Deoleo abandona los ‘números rojos'

Los ne­go­cios de Deoleo evo­lu­cionan mejor de lo que re­fleja la co­ti­za­ción de sus ac­ciones que, en los dos pri­meros meses de 2014, ha re­tro­ce­dido un 15%. El grupo, que quiere cam­biar en 2014 el con­cepto del ne­gocio del aceite de oliva para con­ver­tirlo en global en toda la ca­dena de va­lor, ob­tuvo en el pa­sado 2013 un Ebitda de 80 mi­llones de eu­ros, con un margen sobre ventas del 10%, que ha de­jado claro que ha re­cu­pe­rado la ren­ta­bi­li­dad, en la se­gunda mitad del ejer­ci­cio. Así, ob­tuvo un be­ne­ficio neto de 20 mi­llones de eu­ros, tras unas pér­didas de 245,6 mi­llones en 2012.

Las medidas de eficiencia puestas en marcha por la compañía (reforma en modelo de suministro, reducción del 11% en la plantilla, etc.) han generado ahorros que han facilitado la gestión, como refleja el hecho de en el pasado año la deuda financiera se rebajara en 152 millones de euros (un 24%), con flujos de caja ordinarios, gracias a la mejora en la gestión de circulante. Al cierre de 2013, la deuda neta era de 472 millones. A la vista de la evolución de las cifras del grupo aceitero en los últimos tiempos, sus acciones se presentan como una opción que gana interés a medio plazo. Además, algunos bolsistas consideran que, tras su saneamiento, será el blanco de algún movimiento corporativo.

Artículos relacionados