La Piparra

El PSOE está en quiebra financiera

Pepe Blanco
Pepe Blanco

Alerta má­xima en la calle Ferraz. La caja del PSOE está vacía y, sin exa­ge­rar, es muy pro­bable que el se­cre­tario ge­neral sa­liente, Alfredo Rubalcaba, tenga que in­ven­tarse algo para pagar la nó­nima a los em­plea­dos.

El futuro profesor de Química de la Universidad Complutense no quiere echar la culpa a nadie pero las cosas están peor de lo que se imaginaba. Sin crédito bancario, sin ingresos de sus afliados, sin fuentes de financiación alguna en un partido que hace aguas por todas las partes, las deudas se acumulan.

La banca acreedora -no daremos nombres de momento, pero no hay que ser muy agudo para suponer que son todos los bancos, aunque unos más que otros- aprieta las tuercas y este mes de julio se puede armar la marimorena. Ni siquiera existe dinero para realizar un ERE, que es lo que necesita el PSOE, al menos en sus oficinas de Ferraz.

Como casi todo en el ex primer partido del país, el problema viene de lejos. Exactamemnte igual que la situación extrema de la economía de este país. Es decir, de la época de Zapatero. Su hombre en Ferraz, Pepiño Blanco, consiguió un título universitario en una tómbola, y es por eso que sabía de gasolineras más que de gestión.

La deuda de Ferraz, y del PSOE, comenzó a subir y subir durante su etapa y no ha dejado de hacerlo después. Los intereses de los créditos rebosan ya a los ingresos y, al contrario de lo qus sucede en la economía del país, no hay posibilidad de rescate de la UE o dle FMI. El único rescate posible es el ERE y el apreyón del cinturón, algo que quedará pendiente para el próximo secretario general.

Sea quien sea el mismo, lo primero que tendrá que hacer el sucesor de Rubalcaba será poner la casa en orden y negociar con los bancos. Éstos están que trinan aunque el asunto no llegue a mayores. Lo único que se les ocurre es negociar -y negociar- con el futuro secretario general, con el guapo casi seguro. Le tendrán a sus pies, seguro.

.

Artículos relacionados