Los sin­di­catos re­cu­rren a los pro­pios pre­si­dentes de las en­ti­dades de la CECA

Convenios de cajas y banca: el tiempo se acaba y la paciencia, también

El blo­queo de las ne­go­cia­ciones re­su­cita el fan­tasma de una huelga en el sector

14318754568367.jpg
Quemando las naves...antes del 20D.

Noviembre ya media y 2015 se en­frenta a su recta fi­nal, más allá de las elec­ciones ge­ne­rales del 20 de di­ciem­bre. Los sin­di­catos en­caran este jueves una jor­nada cru­cial en la que es­tu­diarán un ca­len­dario de mo­vi­li­za­ciones y una po­ten­cial huelga en el sector de las cajas de aho­rros ante el blo­queo en la ne­go­cia­ción del con­venio co­lec­tivo. Incluso, se han di­ri­gido a los pro­pios pre­si­dentes de las en­ti­dades para in­tentar llegar a un acuerdo que no lo­gran con la propia pa­tro­nal. Por llorar que no quede.

El diálogo con la Asociación Española de Banca (AEB) tiene un talante distinto, pero hasta la fecha no hay un preacuerdo y el plazo parece ser de una semana.

La recuperación casi generalizada de las cuentas y ratios de la banca española no ha ayudado, más bien todo lo contrario, las negociaciones de los nuevos convenios colectivos del sector de ahorro y de la banca. Tras meses de negociaciones, con conatos de movilizaciones de los representantes sindicales y sigilosos silencios patronales, el tiempo para el acuerdo se acaba y parece que, también, la paciencia.

Los principales sindicatos del sector financiero tienen este jueves una "reunión de mesa", en la que pueden establecer un calendario de movilizaciones que podrían acabar en una huelga casi inminente en el sector de las cajas de ahorros. Así lo confirma el responsable en el sector financiero de FES-UGT, Sebastián Moreno, aunque en su opinión aún habría más margen de tiempo que el 21 de noviembre fijado por la patronal (Acarl/CECA) para la prórroga del actual convenio.

"Esa es la postura de la patronal. Nosotros consideramos que tendríamos tiempo hasta finales de año y con una prórroga adicional de seis meses más, si fuera necesario", sostiene Moreno. Su preocupación radica en que durante ese tiempo se puedan tomar "medidas unilaterales" por parte de algunas entidades en algunos conceptos, como los de horarios, movilidad geográfica o salarios.

Por ese motivo, los sindicatos que negocian el nuevo convenio colectivo (UGT, CCOO, CSICA y CIC) se han dirigido a los propios presidentes de las antiguas cajas de ahorros para lograr una salida al bloqueo de las negociaciones. "Los presidentes deben decir algo ante la cerrazón de la patronal", apunta Sebastián Moreno.

Fuentes de la CECA confirman la recepción de la misiva de los sindicatos y señalan que ya han remitido la misma a Acarl, que es la asociación patronal para la negociación de las condiciones laborales de los trabajadores del sector. Las reticencias sindicales apuntan a la intención de que la flexibilidad o ampliación de horarios se queden al margen de las conversaciones del próximo convenio colectivo.

Además, los sindicatos recuerdan a los presidentes de los bancos de las antiguas cajas de ahorros las cesiones que se han producido en los últimos años. "No es justo que, tras el enorme sacrificio realizado por las plantillas para superar la crisis del sector con la pérdida de más de 52.000 puestos de trabajo y recortes salariales en los ERE's, se quiera instaurar de forma permanente un recorte de derechos para las plantillas de todo el sector, máxime cuando se empiezan a ver resultados positivos y se anuncian incrementos en los pagos de dividendos próximamente", argumentan en un comunicado con una clara referencia a las pretensiones de los gestores de Bankia.

Mejor talante

Las conversaciones con la Asociación Española de Banca (AEB) parecen discurrir bajo un "mejor talante", aunque el responsable de FES-UGT, Sebastián Moreno, puntualiza que tampoco existe "ni un preacuerdo" para la redacción del próximo convenio colectivo del sector de bancos.

Este sindicalista se plantea aún la próxima semana como un margen suficiente antes de que se puedan plantear movilizaciones en el sector de la banca. Los plazos, en un principio, serían hasta finales de este año, pero el calendario apremia y la incertidumbre sobre el futuro inmediato de la banca española se acrecienta.

Pese a todo, es probable que "la sangre no llegue al río", según fuentes consultadas. Bajo su prisma, los sindicatos "habían vivido muy bien" hasta el estallido de la crisis económica-financiera de los últimos años, por lo que sus representantes tienen "nostalgia del pasado".

Fuentes de la AEB confían en que se pueda llegar a un acuerdo con los sindicatos en "tiempo y forma", aunque reconocen que es uno de los convenios más complejos en el sector al añadir algunos elementos muy novedosos que adaptan a los bancos a los nuevos tiempos y condiciones laborales.

En este sentido, consideran que el nuevo convenio colectivo va a favorecer la generación de empleo en el sector, tras los enormes recortes que se han vivido en los últimos años, y que el clima de entendimiento con los sindicatos "es muy bueno", pese a que las centrales siempre ofrezcan "cierta escenificación" en los momentos claves de las negociaciones.

Artículos relacionados