Oriol Junqueras mete miedo desde FT: España perderá crédito internacional

Esto es lo que le dice este viernes el líder de ERC, Oriol Junqueras, a Tobias Buck, co­rres­ponsal de Financial Times en España: “El Estado es­pañol tiene una deuda pú­blica de un bi­llón de eu­ros. Esa deuda tendrá que pa­garse con nues­tros im­pues­tos, y no creo que la mejor ma­nera de que el Estado es­pañol cumpla sus obli­ga­ciones fi­nan­cieras sea en­fren­tarse a sus pro­pios ciu­da­da­nos”.

Segundo aviso, con el mismo argumento: “Si yo fuera un inversor estaría más tranquilo sabiendo que hay una Cataluña independiente que está dispuesta a cumplir con sus obligaciones que teniendo un Reino de España que está en confrontación con sus propios ciudadanos”. Y tercero, en relación con el previsible curso inmediato de los acontecimientos: “No puede ser normal que el PP y el PSOE quieran ser jugadores y árbitros en el mismo partido. ¿Cómo puede decir el Tribunal Constitucional que es ilegal que los ciudadanos voten? No tiene sentido… Creo que el derecho a votar está por encima de las decisiones de un Tribunal político”.

No hay muchas más citas directas de la entrevista de Junqueras con FT. Si acaso, su convencimiento de que “se cumplirá” el acuerdo entre él y Artur Mas de celebrar la consulta este año 2014. Le han ofrecido el escaparate y lo ha aprovechado barriendo para casa y tratando de meter el miedo en el cuerpo de Mariano Rajoy. Con esas frases y con otras implícitas en la crónica de Tobias Buck.

Como este párrafo: “Las observaciones de Oriol Junqueras marcan una nueva escalada en el conflicto que se está cociendo sobre el futuro político de la región. Están dirigidas a aumentar la presión sobre Madrid al vincular directamente el debate sobre la independencia con lo que el Gobierno de Mariano Rajoy considera como su principal logro hasta el momento, el haber sacado a España de la recesión y haberse ganado de nuevo la confianza de los inversores internacionales”.

Luego hay otro párrafo en el que parece quitarle la razón a Junqueras: “El inminente choque no ha conseguido hasta ahora hacer mella en el entusiasmo inversor por España, que ha visto caer a mínimos históricos la rentabilidad de sus bonos soberanos, y también unas subidas impresionantes en la Bolsa los dos últimos años”. Aunque matiza: “Pero algunos banqueros y líderes empresariales advierten en privado que el desencuentro catalán podría perjudicar la confianza en la naciente recuperación económica española, una preocupación que Junqueras parece ahora ansioso por llevar a su terreno en beneficio de Cataluña”.

Lo que pasa es que el texto de FT remite como prueba de esas advertencias “en privado” a otra crónica del mismo Buck el pasado mes de marzo. En ella no hay ni por asomo preocupación por la pérdida de confianza inversora ni por lo que Junqueras llama confrontación del Gobierno “con sus propios ciudadanos”. Antes al contrario, se contaba cómo en el mundo empresarial había excesivo mutismo sobre el proceso, con un par de excepciones. Ese par de excepciones eran contra la independencia: el presidente de la CEOE y los empresarios alemanes en Cataluña.

Más aún: al describir que desde Madrid se pronosticaba que la eventual Cataluña independiente sufriría fuga de empresas y de inversiones, mientras los soberanistas pensaban que todo iría mejor que nunca, FT comentaba: “Es justo decir que tales valoraciones optimistas no son compartidas mayoritariamente por los dirigentes de las grandes empresas catalanas”.

Artículos relacionados