Madrid atrae el 66% del total del di­nero fo­rá­neo, casi seis veces más que la co­mu­nidad ca­ta­lana

El soberanismo hunde la construcción y lastra la inversión exterior en Cataluña

La li­ci­ta­ción en la re­gión re­punta en el primer se­mestre pero a la mitad de ritmo que en toda España

Artur Mas
Artur Mas

El pro­ceso so­be­ra­nista, las es­tre­checes pre­su­pues­ta­rias del Gobierno ca­talán y la in­cer­ti­dumbre en que vive la in­ver­sión pri­vada en esa co­mu­nidad están las­trando la ac­ti­vidad cons­truc­tora en Cataluña. Los in­di­ca­dores de con­sumo de ce­mento son de­mo­le­do­res. Mientras en el con­junto de España la de­manda de este ma­te­rial esen­cial en el sector cae el 2% en lo que va de año para per­forar mí­nimos his­tó­ri­cos, en Cataluña las ci­fras son aún más des­alen­ta­do­ras.

La caída acumulada siete veces superior, el 15,8%, en los ochos primeros meses del año, según los datos de la patronal del sector Oficemen. La debilidad constructora se explica en buena medida por el fuerte recorte de la licitación pública en años anteriores por parte de las administraciones.

La parálisis del Gobierno catalán, con graves problemas para cuadrar sus cuentas y absorto con el proceso soberanista, es más evidente que en otras administraciones, según distintas fuentes del sector. A lo largo de este ejercicio se están sentando las bases para una próxima contención de la sangría en la actividad constructora en la comunidad que dirige CiU. La licitación de obra pública en el primes semestre ha crecido de forma notable, impulsada en buena medida por el Estado.

Así, las licitaciones públicas en Cataluña avanzaron hasta los 1.067,50 millones de euros -un 79,3% más en tasa interanual-, según el informe publicado por la patronal de las grandes constructoras Seopan. De esta cifra total, el gobierno de Mas aportó 132 millones. Sin embargo, la tasa de crecimiento de los nuevos concursos de obra pública se sitúa todavía por debajo de la del conjunto de España, que creció el 121% de enero a junio, hasta superar los 6.700 millones.

Madrid, Cataluña y Andalucía son de entre todas las comunidades, las que más licitan. La comunidad madrileña ha sido la que más obras ha convocado (262,37 millones), seguida por Andalucía y Cataluña (132,20 millones de euros). Las cifras no se corresponden con el peso del PIB de cada una de esas autonomías en el total de la economía nacional. Cataluña es la primera, seguida muy de cerca por Madrid, y Andalucía es la tercera.

La actividad inversora privada también se resiente y no ceja el goteo de noticias y rumores sobre empresas que trasladan su sede y actividades fuera de Cataluña. La multinacional estadounidense Mondelez International acaba de anunciar el cierre de sus oficinas en Barcelona, en las que trabajan 167 empleados. El objetivo del grupo es concentrar toda su actividad en Madrid, donde ya se encuentra la sede social y corporativa de su filial española. Mondelez, la antigua Kraft, siempre ha tenido su sede en la capital española, pero contaba con una importante división radicada en Barcelona desde que en 2008 adquirió LU Biscuits a Danone.

A su vez, los dos grandes bancos catalanes, Caixabank y Banco Sabadell, podrían ya haber comunicado a inversores internacionales que, en caso necesario, cambiarán su sede social para llevarla fuera de Cataluña con el fin de asegurar los intereses de sus accionistas y clientes, según un informe del banco de inversión suizo UBS citado por El Mundo.

En cuanto a la inversión extranjera, Madrid sigue acaparando los flujos. La Comunidad atrajo 1.475 millones de euros durante el segundo trimestre de 2014, según los últimos del Ministerio de Economía y Competitividad. Así, la región consiguió atraer el 66% del total de la inversión foránea recibida en España, casi seis veces más inversión extranjera que la segunda comunidad autónoma española, Cataluña, que recibió el 12% de la inversión total nacional.

En el primer semestre del año 2014, la Comunidad de Madrid acumula una inversión extranjera superior a los 3.038 millones de euros, lo que supone el 68,6% del total español. En este mismo periodo Cataluña acumula el 11,8% del total de la inversión recibida en España, mientras que el País Vasco recibió el 5,3%.

En el primer trimestre, la inversión extranjera realizada en Cataluña había caído un 51% respecto al mismo período del año anterior. En concreto, Cataluña recibió durante los tres primeros meses de este año 235 millones de euros en inversiones extranjeras productivas (esto es, excluyendo los datos relativos a Empresas de Tenencia de Valores Extranjeros, ETVE), mientras que en el primer trimestre de 2013 esta cifra ascendió a 481 millones.

La Comunidad de Madrid -la primera receptora de inversión extranjera- pasó de 1.248 millones en el primer trimestre de 2013 a 1.403 millones en el mismo período de este año, es decir, un 12% más, según un informe de Convivencia Cívica Catalana (CCC) basado en los datos publicados por el Registro de Inversiones Exteriores del Ministerio de Economía y Competitividad.

Artículos relacionados