Su gran rival Vestas ha re­vi­sado al alza sus pre­vi­siones para el con­junto de 2015

El viento de cola para Gamesa pilla con el pie cambiado a unos hedge que triplican su peso

Los es­pe­cu­la­dores re­toman po­si­ciones no vistas desde el ve­rano de 2013, en plena re­es­truc­tu­ra­ción

Gamesa
Gamesa

Gamesa va ca­mino de co­se­char un nuevo año ré­cord en Bolsa. Marca una re­va­lo­ri­za­ción del 100% en los diez meses trans­cu­rridos del ejer­ci­cio. El fa­bri­cante es­pañol de ae­ro­ge­ne­ra­dores no tiene rival en el rán­king de los me­jores va­lores del Ibex en 2015. Bate cla­ra­mente el 45% que se anota en el mismo pe­riodo Inditex, el se­gundo valor más al­cista desde enero en el ín­dice se­lec­tivo. Y que otros mu­chos con re­va­lo­ri­za­ciones sor­pren­dentes en un mer­cado ines­ta­ble.

En apenas mes y medio Gamesa ha relanzado su rally. Desde finales de septiembre, cuando se desinfló hasta el nivel de los 11 euros por acción, ha remontado más de un 30% en Bolsa. Ese impulso de las postrimerías del verano se ha visto reactivado por la mejora de expectativas de su gran rival europeo Vestas. A la espera de los resultados que publicará Gamesa, a compañía danesa ha revisado al alza sus previsiones para el conjunto de 2015 y, para sorpresa del mercado, ha avanzado un programa de recompra de acciones propias.

En concreto, Vestas ha elevado su pronóstico de ventas en 2015 desde un mínimo de 7.500 millones de euros a una horquilla de entre 8.000 y 8.500 millones, mientras que su margen de Ebit alcanzará entre el 9% y el 10%, frente al 8,5% anticipado anteriormente. En cuanto al flujo libre de caja, Vestas ha mejorado su estimación desde un mínimo de 600 millones hasta un rango de entre 800 y 1.000 millones de euros.

Las buenas noticias para el gigante danés afectan de forma automática al grupo español participado por Iberdrola, que además está alcanzando un ritmo importante a la hora de firmar contratos en el exterior. Pero la nueva escalada alcista de Gamesa coincide con una nueva ofensiva de los hedge especulando a la baja. Desde finales de septiembre hasta ahora los bajistas han acaparado suficientes títulos como para triplicar la posición estable que tenían desde hace varios trimestres.

De este modo, controlan ya cerca del 2% del capital. Se trata de un nivel no visto desde el verano de 2013, cuando Gamesa vivía sumida en la incertidumbre provocada por el cambio de presidencia y equipo gestor y estaba inmersa en la ejecución de un duro plan de reestructuración. Los protagonistas de esta dura ofensiva bajista son los fondos Marshall Wace y Carlson Capital.

Duplicar beneficio

El fabricante de aerogeneradores español había duplicado su beneficio neto en el primer semestre del año, al pasar de 42 millones en la primera mitad de 2014 a 97 millones en el primer semestre de 2015. Esta mejora de las ganancias se ha logrado gracias al repunte de las ventas, que crecieron un 30,8%, hasta 1.651 millones, junto a la mejora de la rentabilidad, el efecto positivo del tipo de cambio y la optimización de costes variables.

El Servicio de Estudios del Banco Sabadell estima que la compañía ganará 30 millones de euros en el tercer trimestre pese a la fuerte devaluación del real brasileño. Brasil representará un 21% ventas en 2015 debido a una exitosa estrategia de cobertura de Gamesa (hasta un máximo del 80% de los flujos de efectivo previstos durante los siguientes 12-18 meses) y sobre todo a una mejora en volúmenes (+16% en ventas de megawatios frente al 3T de 2014), especialmente en India (28% ventas estimadas para 2015), EE.UU. (15% ventas) y Latam (37% ventas).

Por todo, estima un crecimiento en ventas del 20% frente al mismo periodo del año anterior y, gracias a una mayor dilución de costes fijos, una mejora en la rentabilidad (margen de EBI con un alza 140 puntos básicos hasta 7,3%) que permita un crecimiento en EBIT del 50% frente al mismo trimestre de 2014 (y un 64% frente al primer semestre) y haga posible su estimación para 2015 de 310 millones euros que mantiene sin cambios (frente a 281 millones del consenso).

Por su parte, el fabricante danés de aerogeneradores obtuvo un beneficio neto de 387 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que representa un incremento del 95,4% en comparación con el mismo periodo de 2014. La cifra de negocio de la compañía danesa entre enero y septiembre alcanzó un total de 5.388 millones de euros, un 21,4% por encima del dato del año anterior, mientras que sus provisiones aumentaron un 13%, hasta 427 millones.

Artículos relacionados