Los mer­cados creen que British Airways debe hacer un mayor es­fuerzo para me­jorar sus már­genes

Iberia sustituirá a BA como fuente de ingresos de IAG y aumentará los márgenes a corto plazo

Los pro­blemas cam­bia­rios de Venezuela man­tienen en el aire 70 mi­llones de te­so­rería del grupo

Vuelo de Iberia
Vuelo de Iberia

Las cuentas de IAG, el hol­ding que agrupa a British Airways, Iberia y Vueling, no han sido malas en el primer tri­mes­tre, pero los mer­cados es­peran más. La es­tra­tegia de los di­rec­tivos del hol­ding de poner a Iberia y sus costes en el punto de mira du­rante 2013 y los pri­meros meses de 2014 ha dado sus frutos en un ra­dical cambio de ten­dencia en las ci­fras de la com­pañía de ban­dera es­pañola. Vueling se en­cuentra en plena di­ges­tión de su ace­le­rado cre­ci­miento y los in­ver­sores piden un plus a British, cuyos ín­dices de ren­ta­bi­lidad se han man­te­nido casi ex­clu­si­va­mente por la mayor pro­duc­ti­vidad de sus nuevos avio­nes, que gastan menos que la media del resto del grupo. De cara a los pró­ximos me­ses, a juzgar por los men­sajes trans­mi­tidos por IAG a los ana­listas in­ter­na­cio­na­les, una parte im­por­tante del peso del cre­ci­miento de be­ne­fi­cios del grupo va a re­caer nue­va­mente en Iberia por sus re­duc­ciones de costes y la reanu­da­ción de nuevas rutas trans­oceá­ni­cas.

El anuncio de los resultados trimestrales fue seguido de una caída en Bolsa y los mercados esperan una etapa de indefinición hasta que el holding presente sus cuentas semestrales el próximo verano.

El dato grueso de las cuentas de IAG de los tres primeros meses de 2014 hace referencia a la diferencia en el beneficio operativo del grupo, que ha cerrado el trimestre con unas pérdidas de 150 millones de euros, frente a los 278 millones que perdió en el mismo período de 2013. Pero esta cifra tiene detrás algunas cosas dignas de ser analizadas. En primer lugar, merece la pena ver qué ha pasado con cada una de las tres marcas, y nada mejor que la explicación dada por el consejero delegado del holding, Willie Walsh a los inversores. Para el conjunto del grupo, dijo estar muy satisfecho de la reducción de pérdidas, "especialmente teniendo en cuenta que no se incluyen las pérdidas trimestrales de Vueling en los datos del año pasado, ya que la compañía no formaba parte del grupo".

Esto quiere decir que los 30 millones que ha perdido Vueling en el primer trimestre de 2014 no comparan con nada en 2013, puesto que en el primer trimestre del pasado año esta aerolínea aún no estaba en el perímetro de consolidación de IAG. Si lo hubiera estado, la pérdida del holding en los tres primeros meses de 2013 habrían sido de 300 millones de euros, lo que habría significado una reducción aún mayor de pérdidas en 2014. ¿Han tenido en cuenta los mercados este hecho? Parece que sí, pero quieren más.

De uno en uno

Vayamos por partes. De Iberia, Walsh ha dicho que "ha reducido sus pérdidas a casi la mitad frente al primer trimestre del año pasado. Así, la pérdida de las operaciones fue de 111 millones de euros, frente a los 202 millones del mismo periodo del año anterior. La compañía continúa beneficiándose de la restructuración y estas cifras no reflejan el efecto de los acuerdos salariales y de productividad alcanzados recientemente y que entraron en vigor en el mes de abril. Mientras el proceso de restructuración continúa su curso, Iberia ha comenzado a reanudar gradualmente algunas rutas, como los servicios de largo radio a Santo Domingo y Montevideo". Es decir, que la mejoría en los resultados de Iberia tiene que ser aún mucho mayor en los próximos meses, debido a que los acuerdos con los sindicatos han entrado en vigor de verdad en abril, por lo que su efecto en las cuentas comenzará a ser mucho mayor en las cifras del segundo trimestre. Sin embargo, a finales de 2013 ya habían comenzado algunos ajustes de costes de personal que sí han comenzado a notarse ya entre enero y marzo.

Esto explica, por ejemplo, que en el primer trimestre de 2014 los costes operativos totales de Iberia hayan caído un 10,9%, cifra muy superior al 0,3% de reducción de los gastos por operaciones de British Airways en el mismo período. El secreto hay que buscarlo precisamente en los costes de personal. Según los datos entregados por los directivos de IAG a los analistas internacionales, el coste de personal por cada asiento ofertado en British Airways ha terminado el primer trimestre de 2013 en una cifra de 1,47 euros, lo que supone una reducción del 4,5% con respecto a los 1,54 euros del mismo período de 2013. En Iberia, ese coste es de 2,10 euros al terminar marzo de 2014, lo que implica una caída del 17,6% sobre los 2,55 euros de un año antes. Este espectacular recorte tiene que verse incrementado notablemente en los próximos meses, una vez que entren en las cuentas las reducciones salariales pactadas por la línea aérea con pilotos, tripulaciones de cabina y personal de handing.

Sobre British Airways, el consejero delegado de IAG comentó a los analistas que "registró una pérdida de las operaciones de 5 millones de euros durante el trimestre, frente a la pérdida de las operaciones de 72 millones de euros en 2013. La aerolínea ha incrementado su capacidad dentro de un entorno de costes controlado y se ha beneficiado de la eficiencia de sus nuevos aviones Airbus 380 y Boeing 787". Ya se ha visto que la reducción de costes de personal ha sido mucho más intensa en Iberia que en British, pero la compañía británica se ha beneficiado de mayor capacidad de generar beneficios de los aviones nuevos que ha ido incorporando a su flota, ya que son capaces de reducir el coste unitario total por pasajero transportado, debido al menor consumo de combustible y menores gastos de mantenimiento.

Los analistas en el foco de mira

A este respecto, los directivos de IAG han dicho a los analistas que en los próximos meses habrá una decisión firme sobre la renovación de flota de Iberia, que según fuentes del sector tendrá en cuenta dos cosas: la eficiencia de los nuevos aparatos y su compatibilidad con la flota de British, sobre todo para los aparatos de mayor alcance, como son los Boeing 787 o los Airbus, de los que Iberia tiene una oferta para 12 nuevos aviones del modelo A-350. Con ello, Iberia logrará también un recorte de gastos adicional a medio plazo.

En cuanto a Vueling, Walsh comentó que la compañía generó una pérdida por operaciones de 30 millones de euros en el primer trimestre de 2014, aunque y consiguió contener los números rojos, a pesar de incrementar la capacidad. "La aerolínea -dijo- continúa creciendo y concentra su expansión en el sur de Europa". Todo esto, en cifras concretas, supone que Vueling incrementó sus ingresos entre enero y marzo últimos en un 21,7%, mientras que los gastos lo hicieron en un 19,8%, lo cual supuso un aumento de 1,7 puntos en su margen de rentabilidad sobre ingresos, y ello a pesar de que dicho ratio sigue siendo negativo, debido fundamentalmente al impacto que tienen el fuel y los costes de alquiler de aviones en las nuevas rutas abiertas. Y no hay que olvidar que la compañía ha puesto en servicio nuevos enlaces entre Francia y Catania, Sevilla y Malta y algunos otros enlaces con destinos griegos e italianos.

En resumidas cuentas, parece que todo esto ya lo han dado por asumido los mercados. Los inversores creen firmemente en una fuerte mejora de las cifras de Iberia. En el corto plazo, debido a los incrementos de rentabilidad que le darán los recortes de gasto de personal por pasajero transportado, y en plazos más largos, por la entrada en servicio de aviones más eficientes. Vueling irá abandonando las pérdidas operativas a medida que consolide sus nuevas aperturas de rutas y vaya ajustando los nuevos ingresos a unos niveles de costes más rentables. British Airways, por su parte, debe hacer un esfuerzo adicional, ya que su reconversión de costes de personal fue realizada ya entre 2012 y 2013, y su renovación de flota también ha sido decidida antes que la de Iberia.

En este punto, quizás merezca la pena detenerse un momento en la afirmación que hizo Walsh en su presentación a los analistas internacionales, a los que comentó que para los próximos meses Iberia podría asumir un mayor protagonismo en el crecimiento del holding hacia nuevas rutas de largo alcance entre Europa y el mercado asiático.

Hasta ahora, Iberia había sido el protagonista del mercado iberoamericano, donde goza de una gran experiencia, mientras que British prácticamente copa los enlaces con destinos asiáticos. ¿Considera IAG que puede ser más rentable que Iberia sea el operador en los nuevos destinos asiáticos en contraposición a British? ¿Significa eso que el crecimiento previsto de ese mercado no puede ser absorbido sólo por la compañía británica y debe compartirlo con la española? Sea cual sea la respuesta a esas preguntas, lo que está claro es que el mensaje transmitido a los inversores es que Iberia tiene una capacidad de mejora de resultados muy notable en los próximos meses y años.

Para 2014, los directivos de IAG ya han dicho que esperan una mejora de 500 millones de euros en la cifra del beneficio por operaciones del conjunto del año, hasta llegar a los 1.270 millones de euros. El consenso del mercado apostaba por un anuncio de hasta 1.350 millones, pero esa pequeña diferencia no justifica la caída que sufrió el valor el día que presentó los resultados trimestrales y plasmó sus vaticinios para el conjunto del año. Todo parece indicar que los mercados esperan algún esfuerzo adicional de British Airways y aguardan también a ver cómo evolucionan los problemas cambiarios en algunos países iberoamericanos.

Venezuela

Su influencia en las cuentas del grupo queda patente, por ejemplo, cuando IAG señala en su documentación oficial que "tras la instauración del nuevo régimen cambiario aplicable a las aerolíneas por parte del gobierno venezolano, Iberia ha registrado las ventas locales de billetes a un tipo medio de 10,7 bolívares por dólar estadounidense. Iberia sigue gestionando su exposición a la divisa y la posición de efectivo en bolívares no se ha incrementado desde finales de año. Iberia continúa trabajando junto con las autoridades en relación a los plazos y el tipo de cambio aplicables a la repatriación de fondos mantenidos en Venezuela. Cualquier importe histórico que se repatríe a un tipo de cambio superior a 6,3 bolívares por dólar estadounidense se traducirá en un deterioro de la posición de tesorería mantenida". Es decir, que de la actitud que muestre el gobierno de Venezuela depende una parte (pequeña, eso sí) de la caja real en manos de Iberia.

Por cierto, que a 31 de marzo último, la posición de tesorería de IAG se situaba en 4.004 millones de euros (2.833 millones a marzo de 2013). Esta cifra integra los 2.471 millones de euros de British Airways, 734 millones de Iberia, 602 millones de euros de Vueling y 197 millones de euros de la matriz y sociedades holding. "La posición de tesorería del grupo -dice IAG- también incluye unos fondos equivalentes a 217 millones de euros de efectivo restringido, de los cuales 184 millones de euros han sido reconocidos por el Banco Central de Venezuela al tipo oficial de 6,3, pero todavía no han sido repatriados. El plazo necesario para repatriar efectivo ha pasado a ser de 15 meses". El riesgo real sobre la caja del grupo no sobrepasaría, pues, los 70 millones de euros en total, dependiendo del cambio que aplique Venezuela finalmente a la repatriación de beneficios.

 

 

 

Artículos relacionados