NYT: Cataluña abre espiral separatista que puede desmembrar España y Europa

Manifestaciones en  Cataluña
Manifestaciones en Cataluña

Es un pá­rrafo in­quie­tante: “A me­dida que se acerca la con­sulta ca­ta­lana, los ana­listas están ha­ciendo sonar las alarmas en el sen­tido de que po­dría desatar una es­piral se­pa­ra­tista que des­mem­braría España y tener un efecto do­minó en otras re­giones eu­ro­peas in­de­pen­den­tis­tas, lo que de­bería mo­vi­lizar a los de­fen­sores de la UE para reac­cionar y tomar cartas en el asun­to”.

Y lo peor es que la crónica de Raphael Minder que aparece este miércoles en la página 4 de The New York Times tiene algunos párrafos más que no tranquilizan nada, sino todo lo contrario. En conjunto, el texto supone globalmente un duro golpe a la Marca España por la eventual secesión de Cataluña y del País Vasco. Y algo más: censura sin reservas el inmovilismo de Mariano Rajoy.

Sobre Cataluña, Minder dice que si la consulta soberanista sigue adelante, “como poco provocará una grave crisis constitucional en España. Pero mientras insiste en que Cataluña debe atenerse a la legislación española, Rajoy ha hecho poco para persuadirla para que se quede”. Y sobre el País Vasco, recuerda que el lendakari Urkullu envió una carta a Moncloa el pasado julio con demandas de mayor autogobierno y “no ha habido respuesta oficial de Rajoy”.

Una de las novedades de la panorámica del NYT sobre el clima de los separatismos es identificar la consulta catalana como un test para Europa. Aunque el referéndum sobre la independencia de Escocia el 18 de septiembre es anterior al 9-N, al estar pactado se desvincula de las disputas en otros sitios: “Si el Reino Unido tiene que preocuparse algo por el referéndum escocés, podría decirse que España encara problemas más graves”.

Entre ellos, el impacto económico. Escocia tiene el 8% de la población del Reino Unido y el 9% del PIB, con un petróleo del Mar del Norte que la convierte en la provincia más rica del país en renta per cápita. En cambio, si se suma el 19% del PIB español que representa Cataluña, más el 6% del País Vasco, a su vez la autonomía con mayor renta individual, podría darse lo siguiente, según lo expresa Minder: “España perdería una cuarta parte de su economía si tanto el movimiento secesionista vasco como el catalán llegan a tener éxito”.

Otra novedad de la crónica es que está fechada en Bilbao, pese a poner la consulta catalana como pionera. Hay declaraciones de políticos de Amaiur, Bildu y PNV, entre ellos el nuevo alcalde Bilbao, Ibon Areso: “Rajoy debería entender lo mismo que Cameron, que el Estado español está compuesto de pueblos diferentes”. Y más: “Todo el problema de la Unión Europea es que los políticos han defendido a los Estados en lugar de intentar crear una auténtica unión de pueblos”.

Simultáneamente a este aviso sobre el soberanismo en España, la gran prensa internacional informa este miércoles sobre el debate televisado que mantuvieron anoche en el Conservatorio de Glasgow el ministro principal de Escocia, Alex Salmond, y el jefe de la campaña contra la independencia, Alistair Darling. Fue un combate dialéctico muy tenso, y ambos recibieron abucheos por parte de los 350 espectadores que asistieron en directo. Una encuesta posterior dio ganador a Darling 56-44.

Todos los sondeos sobre el referéndum de independencia también siguen pronosticando la victoria del No, pero con oscilaciones. Los datos del último: 54% votaría contra la independencia y 40% votaría a favor, con una subida de cuatro puntos en un mes. Otra encuesta para The Guardian estrecha más la diferencia: 47% por el No y 42% por el Sí.

Artículos relacionados