Los seis ma­yores grandes grupos su­peran con creces los 100.000 mi­llones de ac­tivos en el ne­gocio do­més­tico, con Caixabank a la ca­beza

La subasta de Catalunya Banc abre un hueco en medio del ranking de los 14 bancos

Kutxabank se haría con el oc­tavo puesto del grupo ca­ta­lán, pero su be­ne­ficio anual es la mitad del lo­grado por Bankinter

Sede de Catalunya Banc
Sede de Catalunya Banc

En plena lle­gada de los co­no­cidos como hom­bres de ne­gro, los re­pre­sen­tantes de la troika para su­per­visar la salud del sector fi­nan­ciero es­pañol aunque ya se dio car­pe­tazo al res­cate del sec­tor, la banca es­pañola se en­frenta a la des­apa­ri­ción de, al me­nos, una en­ti­dad, de las 14 ma­yores que han re­sis­tido todo el pro­ceso de con­cen­tra­ción. La ad­ju­di­ca­ción o subasta de Catalunya Banc abrirá un hueco justo en medio del ran­king de en­ti­dades por total de ac­tivos y pone en cues­tión si se po­drán man­tener al­gunas con un menor ta­maño. Tan sólo los seis ma­yores grupos su­peran de ma­nera hol­gada los 100.000 mi­llones de euros de total de ac­tivos en el ne­gocio do­més­tico y por de­trás se si­túan el resto con una di­fe­rencia sus­tan­cial. El sép­timo puesto en esa cla­si­fi­ca­ción sería para Unicaja con la in­te­gra­ción de Banco CEISS, con unos 79.000 mi­llo­nes, y Kutxabank se haría con el oc­tavo puesto del grupo ca­ta­lán, pero con un be­ne­ficio que su­pone la mitad del lo­grado por Bankinter, con menor ta­maño por el total de ac­ti­vos.

El cierre oficial del rescate bancario, en estos días en los que los representantes de la troika vuelven por tierras españolas para supervisar la situación actual, no supone el final de la reordenación total del sector, ya que aún queda por adjudicar o vender Catalunya Banc, entidad nacionalizada y cuyas dos anteriores colocaciones por parte del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) fueron canceladas casi en el último momento, ante la ausencia de ofertas firmes competitivas.

Si el grupo bancario catalán acabara en manos de algunos de los actores ya presentes en el mercado español, como es el caso de Caixabank o Santander, el número de entidades significativas se reduciría a 13, de las 14 actuales, y supondría un mayor distanciamiento entre los grandes grupos por activos y aquellos con una dimensión más mediana, aunque la evolución de su negocio pueda ser más positiva en el terreno doméstico que aquellos con mayor tamaño.

Caixabank lidera, con datos al cierre de 2013, la primera posición por activos en España, con 340.190 millones de euros, superando al BBVA, que ha visto disminuir su total de activos hasta los 336.000 millones. La tercera posición sería para Santander, con cerca de unos 281.000 millones tras la integración de Banesto, y en el cuarto puesto estaría la nacionalizada Bankia, con 251.472 millones frente a los 282.310 millones de euros de activos que tenía al cierre de 2012. Ya por debajo, estarían Banco Sabadell (163.441 millones de euros, con las últimas integraciones) y Banco Popular (147.851 millones, al cierre de 2013).

Disputa por el séptimo

La disputa por el séptimo puesto en el escalafón de la banca española parece que se ha desatado después de que la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, se arrogara esa posición en al última junta de accionistas, tras esgrimir que su entidad había logrado el tercer mayor beneficio antes de impuestos (297 millones de euros) en el negocio puramente doméstico.

Incluso, la primera ejecutiva de Bankinter dio mayor peso a sus argumentos para medirse con los seis mayores grupos al indicar que su beneficio antes de impuestos (297 millones de euros) era el tercero más elevado, tan sólo por detrás del Banco Popular (855 millones de euros) y el Banco Sabadell (343 millones).

Sin embargo, el total de activos de Bankinter (55.135 millones de euros al cierre de 2013) mantiene a esta entidad como la tercera más pequeña por el total de activos en el mercado doméstico, tan sólo por encima de Liberbank (44.546 millones) y BMN (52.892 millones, al cierre del segundo trimestre de 2013, según los últimos datos disponibles).

No obstante, el séptimo puesto por el total de activos sería para Unicaja con la integración de Banco CEISS (en solitario, la cifras de la entidad presidida por Braulio Medel tan sólo ascienden a cerca de los 42.000 millones al cierre de 2013). Incluso, el beneficio individual de la entidad malagueña, incluso después de impuestos, se situaría en los 72 millones de euros.

Kutxabank, el grupo formado por las tres cajas vascas más la cordobesa Cajasur, sería la más beneficiada de la desaparición de Catalunya Banc con la integración en alguno de los grandes grupos, ya que se situaría en el octavo puesto por el total de activos (unos 64.000 millones de euros). No obstante, su beneficio neto en 2013 (108 millones de euros) es prácticamente la mitad del obtenido por Bankinter, pese al menor tamaño.

La pregunta es qué puede ocurrir con esas entidades de una dimensión más reducida y a las que algunos expertos auguran una nueva oleada de concentraciones para tener un tamaño crítico para poder mantenerse en un sector mucho más concentrado.

Todavía está por que se clarifique el futuro de NGC Banco tras acabar en manos del grupo venezolano Banesco, con un total de activos de unos 56.700 millones de euros (al cierre del tercer trimestre, según los últimos datos disponibles) y un beneficio atribuido de 61 millones en igual periodo.

De igual manera, Ibercaja Banco, en plena integración de Caja 3, aún no ha ofrecido cifras conjuntas del grupo, aunque todas las clasificaciones le otorgan en conjunto un discreto noveno puesto (con Catalunya Banc sin ser adjudicada) con unos 64.000 millones de euros en el total de activos. Eso sí, Ibercaja, de manera individual, se mantenía en los 41.796 millones de activos al cierre del primer semestre de 2013, según los últimos datos oficiales ofrecidos por la entidad que preside Amado Franco.  

 

Artículos relacionados