Monitor del Seguro

La alta vo­la­ti­lidad au­menta los tras­pasos entre planes de pen­siones

Sin ahorro y casi sin pensiones

Los es­ta­dou­ni­denses aho­rran diez veces más en se­guros para la ju­bi­la­ción que los es­pañoles

Pensionistas españoles
Pensionistas españoles

La cues­tión de las pen­siones va de mal en peor, con un pro­blema de­mo­grá­fico que se an­toja casi irre­so­lu­ble, con las grandes di­fi­cul­tades que hay para en­con­trar un em­pleo –sobre todo el pri­me­ro–, con unas nó­minas cada vez más ba­jas, y todo ello ade­re­zado por las re­formas que han hecho los dos úl­timos Gobiernos, que en de­fi­ni­tiva van a su­poner nuevos re­cortes para los fu­turos pen­sio­nis­tas. Un drama que se pre­senta a medio y largo plazo pero que se apunta so­lu­ciones di­fí­ciles y cos­to­sas.

Y por si todo ello fuera poco hay que añadir además la falta de ahorro para la jubilación que tradicionalmente se ha producido en España, y que los sucesivos gobiernos poco o nada se han molestado en hacer algo para evitarlo. Así las cosas, hay cifras que al conocerlas provocan sonrojo o envidia, y una de ellas es la de los activos destinados a la jubilación en Estados Unidos.

Sí, ya se sabe que el sistema de pensiones y de jubilación es totalmente diferente al español, pero de todas formas los 24,8 billones de dólares que es la cifra de activos destinados a la jubilación en aquel país al finalizar el mes de junio, según informa la asociación estadounidense de fondos de inversión (ICI, por sus siglas en inglés), no me negarán que produce una cierta envidia. Envidia que también nos daría si conociéramos esa misma cifra de países más próximos física y culturalmente, como Alemania, Francia, Holanda, Suecia o Gran Bretaña, por poner algunos ejemplos.

De esos casi 25 billones de dólares (algo menos de 22 millones de euros al cambio actual) que constituyen los activos para la jubilación de los estadounidenses, 7,6 billones (unos 6,7 billones de euros) corresponden a cuentas individuales de jubilación (IRA); otros 6,8 billones (5,99 billones de euros) a planes de pensiones de aportación definida; 5,2 billones (4,58 billones de euros) a planes de pensiones de empleados públicos; 3 billones (2,64 billones de euros) a planes de pensiones de prestación definida de empresas; y 2,1 billones (1,85 billones de euros) a seguros de ahorro. Con esas cifras no es de extrañar la importancia, la fuerza y la consideración que allí tienen tanto los planes de pensiones como los seguros destinados a la jubilación.

Y es que solo esos 2,1 billones de dólares que dedican al seguro las familias estadounidenses son algo menos de la totalidad del ahorro financiero de las familias españolas, que a finales de marzo había superado por primera vez en la serie histórica los dos billones de euros, según datos del Banco de España, cifra que a día de hoy será indudablemente más baja debido a las fuertes caídas que han sufrido todos los mercados financieros.

Según datos de Inverco, a 30 de junio el patrimonio de los planes de pensiones en nuestro país alcanzó los 102.471 millones de euros, aproximadamente unos 116.356 millones de dólares, que no tienen nada que ver ni de lejos con esas cifras billonarias de Estados Unidos; la diferencia es abismal. Y con los seguros de ahorro pasa prácticamente lo mismo.

Según datos de la patronal del sector, Unespa, las provisiones técnicas del ramo de Vida o, lo que es lo mismo, el patrimonio de sus clientes que gestionan las entidades aseguradoras alcanzó al cierre de los seis primeros meses del año los 163.077 millones de euros, algo así como 185.174 millones de dólares, que son prácticamente una décima parte de lo de las familias estadounidenses. Así que solo en seguros de ahorro las familias estadounidenses dedican diez veces más que las españolas.

El déficit de ahorro en España se estima en más de 400.000 millones de euros

Desde la patronal del seguro, que preside Pilar González de Frutos, se ha venido solicitando a los sucesivos gobiernos que hay que incentivar el ahorro, ya que España tiene un déficit de ahorro respecto de otros países de nuestro entorno del orden de 400.000 millones de euros, eso haciendo una estimación que Unespa considera “conservadora”. Además, la mayor parte del ahorro de las familias españolas está prácticamente invertido en ladrillos, ya que mientras que en Europa el porcentaje de ahorro invertido en planes de pensiones y seguros de vida es del 36%, en nuestro país no supera el 14%.

Un claro ejemplo de ese “pasotismo” del Gobierno sobre los problemas de las pensiones lo constituye esa famosa carta anual que el Ejecutivo de Mariano Rajoy se comprometió a enviar sin falta el pasado año, en la que la Seguridad Social iba a informar de la edad estimada en la que podrían jubilar y la esperanza de pensión en ese momento. Naturalmente la carta no llegó el pasado año, ni llegará este, y de momento se ha descartado su envío sine diem. El Gobierno que salga de las urnas el próximo 20 de diciembre tendrá la última palabra.

Precisamente el envío de esa carta era algo muy esperado, principalmente por aseguradoras y bancos, porque ambos sectores están convencidos de que conocer la estimación de la futura pensión servirá para concienciar a la mayoría de la gente sobre la necesidad de ahorrar para su jubilación. En esa toma de concienciación, también se incluye a los jóvenes, que ven la jubilación como algo muy lejano y no piensan en ella hasta que no se encuentran en una edad cercana a ella.

Sin embargo, la experiencia de otros países apunta a que lo mejor para planificar la jubilación es empezar a ahorrar desde el primer empleo, porque el esfuerzo será muchísimo menor y el ahorro más productivo.

Además, la carta que tenía que haber enviado la Seguridad Social deberá ir paralela a otra procedente de las entidades privadas sobre los instrumentos de carácter complementario y alternativo, como mutualidades de previsión social, planes de previsión social empresariales o planes y fondos de pensiones y seguros individuales y colectivos.

Seguros de ahorro y planes de prensiones son los dos productos que más se utilizan para complementar la pensión y así poder planificar la jubilación. Hay algunos productos, como los planes de previsión asegurados, más conocidos como PPA, que son productos de seguros que tiene prácticamente las misma características en cuanto a ventajas y tratamiento fiscal que los planes de pensiones, aunque con la ventaja de que no tienen riesgo, ya que éste lo asume la aseguradora, que es la que garantiza una rentabilidad para el ahorro.

En el primer semestre se movilizaron entre planes de pensiones 9.643 millones

Las movilizaciones realizadas entre planes de pensiones durante la primera mitad del año, han alcanzado los 9.643 millones de euros, lo que supone un incremento del 57,5% sobre el año anterior, lo que, según la patronal del sector, Inverco, “da muestra del uso extensivo que hicieron los partícipes de este instrumento, en momentos de alta volatilidad en los mercados”.

Ese importe supone el 14,4% del patrimonio medio del semestre de los planes individuales. El 86% de las movilizaciones del año en curso han tenido un carácter interno, esto es, que se han realizado entre planes de la misma gestora, mientras que el 14% restante han sido de carácter externo, realizados entre planes de diferentes gestoras. En el mismo período del año anterior, los traspasos internos representaron el 75% del total de movilizaciones.

Según los datos de Inverco, las movilizaciones de los partícipes desde los planes de previsión asegurados hacia planes de pensiones aumentaron durante la primera mitad de este año, lo que supone que se intensificó la tendencia observada en trimestres anteriores. Así, en los primeros seis meses de 2015, los planes de pensiones se anotan un flujo neto positivo de 1.986,7 millones de euros y 2.935,6 millones en los últimos dieciocho meses. Lo que supone que las provisiones técnicas de los PPA van a la baja mientras que crece el patrimonio de los planes de pensiones.

Lo que si se ha notado que ha disminuido son las estimaciones del volumen de prestaciones satisfechas por supuestos especiales de liquidez, como enfermedad grave y desempleo de larga duración, que con una muestra del 90% del patrimonio del Sistema Individual, alcanza la cifra de 207,3 millones de euros, lo que supone un 22% menos que en el mismo período del mes anterior.

jholgado1@gmail.com

Artículos relacionados