EL MONITOR DEL DÍA

Latinoamérica: la Alianza del Pacífico refuerza su ofensiva comercial conjunta

El fo­mento de la ac­ti­vidad tu­rís­tica tendrá es­pe­cial pro­ta­go­nismo en las ini­cia­tivas in­ter­na­cio­nales del grupo du­rante 2014

alianza_pacifico
alianza_pacifico

La Alianza del Pacífico re­do­blará en 2014 su ofen­siva co­mer­cial e in­ver­sora con­junta, en busca de una mayor efi­cacia y efi­ciencia como bloque a la hora de abrir mer­cados y captar opor­tu­ni­dades para atraer ca­pital ex­te­rior. Las en­ti­dades de pro­mo­ción global de Chile, Colombia, México y Perú, cuatro países que ya han co­men­zado a uni­ficar al­gunas em­ba­jadas en el ex­te­rior, han asu­mido la mi­sión de im­pulsar de forma común las ex­por­ta­cio­nes, la cap­ta­ción de in­ver­sión ex­tran­jera di­recta (IED) y el tu­rismo in­ter­na­cional en los países de la Alianza del Pacífico, un bloque al que en muy poco tiempo se su­mará Costa Rica como socio de pleno de­recho y al que ya Panamá llama ya a las puer­tas.

Panamá da un paso decisivo para su incorporación al bloque tras la inminente entrada de Costa Rica

Durante el presente año, las entidades oficiales ProChile, Proexport Colombia, ProMéxico y PromPerú desarrollarán una cargada agenda  de trabajo con cerca de 40 actividades en 18 países (Alemania, Japón, Turquía, Rusia, Canadá, China, Corea del Sur, México, Perú, Colombia, Taiwán, Holanda, España, Australia, India, Francia, Emiratos Árabes Unidos y Suiza) para estimular conjuntamente la entrada en nuevos mercados, la captación de IED y la promoción del turismo en la costa americana del Pacifico. Estas actividades, algunas de gran interés para las compañías españolas con intereses en Latinoamérica y/o con voluntad de desembarcar allí, incluirán macrorruedas empresariales, foros, seminarios en nuevos mercados y ferias internacionales (con énfasis en el sector agroindustrial).

Así, los próximos 19 y 20 de junio se celebrará en Puerto Vallarta (Jalisco, México), la II Macrorrueda de Negocios, con el objetivo de incentivar las exportaciones de los países de la Alianza y potenciar las existentes con Asia-Pacífico. El evento, que busca impulsar el desarrollo económico de las pymes de la región hacia la economía mundial, contará con la participación de México, Colombia, Costa Rica, Chile y Perú y estará  especialmente orientada a ampliar la llegada de las compañías de estos países a los mercados de China, Japón y Corea del Sur. En el encuentro, al que se prevé que asistan empresas de esos tres países asiáticos, se espera la presencia de 480 importadores foráneos y la realización de 3.840 citas de negocios para promover el intercambio comercial. La Alianza busca notablemente la participación de pymes en esas macrorruedas, ya que uno de sus objetivos es la internacionalización de ese tipo de compañías, involucrando a nuevos protagonistas en el comercio interregional.

La I Macrorrueda de Negocios, celebrada en Cali (Colombia) en junio del año pasado, se saldó con un volumen total de 116 millones en expectativas de contratos comerciales y más de 3.500 citas de negocios. En el evento, que perseguía promover el comercio interregional y potenciar encadenamientos productivos, participaron 722 empresarios, entre exportadores y compradores, procedentes de Chile, Colombia, México y Perú, que cerraron negocios por 3,8 millones de dólares en los sectores alimentario, manufacturero, textil y servicios. El evento atrajo a 486 empresas exportadoras y a 236 compradoras de los cuatro países.

Emprendimiento, innovación y turismo

Asimismo, la Alianza llevará a cabo este año en Colombia el II Foro de Emprendimiento e Innovación LAB4+,  para dar continuidad a la primera y muy exitosa versión que se realizó a finales del 2013 en Santiago de Chile. Y. además de la participación conjunta en ferias internacionales como Sial China, Sial París y Seoul Food, entre otras, los países de la Alianza promoverán de forma especial este año su sector turístico, a través del  I Encuentro de Tour Operadores para el diseño de productos y paquetes turísticos y del desarrollo de la I Macrorrueda de Turismo. Los países del área tienen muy claro que la actividad turística está llamada a ser una de sus palancas de crecimiento.

Una vez puesta en marcha en 2012 la primera oficina comercial conjunta en Estambul (Turquía), para  2014 se ha anuncia la apertura de una nueva oficina de este tipo en Casablanca (Marruecos), lo que da idea también del interés del grupo por estar presente en el arco sureste del Mediterráneo.

El objetivo para 2014 es reforzar el desarrollo de actividades que incentiven las exportaciones, que impulsen la atracción de Inversión Extranjera Directa (IED), que estimulen la internacionalización de las empresas nacionales y que relancen el turismo hacia los cuatro países socios.

A menos de dos años de su constitución oficial,  la Alianza ha llevado ya a cabo actividades de promoción conjunta en más de 22 mercados y sólo en 2012 impulsó 41 actividades con la participación de 5.858 empresarios. El año pasado, además de la asistencia de 334 compañías de 14 países a la cita empresarial paralela a la VII Cumbre Presidencial de la Alianza, el grupo celebró en Nueva York un encuentro con altos ejecutivos de corporaciones de EEUU que contó con la presencia de los presidentes de Chile, Colombia y Perú y del secretario de Economía de México. Además, el bloque lanzó una iniciativa para fomentar la innovación (una de las grandes carencias del área junto a las infraestructuras) con la organización de I Foro LAB 4+, laboratorio de ideas de cuatro países.

Asimismo, y a partir de la estrecha cooperación en la promoción económica y comercial de las cuatro agencias nacionales, se desarrollan planes, estrategias, intercambios de experiencias, actividades de desarrollo conjunto, apertura de oficinas comerciales y otros mecanismos que permiten dar a conocer las ventajas de la Alianza y las oportunidades de negocio en un bloque que es ya la sexta economía mundial y que aglutina el 36% del PIB de Latinoamérica y la parte del león de la llegada de IED al área (más de 70.000 millones de dólares en 2012). Para su ofensiva de visibilidad en el exterior, la Alianza cuenta, además, con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) como principal aliado en las actividades de promoción. La entidad no sólo ha brindado respaldo técnico y financiero desde el comienzo, sino que ha elaborado un estudio de encadenamientos productivos que identifica oportunidades de negocios.

Uno para todos y todos para uno

De forma colateral al esfuerzo de las cuatro agencias de promoción de los países miembros, los presidentes de las Cámaras de Comercio de Bogotá, Santiago y Ciudad de México, acaban de rubricar un Memorando de Entendimiento con el fin de promover la Alianza en el sector empresarial. El acuerdo suscrito otorga gran importancia al intercambio de conocimiento y mejores prácticas empresariales, así como al desarrollo de espacios de relación e intercambio comercial. Está sustentado en tres ejes fundamentales: la sensibilización e información para los empresarios a través de foros internacionales que se llevarán a cabo en cada país y la realización de misiones tecnológicas sectoriales y de networking; el lanzamiento de un programa de capacitación en compras públicas, con el propósito de que las empresas de los países de la Alianza participen en licitaciones y la atracción de inversión a través de misiones de posicionamiento de marca-región. Las Cámaras quieren garantizar a los empresarios un apoyo permanente mediante los programas y proyectos que se gestionen a través del acuerdo.

Además, el bloque ha lanzado recientemente una iniciativa para crear un comité destinado a impulsar inversiones y servicios, al objeto de facilitar que el sector privado pueda participar directamente en el proceso de integración. Este comité podrá presentar requerimientos o sugerencias para la eliminación de barreras que dificulten negociaciones de inversión. Si el recién creado Comité Conjunto Mixto sobre Servicios e Inversión considera que la medida o necesidad reportada por el sector privado afecta o de alguna manera obstaculiza el clima de inversión se podrá evaluar el tema con las autoridades competentes de cada país y, de ser el caso, adoptar acciones concertadas.

La Alianza del Pacífico, que se define a sí misma como un proceso de integración profunda que busca avanzar progresivamente hacia la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas, mantiene además trabajos a nivel técnico en áreas diferentes a los aspectos del Protocolo Comercial, entre las cuales se encuentran cooperación, mejora regulatoria, propiedad intelectual, movilidad de personas, facilitación del tránsito migratorio y asuntos institucionales,  ha reforzado especialmente el grupo de trabajo de pymes, cuyo mandato es trabajar conjuntamente para que las pequeñas y medianas empresas de la Alianza se beneficien del proceso de integración. Un comité de expertos analizará las propuestas del Consejo Empresarial de la Alianza y buscará implementar las recomendaciones presentadas por los representantes del sector productivo para mejorar la integración a nivel empresaria. Mientras, el grupo de relación externa diseña las estrategias y agendas para aumentar la vinculación con los países observadores y terceras naciones.

Más relación con las naciones observadoras

En este marco, a comienzos de abril, los representantes del Grupo de Relación Externa de la Alianza se reunieron con un primer grupo de estados observadores para dar inicio a actividades de vinculación. En esta oportunidad los delegados de los cuatro países miembros se reunieron con los nueve países observadores que habían manifestado ofertas concretas de trabajo y cooperación con la Alianza (España, Australia, Canadá, China, Corea del Sur, EEUU, Francia, Japón y Nueva Zelanda). El principal objetivo de la cita fue identificar posibles áreas de trabajo conjuntas enfocadas a los pilares de la Alianza y diseñar una agenda con temas de cooperación en Ciencia y Tecnología, Educación, Infraestructura, Medio Ambiente y Pymes.

En la pasada cumbre de la Alianza en Cali, el grupo, además de decidir mecanismos de relación más flexibles con los países que son actualmente observadores en el bloque, incorporó a cinco nuevos países como observadores. Así, a día de hoy, y teniendo en cuenta la situación especial de Costa Rica (en proceso de adhesión) y Panamá (candidato a la adhesión), los observadores se elevan a 30: por parte americana están además EEUU, Canadá, Honduras, Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala** y los socios del Mercosur Paraguay y Uruguay y, por parte europea, España, Francia, Portugal, Alemania, Holanda, Reino Unido, Italia, Suiza y Finlandia. La zona de Asia-Oceanía está representada por Australia, Nueva Zelanda, Japón, Corea del Sur, China, Turquía, India, Singapur e Israel y países como Indonesia tienen interés en ingresar. Por África, de momento, está **Marruecos.

Tras la previsible entrada oficial de Costa Rica a inicios de 2015 (el país está ya en pleno y avanzado proceso de incorporación), Panamá será con toda probabilidad el país que se convierta en sexto miembro de pleno derecho de la Alianza. El país del Canal acaba de firmar un Tratado de Libre Comercio (TLC) con México que le acercará de forma casi definitiva al grupo, una vez que los Congresos de ambos países aprueben el tratado y que éste sea ratificado por el Congreso colombiano. Perú, Colombia y México ya han manifestado que apoyarán a Panamá para su ingreso a la Alianza.

Panamá, que junto a Costa Rica participa desde el principio en calidad de observador en la Alianza, fue el primer país que solicitó su incorporación como miembro, algo que aún no se ha podido concretar por algunos litigios, especialmente con Colombia. Bogotá considera que el país del istmo aún no ha resuelto algunas cuestiones como el contencioso aduanero por la Zona Libre de Colón, cuyo principal mercado es Colombia y Venezuela. En lo referente a su sistema financiero, Panamá hace varios años que ha dejado de ser considerado paraíso fiscal y financiero para el lavado de dinero, tras elevar los requerimientos a su banca, por lo que esa delicada situación, que le alejaba de la Alianza, ha dejado de ser teóricamente un obstáculo.

Durante la reciente firma del TLC con México, el presidente panameño, Ricardo Martinelli, aprovechó para promocionar a su país como sede de la Alianza. "Panamá sería la sede natural de la Alianza del Pacífico: estando ubicada en un punto intermedio entre México y Chile, qué mejor lugar para poder atender las necesidades y las capacidades de todos", indicó, no sin resaltar el impulso económico que supondrá el nuevo Canal  para un país que se moderniza a pasos de gigante y que semanas atrás inauguró el primer metro de Centroamérica, construido por la española FCC y la brasileña Odebrecht, con un coste de 1.460 millones de euros. Así las cosas, Panamá tiene todo a su favor para ingresar en el bloque una vez se haya completado la entrada de Costa Rica, que en la pasada cumbre de la Alianza firmó el protocolo de adhesión y formalizó la hoja de ruta para la adhesión definitiva.

 

Artículos relacionados