DESDE EL PARQUET

El techo de Grifols por encima de 50 euros

Las ac­ciones de Grifols pa­recen dis­puestas a ini­ciar, en cual­quier mo­mento, un nuevo tramo al­cista. Los bol­sistas co­mentan que el valor cuenta con po­ten­cial para su­pe­rar, en un plazo ra­zo­na­ble, la ba­rrera de los 50 eu­ros, tras co­nocer que el re­sul­tado del pro­ceso de re­fi­nan­cia­ción de la deuda, de 5.500 mi­llones de dó­la­res, ha su­pe­rado hol­ga­da­mente las ex­pec­ta­tivas más op­ti­mis­tas. Explican que el ahorro ge­ne­rado, que se es­tima re­pre­senta un re­corte de casi 50 mi­llones de dó­lares en costes fi­nan­cie­ros, pues ac­tual­mente el tipo medio de fi­nan­cia­ción de la deuda se ha si­tuado por de­bajo del 3,5%, frente a algo más del 5,5% an­te­rior y del 4% es­ti­mado.

Por una parte, los bancos acreedores (BBVA, BNP-Paribas, Deutsche Bank, HSBC, Morgan Stanley y Nomura) han aceptado nuevas condiciones y plazos para las amortizaciones de la deuda. Así, la compañía en 2020 deberá afrontar un vencimiento de 700 millones de dólares al tipo del  Libor más 250 puntos básicos y en 2021 deberá atender el vencimiento de otros 3.800 millones de euros, con un tipo de 300 puntos básicos sobre el Libor.  Y el proceso de refinanciación se completa  con la emisión de bonos realizada el pasado 5 de marzo,  con vencimiento en 2022 y al tipo del 5,25%, por importe de 1.000 millones de dólares, para amortizar anticipadamente la emisión de bonos por 1.100 millones de dólares, realizada el pasado 21 de enero de 2011, con un interés del 8,25%.

Un resultado que obligará a revisar al alza las previsiones de la compañía y, consecuentemente, el precio objetivo de sus acciones. Los expertos estiman que a las buenas estimaciones que tiene la compañía para los próximos tiempos habrá que sumar el impacto de la rebaja de costes financieros que supone esta refinanciación, que reforzará los resultados, máxime tras la adquisición de la unidad de diagnóstico de Novartis realizada el pasado noviembre. La impresión general es que la compañía podría anunciar en los próximos meses una nueva política de dividendos, ya que la previsión es que en un plazo de unos cuatro años duplicará el beneficio. En 2014, la cotización de Grifols, que consolida posiciones en puertas de sus máximos -en torno a 42 euros-, acumula una revalorización próxima al 18%, tras haber subido casi un 32% en 2013.  

 

 

Artículos relacionados