Sólo Liberbank y Kutxabank me­joran en margen de in­tereses y re­sul­tados tri­mes­trales

Los márgenes de los bancos de las antiguas cajas siguen bajo presión y en negativo

Los be­ne­fi­cios men­guan de ma­nera sig­ni­fi­ca­tiva para Ibercaja y Abanca

Liberbak
Liberbak

Los bajos tipos de in­terés ofi­ciales y un ne­gocio ban­cario más tí­mido de lo pre­visto su­ponen una pre­sión sobre todo el sector fi­nan­ciero, pero se hace más vi­sible en aque­llos bancos creados por an­ti­guas cajas de aho­rros. La caída ge­ne­ra­li­zada de már­ge­nes, desde el de in­tere­ses, se re­pite en las cuentas de Unicaja, Ibercaja y Abanca en la com­pa­ra­tiva in­ter­anual. La en­tidad pre­si­dida por Braulio Medel, pese a todo, me­jora sus be­ne­fi­cios, a di­fe­rencia de sus com­pe­ti­do­ras. Tan sólo Liberbank, la única co­ti­zada, y Kutxabank, que des­carta co­ti­zar, me­joran en már­genes y re­sul­ta­dos.

Se encuentran englobadas en el club de 'los siete enanitos', junto a BMN (bajo el control accionarial del Estado) y en el que algunos también incluyen a Bankinter. Se trata de las entidades que parecen condenadas a una nueva ronda de fusiones e integraciones para poder hacer frente a una realidad en la que el tamaño cobra su importancia.

Desde luego, los resultados del tercer trimestre son poco halagüeños de cara a un futuro que aún estará marcado por unos bajos tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE) que presionan sobre sus principales márgenes. Abanca, la antigua NCG Banco y bajo control del grupo venezolano Banesco, se anota la mayor contracción de su margen de intereses (20,88%) hasta septiembre, al situarse en los 322 millones de euros. El beneficio tampoco se recupera y cae más de un 22%.

Ibercaja también sufre la presión sobre su margen de intereses, que cede un 8,6% hasta los 487,3 millones de euros. Pese a algunas mejoras a lo largo de la cuenta, el beneficio del grupo presidido por Amado Franco se desploma un 73,1% y supera por muy poco los 103 millones de euros.

Unicaja logra salvar su cuenta de resultados en la parte baja, al repuntar su beneficio un 24,4% hasta los 209 millones de euros, gracias en buena medida a las menores dotaciones y a aislar el efecto contable badwill por la adquisición de Banco CEISS. Sin embargo, el grupo presidido por Braulio Medel soporta aún una contracción del 9,5% en su margen de intereses y la caída de los resultados por operaciones financieras (ROF) en un 16,5% lleva a su margen bruto a caer un 8,6%.

Tan sólo Liberbank y Kutxabank se apartan de este comportamiento casi generalizado entre los bancos de las antiguas cajas, aunque el crecimiento de sus márgenes de intereses es menor en el tercero que en los seis primeros meses, tal vez por el componente estacional del periodo del verano.

Liberbank ha cerrado los nueve primeros meses del año con un beneficio de 167 millones de euros, una cifra que supone una mejora del 35,1%. Su margen de intereses también repunta un 9,4%, pero el margen bruto se contrae ligeramente (0,8%). Kutxabank ha ganado en este periodo un 11,7%, aunque su margen de intereses tan sólo registra un moderado avance del 2,1%. Además, a diferencia del resto de entidades, ha tirado de ventas y resultados por operaciones financieras (ROF), que hasta septiembre se disparan un 131%.

Si se analizan estas cinco entidades en su conjunto los datos tampoco invitan al optimismo. El margen de intereses cae un 6,28% y el beneficio es un 19,12% inferior al que obtenían hasta septiembre de 2014, cuando aún no pesaba el calificativo de 'enanitos' condenados a ser integrados en unos grupos de mayor tamaño.

Popular, la excepción

La evolución de los bancos creados por las cajas de ahorros contrasta con la que han tenido los considerados más grandes, aunque entre ellos también se incluyan Caixabank y Bankia, con pasado reciente como cajas. La mejora de los márgenes está más generaliza, con crecimientos de hasta doble dígito, y las menores necesidades de provisiones permiten avances más significativos en los resultados cosechados durante los nueve primeros meses del año.

La única excepción es la del Popular, cuyo margen de intereses se ha reducido un 4,2% al cierre de septiembre respecto al mismo periodo del año anterior. El resto de los márgenes de su cuenta de resultados también se contrae: el bruto casi un 14% y el de explotación más de un 18%.

Además, el banco presidido por Ángel Ron ha obtenido un 8% menos de beneficio durante este ejercicio, algo que sus responsables atribuyen a las plusvalías obtenidas en 2014 por el negocio de las tarjetas de crédito. Pese a todo, los 278 millones de euros ganados hasta septiembre sitúan al Popular a la cola por beneficios entre los grandes, incluido Bankinter.

Si esta última entidad reniega de que la incluyan en el grupo de los más pequeños, el consejero delegado del Popular, Francisco Gómez, ya indicó el pasado 30 de octubre, durante la presentación de los resultados trimestrales, que su grupo tan sólo participaría en una integración en la que fueran líderes.

Artículos relacionados