Alierta quiere ha­cerse fuerte en el país ca­rioca y des­plazar a la te­leco ita­liana y al me­xi­cano Carlos Slim

Telefónica eleva su oferta por GVT para desbancar a TI en la banda ancha en Brasil

Moody's con­si­dera neu­tral para la deuda de Telefónica la oferta rea­li­zada por la ope­ra­dora es­pañola

GVT inova e lança TV interativa no Brasil | Like a Nerd
Sede de GVT

Giro de úl­tima hora en la ba­talla entre Telefónica y la mul­ti­na­cional ita­liana Telecom Italia por ha­cerse con la bra­si­leña Global Village Telecom (GVT), con­tro­lada por el grupo francés Vivendi, y ha­cerse con el con­trol de la banda ancha en Brasil. César Alierta ha me­jo­rado en 750 mi­llones de euros su oferta an­te­rior hasta los 7.450 mi­llo­nes, frente a la oferta de su rival Telecom Italia, que ha ofre­cido 7.000 mi­llones .El con­sejo de ad­mi­nis­tra­ción de la com­pañía gala po­dría de­cidir este jueves sobre las dos ofertas . Pero antes tendrá que de­cidir si quiere ven­der. Al tiempo, Moody's con­si­dera neu­tral para la deuda de la ope­ra­dora es­pañola la oferta sobre GVT.

En concreto, con la nueva propuesta la compañía española pagaría a Vivendi en efectivo 4.663 millones de euros, a lo que se sumaría la entrega de acciones de nueva emisión representativas de un 12% del capital social de la nueva sociedad resultante tras la integración entre Telefónica Brasil y GVT.

El grupo español ha señalado en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que esta nueva oferta ha sido presentada tras el análisis y estudio de datos e informaciones adicionales de GVT.

La oferta de Telefónica, que expira este viernes 29 de agosto, ofrece la posibilidad a Vivendi de adquirir hasta 1.110 millones de acciones ordinarias de Telecom Italia, que representan actualmente una participación del 8,3% del capital, a cambio de todas las acciones ordinarias y de un número de acciones preferentes que Vivendi recibiría de la sociedad resultante de la fusión entre Telefónica Brasil y GVT.

Pelea vigilada

El presidente de Vivendi, Vincent Bolloré, lleva observando todo el verano la pelea que la española de telecos y la italiana mantienen para hacerse con el negocio que GVT tiene en Brasil. La brasileña mantiene presencia en el negocio de banda ancha fija en 152 ciudades del país, con especial posicionamiento en el sur del país. La empresa de telecos aglutina un total de 2,76 millones de accesos de banda ancha fija.

El pulso que Telefónica y Telecom Italia podría quedar cerrado definitivamente esta semana. La primera puso ya una oferta inicial encima de la mesa del accionista francés de 6.700 millones de euros por GVT, de los que 4.000 millones serían desembolsados en efectivo y el resto hasta los 2.700 millones pagaderos en acciones de la sociedad resultante de integrar Vivo, la filial de Telefónica en Brasil y GVT. En el mismo paquete podría incluirse un acuerdo de intercambios televisivos, ya que Telefónica se va a hacer con los mandos de Canal Plus y la francesa manda en Canal + francés.

Por su parte, la oferta que baraja Telecom Italia por GVT roza los 7.000 millones de euros aunque la operadora italiana no ha confirmado oficialmente esa cantidad. Desde que la teleco española se lanzó al ruedo, la italiana ha estado moviendo también sus peones pero sin que el equipo directivo haya explicado los términos de la operación. En este punto, Telefónica ha sido mucho más pulcra y ha presentado una oferta formal, con detalles concretos de cómo se realizaría la operación.

Mucha deuda

El problema al que se enfrenta Telecom Italia para hacerse con GVT es su propia situación financiera, con una deuda superior a los 27.000 millones de euros. Además, ha visto cómo sus ingresos han caído en los últimos meses tanto en Brasil como en Italia.

El plan de la compañía que preside César Alierta es reforzar su negocio en Brasil donde, después de España, quiere ser líder y cerrar a la vez las puertas a sus máximos rivales Telecom Italia donde compite con TIM, la filial italiana en el país carioca, y la firma Claro, propiedad del empresario mexicano Carlos Slim.

Tal y como anunció en la pasada junta de accionistas, el objetivo del presidente es transformar Telefónica en una telco digital, que sea referente en el sector por crecimiento y eficiencia. Para ello, han definido cuatro pilares con el único fin de generar más ingresos. Primero, la compañía va a poner el foco en la monetización del tráfico y los servicios digitales. Lo digital vertebrará todas las áreas comerciales. En segundo lugar, ser una empresa mucho más tecnológica que lo ha venido siendo hasta ahora; tercero, mantener la disciplina financiera y seguir reduciendo deuda, y cuarto, impulsar un nuevo posicionamiento público para reforzar el liderazgo que tiene en el ecosistema digital.

Aunque lo prioritario es no endeudarse, la compañía va a aumentar su inversión en redes y mejora de los sistemas. Para 2014, no ha concretado cifras pero ha anunciado que se producirá un importante crecimiento, con una previsión del ratio de inversión sobre los ingresos de entre un 15,5% y un 16%.

Y es que la compañía está centrando la mayor parte de sus inversiones -9.300 millones de euros en 2013- en la banda ancha de alta velocidad e intensificar el despliegue de fibra. En España, supera ya los 3,5 millones de hogares pasados, y Brasil, el otro país con más implantación, supera los 1,4 millones de hogares, y donde seguirá ejerciendo su nivel de liderazgo a través de Vivo. Las nuevas propuestas lanzadas en Brasil como MultiVivo e Internet Vivo Box le están diferenciando de la competencia. Latinoamérica sigue manteniéndose como el motor del despegue de Telefónica, con un nivel de ventas un 10% superior en términos orgánicos, muy por encima de los registrados en Europa.

Aparte de invertir en el negocio de la banda ancha y su gran apuesta por Brasil, la teleco española se ha volcado desde 2012 en el objetivo de reducir como sea su deuda y ampliar la flexibilidad financiera del grupo y fortalecer el balance. En diciembre de 2012, la compañía registraba una deuda de 51.259 millones de euros y en el primer trimestre de este año se situaba ya en 42.724 millones, con lo que se posiciona como la compañía de telecomunicaciones europea que más deuda ha recortado en los dos últimos años. El plan de su máximo ejecutivo es situar la deuda por debajo de los 40.000 millones de euros.

Desinversiones

En la pasada junta de accionistas, Alierta anunció que para este ejercicio esta tendencia se va a mantener, con lo que seguirá desinvirtiendo en aquellos activos que no aporten mucho valor a sus ingresos. La última desinversión ha sido la venta de O2 Ireland, operación por la que ingresó 850 millones de euros. Telefónica se ha marchado de un mercado, el irlandés, donde entró en 2006 pero que suponía sólo el 1% de sus ingresos. Por eso, el equipo gestor ha preferido salir de donde consideraba que no tenía muchas perspectivas de crecimiento.

A principios de 2014, cerró también la venta del 65,9% del capital que tenía de Telefónica Czech Republic por 2.467 millones de euros al grupo inversor PPF. La teleco española mantiene aún un 4,9%, y permanece como socio industrial y comercial durante los próximos cuatro años.

Análisis de Moody's

Por su interés reproducimos en inglés el comentario de Carlos Winzer, Senior Vice President and telecoms analyst at Moody’s, sobre la oferta de Telefónica.

“Telefonica (Baa2 negative) and its 74% owned subsidiary Telefónica Brasil (Baa1 stable) announced on 28 August 2014, an improved offer to Vivendi (Baa2 stable) of EUR7.4 billion (from EUR6.7 billion offer made on 5 August) for 100% of its Brazilian subsidiary Global Village Telecom (GVT, not rated). Vivendi´s board has accepted to enter into exclusive negotiations with Telefonica in this respect.

“If the transaction were to proceed as announced, it would enhance Telefonica's market position in Brazil because of the scale and scope of GVT in the fixed, broadband and pay TV market segments, which complements Telefonica Brazil's mobile and fixed product offerings. Telefonica Brazil's 24.6% market share in the fixed access segment would be increased by 9.6% to 34.2%, just behind the market leader Oi SA (Baa3 review for downgrade), which has a 39% market share as of March 2014.

“The acquisition would also contribute to accelerating the integration of the mobile and fixed access segments, with an enhanced broadband capacity and stronger presence in the pay TV market segment. This is part of Telefonica's global strategy which focuses on increasing revenues per customer by offering differentiated services. In addition, Moody's noted management's strong track record in Latin America of executing a well-defined and concise strategy, as well as its ample experience in managing fixed line and mobile telecom operations across an extensive geographical area, including Brazil.

“Moody's stated that in proposing to fund its offer with equity, Telefonica has prioritised its commitment to keep leverage within management's objective, showing a prudent financial policy and making a positive contribution to the leverage ratio. Specifically, management plans to reduce reported net debt to below EUR43 billion by the end of 2014. The debt reduction includes management's target reported net debt/EBITDA ratio of below 2.35x. This target is increasingly challenging this year as a result of continuing pressure on EBITDA in Spain.”

Artículos relacionados