próximo 20 de diciembre. Otros, en cambio, consideran que los distintos litigios judiciales han paralizado cualquier operación.

De hecho, la participación estatal mediante BFA, la matriz de Bankia, se ha elevado hasta el 64,1% a primeros de diciembre por las sentencias en contra por la comercialización de preferentes. Esa posición era poco más del 62% hace un año, con casi 300 millones de acciones menos en manos del Estado.

Sólido y solvente

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, no parece dispuesto a que nadie ponga bajo cuestión los avances que se han logrado en los últimos años para reconvertir al sector financiero español en medio de una dura crisis. "El sistema bancario español presenta en la actualidad una situación sólida y solvente", sostiene días después del 'error técnico' cometido por la Autoridad Bancaria Europea (EBA) y que tuvo que ser corregido en cuestión de 24 horas.

"Las ratios de capital se han incrementado en más de 80 puntos básicos respecto a su nivel en junio de 2014, superándose con holgura los mínimos regulatorios. La ratio de capital de mayor calidad, el capital ordinario de nivel uno (CET1) del conjunto de entidades de depósito españolas se situó en junio pasado en el 12,4%; y la ratio de capital total alcanzó el 14,3%", defiende Linde.

Eso sí, el gobernador del Banco de España es consciente de que los bancos españoles aún afrontan importantes retos, entre ellos la baja rentabilidad (ROE) y la dificultad de desarrollar su negocio en un escenario de bajos tipos de interés.

Como ya hiciera el subgobernador Fernando Restoy hace unos días, Luis María Linde vuelve a ofrecer su receta casi única y ya más conocida que la de las sopas de ajo: más reducción de oficinas (de empleos en el sector no habla de manera directa) y la vía de la consolidación o más fusiones que "no puede darse por cerrada o agotada", tanto en España como en el conjunto de la Unión Europea.

Artículos relacionados