BNP Paribas ve el cierre del Ibex en 10.400 puntos y la prima de riesgo en 125 en 2015

BNP Paribas
BNP Paribas

BNP Paribas ha afir­mado que el nivel ob­je­tivo del Ibex a fi­nales de año se si­tuará en los 10.400 puntos y la prima de riesgo al­can­zará los 125 pun­tos, a pesar de que el es­ce­nario macro ha­bría res­pal­dado un ob­je­tivo de 12.300 puntos de no haber sido por la in­cer­ti­dumbre po­lí­tica y la si­tua­ción en Venezuela.

Según el estudio '2016: Año de numerosas incertidumbres' presentado por BNP Paribas este miércoles, de cara al año que viene, teniendo en cuenta el PIB y las primas de riesgo de España y Latinoamérica, el objetivo del Ibex se situaría en los 11.500 puntos y la prima de riesgo a diciembre de 2016 estaría en torno a los 75 puntos de media del año.

Para finales de este año, la entidad ha destacado que España ha registrado una consolidación mayor de lo que se esperaba. De hecho, al cierre de 2015 esperan un PIB en torno al 3,2%, un IPC del 0,5% y una tasa de paro del 21,8%. Asimismo, han destacado el aumento de la demanda interna, que se ha situado en el 3,6%.

Además, ha valorado positivamente la inversión de bienes de equipo, que explica la mayor creación de empleo y el dinamismo del consumo privado, ya que registrará un crecimiento del 9,5%. Por el contrario, han destacado el sector público de manera menos positiva, puesto que el consumo público cerrará 2015 con un crecimiento medio del 1,5%, frente al -0,1% que se esperaba para finales de este año.

En este contexto, BNP Paribas ha afirmado que no contempla que se mantenga este comportamiento del consumo público en 2016. Sin embargo, el próximo año, según datos de BNP Paribas, el PIB estaría alrededor del 2,7%, la tasa de paro se situaría en el 18,5%, el IPC sería del 1,5% y la demanda interna pasaría a estar en el 3,9%.

Teniendo en cuenta la Eurozona, la entidad, según su modelo de spread a 2 años entre Estados Unidos y Europa, apunta a una depreciación del euro de a cara a 2016 por el desajuste observado en 2015. Por ello, la cotización del dólar frente al euro será inferior al 1,10.

La depreciación del euro perjudicará a las exportaciones europeas en un contexto de crecimiento mundial relativamente pobre, según la entidad, y al resto del ciclo económico. Sin embargo, para el conjunto del 2016 la Eurozona cerrará con un crecimiento igual al esperado en 2015, en torno al 1,5%.

En este contexto, teniendo en cuenta las cifras macroeconómicas con una inflación alcanzando el 1,5% a finales de 2015, el tipo de interés a diez años europeo tendrá limitadas presiones al alza, que dependiendo de si el escenario macro está más consolidado o no podrá registrar repuntes de rentabilidad.

Asimismo, BNP Paribas ha afirmado que el próximo año se verá lastrado por numerosas incertidumbres entre las que se encuentran China, el precio de petróleo, el repunte de la inflación o las economías emergentes.

Concretamente, en el caso de China ha señalado que el país consolidará su cambio de modelo de crecimiento, que estará más centrado en el consumo y que conllevará importaciones de servicios. De hecho, este cambio "pesará" en los países emergentes exportadores de materias primas, entre los más afectados se encontrarán los latinoamericanos.

Según las estimaciones de la Agencia Internacional de la Energía, que ha utilizado BNP Paribas, habrá un exceso de existencias de petróleo, de en torno a 3 millones de barriles diarios, que hará que se recupere el precio del petróleo, en casi un 20%, o que, en el peor de los casos, se estabilice.

En lo que respecta a la inflación, BNP ha afirmado que, incluso bajo un escenario de precio de petróleo manteniéndose a niveles actuales, el efecto base apuntaría a un repunte, que obligará a los bancos centrales a fijarse más en las expectativas de inflación e inflación subyacente.

Artículos relacionados