News Links

Los mercados empiezan a hartarse de los ‘radicales’ separatistas de Cataluña

‘La es­tra­tegia post elec­toral de Mas no hace nada para apa­ci­guar las preo­cu­pa­cio­nes’

Se que la cosas no van bien, | Desmotivaciones
Se que la cosas no van bien.

El mundo está como está. Disidentes de par­tido de Angela Merkel en Alemania pro­ponen un nuevo Muro de Berlín, pero para man­tener al otro lado a los re­fu­giados de Oriente Medio. En Turquía dicen pese a la se­duc­ción de la can­ci­ller ale­mana que tu­rurú que te vi, que no quieren con­vertir su país en un campo de con­cen­tra­ción. Y China está su­friendo una san­gría de ca­pi­tales de pro­por­ciones des­co­mu­na­les: 500.000 mi­llones de dó­lares en el año, un 40% sólo en agosto. Y luego viene lo de Cataluña.

Hay muchos más follones. Un informe calentito de los que cada seis meses debe enviar el Tesoro de EEUU al Senado, certifica que el crecimiento económico en el mundo no ha ido nada bien y en Europa en particular. Y peor en Europa, con una actividad ‘muy desigual y en conjunto muy floja’. Lo dos datos básicos que destaca son repes desde hace muchos años: el alto desempleo en Grecia y España y el gran superávit por cuenta corriente de Alemania.

Y más líos, como la posibilidad de la Brexit, el cansancio de la economía francesa, el desfondamiento de los emergentes latinoamericanos, la vuelta de Rusia a donde solía, con una exhibición de músculo militar que la llevará de nuevo a la implosión como hace 24 años más pronto que tarde…

Pero el análisis de Esteban Duarte en Bloomberg con Cataluña como eje informativo pone el dedo en la llaga de algo que los líderes separatistas no ven o no quieren ver; o más bien, lo ven pero les importa un bledo, porque para algo servirá Madrid, para pagar la factura. Escribe Duarte: ‘Cataluña depende del Gobierno central para financiar sus servicios, incluyendo la educación y la salud con la recaudación fiscal en todo el país para distribuir luego el dinero en el presupuesto, y España es el primer acreedor de la autonomía’.

Más datos para que se ruboricen los que de todas formas tienen el rostro hierático: ‘Los créditos de España suponen el 60% de la deuda de Cataluña por los fondos de rescate autonómico creados durante la crisis financiera, cuando zonas del sur d e Europa quedaron fuera de los mercados de bonos’.

Bloomberg destaca otros tres datos, para que nadie se llame a engaño: uno, que ‘la rentabilidad de la deuda de esa autonomía española es cuatro veces superior a la de la deuda soberana’; dos, que como dice el presidente de la Cámara de Comercio de EEUU en España, ‘la comunidad empresarial está preocupada, sean cuales sean sus ideas políticas, y los inversores extranjeros están pero que muy inquietos’; y tres, que la reciente rebaja de rating por parte de S&P coloca a Cataluña ‘tres peldaños por debajo del grado de inversión’.

El análisis de la agencia de información financiera pasa revista a lo que está ocurriendo antes, durante y después de las elecciones del 27-O, al fracaso del supuesto ‘plebiscito’ y al empecinamiento de los independentistas de proponer ‘actos de desobediencia’ pese a todo. Interpretación: ‘La estrategia post electoral de Mas no está haciendo nada para apaciguar las preocupaciones’.

Y dos avisos, negativos, por supuesto, ante ‘la actitud de los radicales de ganar terreno es una señal para los mercados’. Uno, del propio Jaime Malet: ‘Aunque nadie ve que vaya a haber independencia a corto o medio plazo, la gente sí ve una ausencia de gobernanza y sí un rato largo de populismo’. Y otro, de un economista de Natixis: ‘El tema catalán traerá incertidumbre y tensión a los mercados; en nuestra opinión, el mayor riesgo político está en Cataluña’.

Artículos relacionados