NYT: El 27-S ‘no faculta a los separatistas a romper unilateralmente con España’

Los re­sul­tados de la vo­ta­ción ‘no sig­ni­fican un man­dato para crear una nueva na­ción’

Editorial de The New York Times
Editorial de The New York Times

El pe­rió­dico ge­ne­ral­mente re­co­no­cido como el más in­flu­yente del mundo; el que con más de un mi­llón tiene con di­fe­rencia si­deral el mayor nú­mero de sus­crip­ciones de pago on­line; el que ha sido usado por el na­cio­na­lismo ca­talán para lanzar men­sajes sobre el pre­ten­dido ‘derecho a de­ci­dir’; el que a veces ha com­prado la idea del re­fe­réndum sobre la in­de­pen­dencia de Cataluña sin leerse la Constitución es­pañola; ese mismo The New York Times le asesta este jueves un ma­zazo a Artur Mas.

En un editorial publicado en la edición internacional titulado ‘El próximo paso de los catalanes’, el NYT coincide con la interpretación unánime de la gran prensa internacional sobre los resultados del 27-S: Mas y los separatistas han perdido su propio ‘plebiscito’, como consideraban las elecciones autonómicas. Dice el NYT: ‘El resultado no faculta a los separatistas a romper unilateralmente con España’. Y por si hace falta aclarar algo, afirma que los votos ‘no significan un mandato para crear una nueva nación’.

Esta vez, el diario neoyorquino sí reconoce que la Constitución habla de ‘unidad indisoluble’ de España. Y al comparar el caso catalán con los de Escocia y Quebec, como siempre ha querido el soberanismo, tampoco el NYT tiene buenas noticias: ‘Como los separatistas escoceses y quebequeses, los separatistas catalanes están convencidos de que su próspera región estaría mejor por su cuenta. Esto es mucho decir, especialmente porque está lejos de garantizada la pertenencia a una UE que ya está afrontando grandes desafíos a su unidad, y tampoco hay certeza de que el BCE continuaría financiando a los bancos catalanes resentidos por la crisis de deuda del euro’.

Más claro, agua: ‘Cuando han tenido la ocasión de elegir sobre si ir por su cuenta o no, tanto los escoceses como los quebequeses han echado el freno: los escoceses hace un año y los quebequeses en 1980 y en 1995’. Sobre el 27-S convocado por Artur Mas, el editorial concreta: ‘Su coalición Junts pel Sí fracasó en su intento de lograr una mayoría de escaños, y tendrá que unirse a un partido separatista de extrema izquierda que se opone al liderazgo de Mas para formar una mayoría en el Parlament. Pero incluso juntos, los partidos separatistas consiguieron sólo el 47,9% de los votos’.

En sus conclusiones, el NYT también reconoce que de todas formas hay un problema político de fondo, porque negar a ese 47,9% ‘cualquier opción en la cuestión sólo va a ahondar sus sentimientos nacionalistas’. Consejo final: ‘Lo mejor por ahora sería que los separatistas utilicen su fuerza para conseguir de Madrid más control sobre sus asuntos. Rajoy debería reconocer que incluso dentro de las limitaciones de la Constitución española, hay un amplio espacio para dialogar sobre cómo acomodar los anhelos catalanes’.

Este editorial contrasta con la postura de Artur Mas en su entrevista de hace 24 horas en Catalunya Radio, en la que dijo cosas muy raras, por decirlo educadamente. Como ésta: ‘La minoría no puede bloquear el proyecto de la mayoría’. Y ésta otra: ‘Es cierto que no llegamos al 50% de los votos totales y que nos quedamos en el 48. Escucharemos a todo el mundo, pero si hago más caso al millón y medio de personas que votaron por el no, ¿cómo se lo explico a los casi dos millones que votaron que sí? Los del no deben entender que hay más gente que votó que sí. Otra cosa es cuando hagamos la constitución del nuevo estado. Ahí hay que tener en cuenta a todo el mundo’,

De acuerdo con los resultados del 27-S, y según las normas más aceptadas de la aritmética, el 47,8% es una minoría al no superar el 50%. Por tanto, esa minoría no puede pretender forzar ni empujar a la mayoría de la población a la independencia. Esas matemáticas básicas dicen sin trampa ni cartón que Junts pel Sí y CUP sumaron 1.936.000 votos, para redondear. Por el otro lado, entre Ciudadanos, PSC, PP y Unió, los partidos declarados no separatistas, lograron 1.706.000 votos. Y si se añaden los 366.000 votos de Cat-Podemos, cuyas declaraciones estaban más cerca del No que del Sí, el total es 2.072.000.

Con su editorial sobre el 27-S, el NYT se une a otros dos gigantes de la prensa internacional en considerar que Artur Mas ha perdido sin remisión. Le Monde y Financial Times también publicaron nada más conocerse los resultados sendos editoriales en los que le sugerían al president que se apeara del burro. Y a Rajoy, que debía hacer algo encauzar una solución en lugar de dejar que se enquiste o emponzoñe más el tema.

Artículos relacionados