DESDE EL PARQUET

La gallega Adolfo Domínguez no se estira

Los ne­go­cios de Adolfo Domínguez evo­lu­cionan flo­jos. Su ac­ción, que con­cluyó 2014 en 4,96 eu­ros, con una pér­dida en el año del 12,37%, acu­mula un re­tro­ceso adi­cional del 6% en las 13 se­siones há­biles trans­cu­rridas de 2015.

Los planes de reestructuración no terminan de aportar síntomas claros de alivio en sus cuentas. No sólo caen los ingresos (8,3%) al cierre de noviembre (noveno mes de su ejercicio), sino que aumentan las pérdidas (8,4%), hasta alcanzar 10,29 millones.

Lo único positivo del periodo han sido, por un lado, la caída de las pérdidas del Ebitda, que si bien sigue con signo negativo (-2,8 millones), registra una reducción interanual del 43%.

Por otra parte, el incremento interanual de 3,4 puntos porcentuales que registra su margen bruto que se sitúa en el 62,4%, que la compañía achaca a la nueva dinámica del producto en punto de venta.

Fuentes del grupo explican la caída de las ventas a través del cierre de establecimientos (62) con Ebitda negativo, pero no ofrecen datos relativos a la evolución en superficies comparables, que podrían reflejar los posibles logros del plan de reestructuración.

En el periodo, la deuda neta se cifró en 14,27 millones de euros, con un descenso interanual de algo más de dos millones de euros.

Artículos relacionados