ASNEF afirma que su repu­tación no se ha visto tan dañada como la de la banca du­rante la crisis

La incipiente recuperación anima el consumo cuya finaciación aumenta frente a hipotecas y crédito a empresas

El re­punte es in­fe­rior al de no­viembre de 2013 pero con­firma la ten­dencia al alza por la venta de autos gra­cias a los planes PIVE

Grifo
Grifo

Los dis­tintos signos de re­cu­pe­ra­ción de la eco­nomía es­pañola y de la de­manda de cré­dito pa­rece ano­tarse al­gunas re­la­ja­ciones en el pro­ceso con­ti­nuado de desapa­lan­ca­miento de los ho­gares en la fi­nan­cia­ción al con­sumo, ya que el saldo deudor au­menta de ma­nera muy li­gera (0,078%) en abril res­pecto a marzo y ante la cons­tante dis­mi­nu­ción en el caso de las hi­po­tecas o de la fi­nan­cia­ción de las em­pre­sas. Los úl­timos datos ven­drían a con­firmar la ten­dencia cre­ciente que ya anun­ciaba la pa­tronal de los Establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF) du­rante el primer tri­mes­tre, gra­cias al tirón en las ventas de au­tos, sobre todo por los dis­tintos planes del Gobierno para el fo­mento de la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­tica. Los res­pon­sa­bles de ASNFEF sos­tienen que sus en­ti­dades han es­qui­vado el cas­tigo repu­tacional de la so­ciedad a los bancos tra­di­cio­nales y se pos­tulan como una pa­lanca en el pro­ceso de re­cu­pe­ra­ción de la eco­nomía es­pañola.

La mayoría del sector financiero afirma que la concesión de crédito se ha reactivado desde comienzos de año, aunque con algunas matizaciones en el caso de la financiación que se concede o sobre si el cómputo se hace sobre el total de la cartera o los préstamos de nueva producción. De hecho, algunos consejeros delegados de grandes bancos, como Ángel Cano del BBVA, no vaticina una recuperación absoluta de la financiación bancaria en España hasta bien entrado 2015.

No obstante, algunas cifras ya recogen la recuperación del flujo crediticio, al menos el destinado para el consumo de hogares y que rompe de manera parcial con el proceso de desapalancamiento que las familias han realizado a lo largo de todos estos años de crisis. El saldo deudor de los hogares en los créditos con otra finalidad distinta a la vivienda, que en este caso se reduce un 0,47% en abril respecto a marzo y un 5,28% en tasa interanual, repunta un muy ligero 0,078%, por lo que se sitúa en 166.257 millones de euros según los últimos datos del Banco de España.

Este repunte es el primero que se produce desde noviembre de 2013, cuando llegó a incrementarse en un 1,58% (por encima de los 178.000 millones de euros) respecto a octubre del mismo año. No obstante, por aquel entonces aumentó también el crédito destinados a vivienda (hipotecas) en un 0,12%, lo que elevó el saldo deudor de las familias con las entidades financieras en un 0,44%, siempre en la variación mensual.

En esta ocasión, la testimonial subida de los créditos al consumo contrasta con la disminución que se registra respecto a marzo tanto en hipotecas como en la financiación destinada a empresas, que cede un 0,3% y se desploma en casi un 6,4% respecto a abril del ejercicio pasado, a pesar de que son muchas las entidades que se han volcado en la financiación del tejido empresarial con el inicio del año.

 

Reputación intacta

La Asociación Española de Establecimientos Financiero de Crédito (ASNEF) sostiene desde hace tiempo que el sector dedicado a la financiación al consumo no ha sufrido el daño reputacional que han acumulado los bancos tradicionales durante estos años de crisis, como consecuencia de la mala comercialización de algunos productos ligados con hipotecas (cláusulas suelo) o aquellos tan complejos como las preferentes, que se han convertido en todo un escándalo judicial sobre todo entre algunas de las antiguas cajas de ahorros que se comercializaron de manera masiva por parte de varias entidades.

Según indicaba hace unas semanas el presidente de ASNEF, Óscar Crémer, el sector de las entidades dedicadas al crédito al consumo ya habían detectado un ligero incremento de la concesión de préstamos al consumo, sobre todo por un tirón del 11,68% en los destinados a la adquisición de autos. Los distintos programas de apoyo al sector automovilístico, con los distintos planes PIVE, ha favorecido esta evolución, según reconocía el presidente la patronal de los Establecimientos Financieros de Crédito.

El crédito al consumo vigente en España entre 2008 y 2013 se ha visto menguado en un 40%, casi en el mismo porcentaje que en países como Irlanda (41,1%), pero por debajo de otras economías que también han tenido que ser rescatadas como la de Portugal (21,9% de disminución). En cambio, en Alemania el crédito al consumo ha repuntado un testimonial 0,2% en ese periodo, mientras que en Eslovaquia se ha llegado a disparar hasta un 123,5%, según un reciente estudio de ASNEF y el Colegio de Economistas de Madrid.

Según lo datos provisionales de los primeros meses del año, el presidente de ASNEF considera que "el futuro es esperanzador, pero los fundamentales de partida son muy bajos". El pequeño repunte que se ha registrado en el mes de abril en el saldo deudor total en préstamos al consumo puede confirmar la recuperación apuntada por los responsables de los Establecimientos Financieros de Crédito (EFC), que detectan una mayor demanda entre los particulares pero también entre empresas para la inversión en la renovación de bienes de equipo, que se había aplazado en los momentos más agudos de la economía durante los últimos años hasta una mejora de las condiciones económicas y de negocio.

 

Artículos relacionados