DESDE EL PARQUET

Gas Natural sigue por debajo de diciembre

Gas Natural arrastra una in­fra­va­lo­ra­ción sig­ni­fi­ca­tiva, pese a que sigue re­du­ciendo deuda y man­tiene una ren­ta­bi­lidad por di­vi­dendo del 4,8%.

Una situación que no ha logrado paliar la extendida impresión de que la compañía elevará el payout desde el 62% actual en el próximo ejercicio, pudiendo según algunos expertos alcanzar el 70%. Un extremo que se espera se confirme en los comienzos de 2016, con la presentación del nuevo plan estratégico.

Hasta el momento los negocios del grupo evolucionan satisfactoriamente, gracias a su diversificación geográfica, que palía, por ejemplo, a consecuencia de la depreciación del euro, las dificultades que representa gestionar la comercialización de gas natural en un escenario de precios a la baja. Por lo pronto, el grupo confirmó hace pocas semanas sus objetivos para 2015, que pueden resumirse en un Ebitda superior a 5.000 millones de euros (4.853 millones en 2014), un beneficio neto de 1.500 millones de euros (1.462 millones en 2014) y el mantenimiento de la relación deuda neta/Ebitda en el entorno de las tres veces.

Un panorama que, según opinan algunos inversores, no justifica la evolución de su cotización, que opera en torno a 19,6 euros, con una minusvalía acumulada en el año del orden del 6%, pese a que diversos expertos calculen su precio objetivo en la banda comprendida entre 21 y 23 euros. Una evolución que, a pesar de sus fundamentales y sus prometedoras expectativas, tenía cierta lógica, meses atrás, cuando se especulaba con que Repsol pudiera enajenar su paquete del 30% en la gasista, pero que en la actualidad carece de sentido, tras haber sido calificada esta participación como estratégica por la petrolera.

Artículos relacionados