La compra del ne­gocio de tar­jetas de Citibank le otor­garía una cuota de mer­cado del 7%, en línea con la que tiene Caixabank

El Popular se declara banco de las pymes ante el agresivo envite de la competencia

El con­sejo se ajusta a 15 miem­bros con el tras­paso del re­pre­sen­tante de Allianz al con­sejo in­ter­na­cional y de José Ramón Rodríguez a Unión Europea de Inversiones

Banco Popular
Banco Popular

La reivin­di­ca­ción del Banco Popular como el banco de la pe­queñas y me­dianas em­presas ha sido una cons­tante du­rante años, pero la de­fensa de su papel en este seg­mento de ne­gocio cobra mayor im­por­tancia en estos mo­mentos en el que los grandes gru­pos, como el Santander, anun­cian planes para abrirse un hueco en ese mer­cado. Tal vez por ello, el pre­si­dente del Popular, Ángel Ron, ha apro­ve­chado la junta de ac­cio­nistas de este año para de­clarar "territorio na­tu­ral" el ne­gocio de pymes y es­grimir que siempre han es­tado al lado de las em­pre­sas, con in­de­pen­dencia de la co­yun­tura. Además, Ron ha de­fen­dido la ope­ra­ción de compra de al­gunos ne­gocio de Citibank, como el de tar­je­tas, ya que les apor­tará una cuota su­pe­rior y en línea con grandes grupos como Caixabank. Al mismo tiempo, el banco ha ajus­tado su con­sejo a 15 miem­bros con la en­trada del me­xi­cano Antonio del Valle y la re­ubi­ca­ción de los dos con­se­jeros que re­nun­ciaban a su cargo para ade­cuarse al cambio de es­ta­tu­tos.

Banco Popular no está dispuesto a que los grandes grupos logren pescar en el principal caladero de su negocio, el de las pequeñas y medianas empresas (pymes), a pesar de la ofensiva lanzada por algunos de los grandes grupos en las últimas semanas, como es el caso del Santander. El presidente del Popular, Ángel Ron, se ha mostrado rotundo ante los accionistas de su grupo al advertir que son "un banco de empresas, sobre todo pequeñas y medianas. Es nuestro territorio natural, es nuestro modelo de negocio y así va a continuar siendo".

Más allá de las declaraciones puntuales de Ron o del consejero delegado del Popular, Francisco Gómez, en línea con lo que siempre se ha mantenido desde la entidad, el Popular incluye en su informe anual algunos datos muy diferenciadores con la competencia. Por un lado, su especialización en pymes les confiere una exposición del 47%, frente al 15% que tiene la banca europea y el 13% del resto de bancos españoles.

La diferencia también es significativa en la exposición al total de empresas, ya que el Popular acumula un 66%, frente al 51% de los bancos europeos y el 43% de sus competidores nacionales. "Tenemos una ventaja competitiva frente a los demás competidores, conocemos muy bien la actividad empresarial y estamos con la empresa siempre, tanto en los tiempos de bonanza como durante la crisis", sostiene Ángel Ron.

El consejero delegado del Banco Popular, Francisco Gómez, también ha incidido en esa ventaja durante el arranque del ejercicio al señalar que están repitiendo, respecto a las línea del Instituto de Crédito Oficial (ICO), "la primera posición en estos tres primeros meses del presente ejercicio, a pesar de todos los anuncios que manifiestan estar realizando nuestros competidores".

 

Tarjetas y rentas altas

Las negociaciones exclusivas para la adquisición de la red de oficinas minorista de Citibank en España y su negocio de tarjetas ha planeado, como era lógico, sobre la junta de accionistas del Banco Popular. Aunque sus responsables han mostrado las mayores cautelas ante un proceso que se podría cerrar a finales de mes, el presidente del Popular ha destacado a preguntas de algunos accionistas (no se ha sometido en esta ocasión a los periodistas, a diferencia de otras juntas) que hay un gran interés en el negocio de tarjetas de la filial del grupo estadounidense, ya que supone un 10% de la cuota del negocio revolving, donde su entidad apenas tiene presencia. Además, en conjunto, los 1,1 millones de plásticos del Citibank en España, elevaría su cuota en el negocio de tarjetas a cerca del 7%, casi su cuota natural, y en línea con Caixabank, la tercera entidad en esta línea de negocio.

Tanto las pymes como este segmento de negocio, ligado al consumo y rentas de cierto poder adquisitivo, son los pilares en los que quiere el Popular basar su oferta en estos momentos de incipiente recuperación económica, ya que los particulares retail no generarán atractivo hasta unas mejores condiciones de la economía, una rebaja de impuestos y una mejora significativa del mercado de trabajo, según reconocen fuentes de la propia entidad.

 

Ajuste del consejo

Tal y como estaba previsto, la junta de accionistas ha aprobado el cambio de los estatutos para reducir el número máximos de consejeros a 15 y el nombramiento del empresario mexicano Antonio del Valle como nuevo miembro del máximo órgano de gobierno del Banco Popular.

Todo ello ha sido posible con la renuncia de dos consejeros, ya que el consejo de administración del Popular llegaba a esta junta con un total de 16 consejeros al que habría que sumar la incorporación de Antonio del Valle, socio estratégico con un 6% del capital y para los planes de expansión en México del banco español.

Jan-Olof Richard Carendi, representante de Allianz en el consejo del Popular, deja su puesto y pasa a forma parte del consejo asesor internacional del banco, según fuentes consultadas de la propia entidad. Eso sí, el máximo responsable de Allianz en España, Vicente Tardío, ha sido reelegido para un nuevo mandato de cuatro años, al igual que el propio Ángel Ron y el ex consejero delegado Roberto Higuera.

José Ramón Rodríguez García es el otro consejero que ha renunciado a su cargo justo el mismo día de la junta, aunque de forma inmediata ha encontrado acomodo como nuevo presidente de Unión Europea de Inversiones, las antiguas ‘populararinsas", tras la renuncia presentada por el hasta ahora presidente de esta sociedad, Vicente José Pérez Jaime.

Unión Europea de Inversiones tiene un puesto en el consejo de administración del Banco Popular, gracias a las más de 63 millones de acciones que tiene (un 3,084% del capital). Esta sociedad es la única que está obligada a notificar su participación individual dentro de la Sindicatura de Accionistas, que controla el 8,223% del capital del Banco Popular, aunque portavoces oficiales del banco que preside Ángel Ron negaban en el transcurso de la junta de accionista relación alguna entre el dimitido consejero Rodríguez García y la Sindicatura de Accionistas, el verdadero núcleo duro de la entidad.

 

Artículos relacionados