DESDE EL PARQUET

eDreams ha bajado un 60% en tres meses

Las ac­ciones de eDreams llevan una racha ne­fasta. Su co­ti­za­ción acu­mula una mi­nus­valía de algo más del 60% desde su es­treno, a 10,25 eu­ros, el pa­sado 8 de abril. Ciertos in­ver­sores opinan que en los ni­veles ac­tua­les, en puertas de 4 eu­ros, po­dría de­finir una base desde la que ini­ciar un re­bote hacia ni­veles más acordes con sus fun­da­men­ta­les.

Las previsiones del grupo son atractivas de cara a medio plazo, puesto que en los próximos ejercicios se estima que el mercado de viajes crecerá sensiblemente en Europa. Este incremento, según los datos que manejan algunos gestores, podría representar un porcentaje superar al 3,5% anual. Y, desde luego, teniendo en cuenta que eDreams se ha granjeado un puesto de liderazgo entre las agencias online, el crecimiento de sus negocios puede ser importante en años venideros, lo que tendrá su reflejo en la cotización.

Sin embargo, hasta el momento la marcha de la compañía fue muy floja y desprovista de garra, pese a las recomendaciones de diversas firmas de inversión. Y lo peor llegó a partir del 20 de junio, cuando presentó resultados de su último ejercicio fiscal, puesto que desde entonces el retroceso que acumula su cotización es superior al 58%.

Los gastos extraordinarios, fundamentalmente los relativos a la salida a Bolsa, condicionaron las cuentas, pese a que mejoraron diversas partidas representativas. El resultado totalizó una pérdida de 21,1 millones de euros, es decir, un 10% inferior a la registrada en el ejercicio anterior, mientras que el Ebitda se situó en 83 millones de euros, un 14,4% por debajo de los 97 millones del año precedente. Las menores pérdidas fueron debidas a los menores gastos financieros y. sin considerar los extraordinarios de la salida a Bolsa y otros impactos puntuales, el resultado habría rozado los 20 millones de euros. También mejoró sus márgenes un 15% hasta 428 millones de euros. Con todo, el incremento del 20% que registraron los costes variables, junto al 8% en que aumentaron los fijos, lastró los resultados.

Por su parte, el endeudamiento neto se cifró en 354 millones de euros, lo que supone un ratio deuda/Ebitda de 2,98 veces. Unas cifras que en principio no justifican la mala evolución que ha sufrido el valor, aunque hay que tener presente que, desde el mismo día que tuvo lugar el debut bursátil de esta sociedad, han crecido progresivamente las ‘posiciones cortas’, según el registro de la CNMV de este tipo de instrucciones, el saldo suponía el 1,46% del capital social, el pasado 27 de junio. Por su parte, los cortos cursados por Steadfast Capital hasta el pasado 23 de junio ascendían al 1,29% del capital. Además, ciertos expertos alertaron de la posibilidad de que los márgenes pudieran caer ante la fuerte competencia existente en el sector.

Una afirmación que, aunque posible, algunos inversores, a la vista de su insistencia consideran que ha sido un tanto interesada, puesto que el deterioro del entorno competitivo se debe a la entrada de pequeñas empresas que sacrifican los márgenes para ganar cuota, pero esta situación no puede mantenerse a largo plazo.

Y, desde luego, el proceso de internacionalización y diversificación sigue su curso, lo que unido a las continuas innovaciones que introduce el grupo en su negocio, como la instauración de la plataforma ‘One Platform’, se deben traducir en mejoras en la competitividad en trimestres venideros. La previsión de sus responsables respecto al margen del Ebitda, para el ejercicio en curso, que se cerrará en marzo de 2015, es que la tendencia a la baja solo se producirá durante un trimestre, con un suelo del 20%. Esperan que desde el segundo trimestre fiscal el margen del Ebitda aumente en cada trimestre.

Artículos relacionados