La ren­ta­bi­lidad por di­vi­dendo de la pe­tro­lera, a los pre­cios ac­tua­les, ronda el 8%

Repsol regresa al pelotón de los grandes grupos energéticos cotizados

La com­pañía que pre­side Brufau re­bota más de un 20% en Bolsa desde mí­nimos del año

Antonio Brufau, presidente de Repsol
Antonio Brufau, presidente de Repsol

Ha me­diado un duro ve­rano y un es­pi­noso co­mienzo de otoño, pero al final Repsol ha vuelto a co­larse en el pe­lotón de los grandes grupos ener­gé­ticos y blue chips es­paño­les. El acuerdo nu­clear entre Estados Unidos e Irán a co­mienzos del pa­sado ve­rano acabó con el em­bargo a los pro­ductos del país chiita y pro­vocó, en pa­ra­lelo con la crisis de de­manda de los países emer­gen­tes, sobre todo de China, una drás­tica caída del precio del pe­tróleo y de la co­ti­za­ción de las pe­tro­le­ras.

El viento ahora ha cambiado y Repsol rebota más de un 20% desde los mínimos de este año, registrados a finales de septiembre, lo que le permite de nuevo superar los 17.000 millones de capitalización, dejar atrás a los nuevos gallitos del Ibex, Ferrovial e IAG, y aproximarse a los que han sido habitualmente compañeros en la élite del selectivo: Gas Natural, Endesa y Caixabank.

La escalada de Repsol se apoya en la de los precios del crudo, que se ha vuelto a situar en el entorno de los 50 dólares. Habrá que ver si este nivel es sostenible o puede incluso subir. Los analistas no apuestan con rotundidad por este escenario. Por ejemplo, Moody´s considera que el escenario de bajos precios del petróleo se mantendrá en los próximos años y, aunque considera que el importe del barril que equilibra oferta y demanda es de 75 dólares en el caso del crudo Brent (la referencia en Europa) y de 70 dólares en el West Texas Intermediate (la referencia en EEUU), estos niveles no se alcanzarán en la presente década.

El relativo bajo precio de Repsol ha disparado por el contrario su rentabilidad actual por dividendo. Teniendo en cuenta el repartido en los últimos doce meses, su rendimiento a los precios actuales ronda el 8%, uno de los más altos de la Bolsa. El primer test para comprobar la rentabilidad orgánica del valor se producirá al conocer la cuantía del próximo dividendo a pagar en el mes de enero.

Repsol sube a contracorriente de las recomendaciones de los brokers de Banco Santander, que han rebajado un euro su precio objetivo para la compañía, de 14,4 a 13,4 euros, que, desde los niveles actuales, supondría una potencial revalorización del orden del 10%. La casa de análisis justifica esta bajada del precio objetivo porque considera muy complicado que Repsol alcance sus metas de generación de caja para mantener el dividendo con los precios actuales del petróleo.

Los bajistas se han agolpado a sus puertas. Sin embargo, ahora uno de estos especuladores bajistas presentes en el capital de la petrolera, Soroban Capital Partners, reducía sus posiciones cortas desde el 0,82% de finales de octubre a 0,76%. Además, ha recortado a la mitad su posición desde mediados de septiembre, cuando alcanzó un 1,40% del capital de Repsol.

De la subida de Repsol se beneficia también uno de sus grandes accionistas, Sacyr. Su evolución bursátil es clónica desde el pasado mes de junio y por tanto también rebota con fuerza desde finales del mes de septiembre...

Artículos relacionados