MI PALCO SOBERANO

El apoyo de Merkel a Rajoy escuece en Cataluña

La Generalitat re­procha a Angela Merkel que nunca haya cri­ti­cado a Escocia, que se pre­para a votar el 18 de sep­tiembre

Artur Mas
Artur Mas, president de Catalunya

El “no” ro­tundo del pre­si­dente Mariano Rajoy, apo­yado por la can­ci­llera Angela Merkel, es­cuece en las filas de la Generalitat, donde en su reunión de go­bierno, el pre­si­dente Artur Mas man­tuvo la agenda para la con­sulta so­be­ra­nista del pró­ximo 9 de no­viem­bre. “Nunca ha cri­ti­cado, no ha hecho men­ción, a lo que pasa en Escocia” dijo el vi­ce­pre­si­dente y por­tavoz de la Generalitat, Francesc Homs, en claro re­proche a la can­ci­llera ale­mana, Angela Merkel, que com­partió la pos­tura del pre­si­dente Rajoy de negar la even­tual ce­le­bra­ción de una con­sulta proin­de­pen­den­tista en Cataluña.

“La diferencia es que en el Reino Unido hay un gobierno que quiere resolver las cosas de forma democrática y en España no lo hay", insistió Homs, sin disimular el malestar que ha generado en las filas pro independistas el posicionamiento de Merkel en el asunto catalán.

Desde Cataluña se mira con lupa la evolución de los preparativos para el referéndum de Escocia, previsto para el día 18 de septiembre, de común acuerdo con el gobierno británico. En la pasada noche del lunes la televisión catalana, a través de su canal de noticias 3/24, difundió en directo – con traducción simultánea al catalán – el segundo debate escocés, organizado y moderado por la televisión pública británica BBC, en el que Alex Salmond, primer ministro escocés y defensor de la independencia salió netamente ganador, por más de un 70 %, frente al unionista y ex ministro laborista, Alistair Darling, según un sondeo del diario The Telegraph.

Sin embargo, según las últimas encuestas, los unionistas partidarios de seguir formando parte de Gran Bretaña, continúan liderando los sondeos con un 51 % a favor, en contra del 38 % partidarios de la independencia y el 11 % de indecisos. Nadie duda en Cataluña de la importancia que tendrá el resultado del referéndum en Escocia.

En la primera reunión del gobierno catalán tras el breve paréntesis veraniego – marcado por el escándalo del ex presidente Jordi Pujol y sus hijos, de consecuencias imprevisibles para el propio futuro de CDC – el presidente Mas, no se arrugo ante la firmeza de Rajoy, apoyada por Merkel, y recordó el calendario hacia la convocatoria de la consulta del 9 de noviembre: ley de consultas catalanas, que se aprobará la tercera semana de septiembre, después de la Diada del 11, donde se espera una manifestación masiva en Barcelona, seguido de la convocatoria de la consulta para el “9-N” que, con seguridad, prohibirá el Tribunal Constitucional. Y, ¿Qué pasará entonces?

Convocatoria de elecciones autonómicas anticipadas – se trabaja en la perspectiva de febrero, o marzo, de 2015 – donde las aspiraciones proindependentistas se medirán en las urnas. Pero, de momento, hay que aguantar el tipo y nadie quiere hablar de un “Plan B”, aun que todas las fuerzas políticas catalanas estén ya trabajando en el mismo: la inevitable cita con las urnas, a las que el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, no podrá decir “no”.

Salvo que el presidente Arthur Mas desafíe la ley, que no hará, dando apoyo a algún tipo de simulacro de consulta que se organice el “9-N” auspiciado por el tándem ANC-Omnium Cultural, que si recibirá al apoyo de ERC desde, oficialmente, la oposición, aunque vaya del brazo y apoye al gobierno del presidente Arthur Mas.

De momento sólo una cosa está clara. Con el “no” rotundo del presidente Mariano Rajoy no se resuelve el tema, ni aún con el apoyo de la poderosa canciller alemana.

Artículos relacionados