El precio de su ac­ción fluctúa a duras penas por en­cima de los 1,4 euros

Peligra la inversión del FROB en la ampliación de Bankia, al menos de momento

El valor se en­fría ante el pa­rén­tesis de des­in­ver­siones del Estado

Bankia
Torre de Bankia en Plaza de Castilla, Madrid

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y las au­to­ri­dades eco­nó­micas del país han fiado a la única carta de Bankia la re­cu­pe­ra­ción del grueso de las ayudas al sector fi­nan­ciero. Pero la re­ciente co­ti­za­ción del grupo pre­si­dido por José Ignacio Goirigolzari apenas se man­tiene por en­cima de los 1,4 euros y al­gunos aná­lisis téc­nicos con­si­deran que de rom­perse el so­porte de 1,39 eu­ros, el precio de sus tí­tulos po­drían caer por de­bajo de los 1,35 euros que el FROB pagó en la am­plia­ción de ca­pital de mayo de 2013. Un precio así apla­zaría aún más una nueva venta de la par­ti­ci­pa­ción del Estado.

Las acciones de Bankia han vuelto a perforar durante esta semana el valor de los 1,4 euros, aunque se hayan recuperado posteriormente, y han vuelto a situarse en una zona de soportes que algunos analistas técnicos consideran esenciales de mantener para que los títulos de la entidad nacionalizada no se hundan hasta niveles que podrían ser un quebrado de cabeza para los responsables del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), el principal accionista a fin de cuentas del grupo presidido por José Ignacio Goirigolzarri.

El propio Goirigolzarri mostraba su confianza en el valor de Bankia “a medio y largo” (porque si supiera vislumbrar el corto se dedicaría a la buena vida como él mismo dijo en Valladolid) en el mismo día en el que las acciones de su grupo cerraban a 1,399 euros, un precio que no se registraba desde primeros de mayo y en días anteriores a la primera venta del FROB del 7,5% de su capital.

Esa venta a finales de febrero se hizo a un precio de 1,51 euros por título y con un descuento del 4,43%. La colocación de ese porcentaje en manos del Estado permitió una escalada del precio de las acciones de Bankia, que llegaron a superar los 1,6 euros por título al mismo tiempo que afloraban en su capital como accionistas significativos algunos fondos como Capital Reasearch. Desde entonces, Bankia ha registrado en bolsa un movimiento lateral, como los califican los expertos, con repuntes puntuales superiores a los 1,5 euros cuando se volvía a especular sobre una nueva desinversión del FROB y por debajo de esos niveles cuando esa posibilidad parecía aplazarse en el tiempo. Los diversos responsables no aparentan prisa alguna para una nueva venta.

Tanto el ministro de Economía, Luis de Guindos, como el presidente del FROB, Fernando Restoy, han indicado en las últimas semanas que una nueva desinversión en Bankia se hará cuando las condiciones del mercado sean las más idóneas. Por el momento, esas condiciones no parecen lo más óptimas, ya que el precio de sus acciones está muy por debajo de la primera colocación el pasado 28 de febrero.

Zona de peligro Los analistas miran con atención el soporte de los 1,39/1,38 euros por acción de Bankia, ya que consideran que es el soporte que, de romperse, podría condenar a los títulos de la entidad a una tendencia bajista que llevaría a sus títulos hasta los 1,32 euros.

Ese precio sería inferior a los 1,35 euros que el FROB pagó en la ampliación de capital realizada por el grupo en mayo de 2013 y que hasta el momento se fijaba como la referencia para calcular la recuperación de lo invertido más recientemente en la entidad nacionalizada. Cualquier colocación de una parte de la participación mayoritaria en manos del Estado a esos precios supondría incurrir en unas pérdidas que se tratan de evitar a toda costa por parte del fondo de rescate y del Ministerio de Economía, que han fiado la recuperación del grueso de las ayudas otorgadas al sector financiero a lo que puedan obtener del grupo presidido por José Ignacio Goirigolzarri.

Bien es cierto que las acciones de Bankia ya cerraban hace cinco meses (7 de febrero) en ese soporte de los 1,399 euros, el nivel de soporte considerado por los analistas. Los insistentes rumores e informaciones sobre una venta inminente por parte del FROB, como ocurriera tan sólo unos 20 días después, llevó al precio de los títulos del banco nacionalizado por encima de los 1,5 euros por título.

Los analistas de Bankinter ya otorgaron un precio objetivo de 1,51 euros a las acciones de Bankia, mientras que el Santander elevaba hasta los 1,8 euros su previsión para los títulos de la entidad nacionalizada. Sin embargo, los más recientes análisis no se muestran tan confiados de su recorrido en bolsa. Los expertos de Exane BNP Paribas se muestran poco optimistas con el valor de las acciones de Bankia, a las que otorgan un precio objetivo de 80 céntimos de euro, incluso muy por debajo del nivel al que podrían caer su perforan el soporte de los 1,39 euros.

Bankia presentará sus cuentas del primer semestre el próximo 28 de julio y será a partir de entonces cuando se pueda observar cómo los mercados acogen su evolución en la primera mitad del ejercicio. Mientras tanto, los cambios organizativos no cesan en el grupo presidido por Goirigolzarri. Pese a su buena evolución en los créditos concedidos en las líneas ICO, Bankia ha nombrado a Manuel Pérez Meneses director de banca de empresas, cargo en el que sustituye a Ignacio Soria, que asume el área de corporativa. Este cambio también supone una serie de movimientos en diversas territoriales del grupo.

Pérez Meneses estuvo al frente de distintas direcciones de zona en Madrid, precisamente donde la cuota de Bankia en el ranking de las líneas ICO (10,54%) se sitúa por debajo de la media que el grupo tiene en el conjunto de España (11,69%) al cierre del primer semestre del año y según informó la propia entidad.

Artículos relacionados