Los mercados preocupados porque España pierde aceite

Aceite de oliva
Aceite de oliva

En Alemania, en EEUU y en el Reino Unido temen que la pro­duc­ción de aceite de oliva en España pueda re­gis­trar un his­tó­rico bajón de hasta un 40% este año. Eso res­pecto al ré­cord tam­bién his­tó­rico de la cam­paña pa­sada, que su­peró las 1.774.200 to­ne­la­das. Fue un subidón del 187% en re­la­ción a 2012. Pero para 2014, las ex­pec­ta­tivas no son tan ale­gres. En prin­cipio por la se­quía, como siem­pre.

Es lo que tiene ser el primer productor del mundo. Más o menos la mitad del aceite de oliva es español, muy por delante del 15% de los italianos. Y las exportaciones, otro tanto de lo mismo.

Así que todo un chorreón de aceite puede no llegar a salir de las almazaras este año, porque no habrá una buena cosecha olivarera. Ha faltado lluvia en junio y julio. La caída del 40% en algunas explotaciones es la previsión que hace el grupo alemán Oil World, que desde Hamburgo se dedica a seguirle la pista a todo cuanto tenga que ver con producción, calidad y precio.

¿Es tan grave la situación? ¿Son tan negras las perspectivas? Pues parece que en la mesa del aceite no lo ven tan terrible…, todavía. Entre otras cosas, por dos razones. Primera: un tercio del olivar español ya tiene regadío. Y segunda: respecto al secano, hay que esperar a septiembre. De las lluvias del mes que viene dependerá la cosecha, que de todas formas sí que se da por sentado que será más baja que en 2013. Y de la cosecha dependerá el precio.

Acabáramos, el precio es parte de la clave. Durante el fin de semana, The Wall Street Journal ha colgado destacado un artículo alarmista: “La sequía en España da lugar a temores de una generalizada escasez de aceite de oliva”. Firmado por Neena Rai y fechado en Londres, lo primero de lo que se hacía eco era de esa previsión de descenso de 40% de producción “en algunas explotaciones”.

Lo segundo que recoge Neena Rai es la percepción en los mercados del aceite de que va a subir el precio. De hecho, ya ha subido y se ha situado al nivel más alto desde junio de 2013, a 2.390 la tonelada. También recuerda que en la sequía anterior, en 2012, se disparó el precio hasta un 30% arriba en origen. Las estadísticas de aduanas de EEUU registraron una subida del 8% en sólo dos meses, de octubre a diciembre.

En tercer lugar, el WSJ juega limpio después de la alarma y cita al empresario Yago Cruz, de Cruzoliva: “La sequía está atrayendo cantidad de interés de los especuladores, porque el factor producción durante los próximos meses es verdad que se desconoce”. Para Yago Cruz, algunos están tratando de obtener beneficios con la incertidumbre que ocasiona la falta de agua y apuestan en el mercado de futuros. Eso es lo que tira del precio.

Otro experto en investigación de mercados se huele una subida de precios menor de lo que podría temerse, dados los presagios de Oil World. David Turner, de Mintel, estima que para comienzos del año que viene el precio al consumidor podría haber subido entre el 3% y el 5%. Se supone que para ello habrá tenido en cuenta la existencia todavía en los depósitos de medio millón de toneladas de aceite de oliva de la campaña 2013. Es posible que actúen de colchón en espera de la nueva cosecha.

Artículos relacionados