La UE y Estados Unidos han anun­ciado ya san­ciones eco­nó­micas que po­drían ser re­pli­cadas por Rusia

El conflicto en Crimea amenaza a uno de los primeros destinos exportadores de España fuera de la UE

Los sec­tores con más pre­sencia al otro lado de los Urales son bienes de equipo, in­fra­es­truc­tu­ras, ma­te­riales de cons­truc­ción y energía

Año Dual Hispano-rusia
Año Dual Hispano-rusia

El con­flicto de Crimea está ten­sando las re­la­ciones entre Rusia y Occidente y el con­si­guiente im­pacto sobre las cre­cientes re­la­ciones co­mer­ciales de ambos blo­ques pa­rece in­mi­nente. España se juega mucho en el en­vite y si el es­ce­nario se agrava, la ame­naza para un montón de sec­tores y em­presas que tienen grandes in­tereses en la prin­cipal re­pú­blica de la an­tigua Unión Soviética es pa­pable y cre­ciente. Empresas de bienes de equipo, in­fra­es­truc­tu­ras, ener­gía, ma­te­riales de cons­truc­ción, in­fra­es­truc­turas y ali­men­ta­rias tienen grandes in­tereses en Rusia y pe­lean por am­pliar­los. No en vano se trata de uno de los pri­meros mer­cados ex­por­ta­dores para España des­pués de la propia Unión Europea. En sen­tido in­verso, España se juega un montón de di­nero ruso que viene a España por la vía del gasto tu­rís­tico y, en ma­yores can­ti­da­des, a través de la compra de vi­vienda, sobre todo en la costa.

Muchas empresas nacionales están ya instaladas allí o están negociando hacerlo.  Son recientes los acuerdos de Talgo, Gestamp y Repsol  con empresas rusas. Sólo estas tres firmas cerraban en 2011 pactos por valor de 800 millones de euros. Talgo lograba un contrato de suministro con Ferrocarriles de Rusia, Repsol  creaba una empresa mixta con el grupo industrial ruso Alliance,  y Gestamp (dedicada a componentes de automoción), sellaba un acuerdo con la provincia de Leningrado para conseguir exenciones fiscales con el fin de construir una planta en la zona.

OHL es la constructora española que más obra desarrolla en la república que preside Vladimir Putin.  La española se prepara para pujar por uno de los proyectos de infraestructuras más grandes de ese país y el que será, si se lo adjudica, el mayor contrato constructor en la historia del grupo de Villar Mir: la ejecución de una enorme autopista en forma de anillo alrededor de Moscú. Una especie de  M-50 de Madrid pero con una longitud descomunal, casi 400 kilómetros, y un presupuesto total astronómico: 10.000 millones de dólares, (casi 8.000 millones de euros).

Actualmente OHL está desarrollando tres grandes proyectos de construcción en Rusia.  La línea ferroviaria Ural-Polar, consistente en la construcción de una vía férrea de 390 km de longitud, con un presupuesto de 1.500 millones de euros (sin IVA). El grupo se ha adjudicado también en Rusia la construcción del complejo turístico-deportivo Olimpic Flame, en Sochi, ciudad a orillas del Mar Negro en la que se han celebrado las competiciones de montaña de los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos de invierno de 2014.

Finalmente, OHL ŽS ha logrado el tercer proyecto del Grupo en Rusia al adjudicarse la construcción del Hotel Novosibirsk en la ciudad de Siberia del mismo nombre. Novosibirsk es la tercera metrópoli con mayor población de Rusia, detrás de Moscú y San Petersburgo, y también la tercera más visitada del país, además de centro económico, financiero y cultural de Siberia.

Dentro de lo que son grandes contratos, el año pasado, Técnicas Reunidas se adjudicaba un megapedido de más de 1.100 millones de euros para la refinería que Lukoil construye en Volgogrado, en Rusia. Con este proyecto, la compañía considera que refuerza su presencia en Rusia y su «compromiso» con Lukoil, la segunda mayor petrolera del país, además de dar un paso más en su internacionalización.

 

Este mismo mes, está previsto, por ejemplo, que Rusia abriera su enorme mercado a productos lácteos de nueve empresas españolas, eliminando así las restricciones impuestas desde 2013, y también se había producido avances para la exportación de vacuno español de cara a primeros de mayo.

De acuerdo con las cifras de la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Moscú, el volumen del comercio bilateral alcanzó los 11.000 millones de euros en 2012, pero la composición mejoró para España: el déficit comercial se redujo y la tasa de cobertura progresó.  Mientras las importaciones disminuyeron un 5%, las exportaciones rozaron los 3.000 millones de euros. Según la misma fuente, las ventas a Rusia han crecido un 37% desde 2010. Solo en 2012, se incrementaron un 18%, muy por encima del crecimiento medio (4%) de las exportaciones al mundo.

Actualmente, hay unas 120 empresas españolas implantadas en Rusia. No solo es probable que éstas operen mejor en los próximos años, sino que nuevas compañías se sumen a la aventura. La presencia es mínima comparada con Alemania, que cuenta con 6.000 o Francia, con 2.000.

**Alarmas disparadas **

Pero tras forzar la anexión de Crimea, la reacción de Europa y Estados Unidos ha disparado las alarmas. Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) tienen previsto aprobar sanciones dirigidas a los responsables de la escalada de tensión en la región ucraniana de Crimea. El Consejo de Exteriores discutirá si respalda una lista de personas, mayoritariamente de nacionalidad rusa, a las que se les congelarían sus activos en territorio

Con el objetivo final de aislar a Rusia de la comunidad internacional, Barack Obama anunció el lunes desde la Casa Blanca una serie de sanciones contra individuos concretos que Washington considera responsables de la actual crisis que se vive en Ucrania tras el referéndum llevado a cabo ayer y con el que Crimea se entrega a Rusia. El presidente de EEUU advirtió a Vladímir Putin que si no frena la escalada militar y anexionista se enfrentará "al aislamiento internacional". La Casa Blanca considera las sanciones impuestas contra Rusia las más duras adoptadas contra ese país desde el fin de la Guerra Fría.

Por su parte,  Tokio ha dicho que podría imponer sanciones contra Rusia  ante el "deplorable" reconocimiento de la anexión de Crimea a la federación rusa. "Japón suspenderá las negociaciones para facilitar los visados y no comenzará ni el acuerdo de inversión, ni el acuerdo para la prevención de las actividades militares de riesgo", ha declarado este martes el ministro de Exteriores nipón. Si la escalada de tensión va a más, los vetos y los aranceles recíprocos sobre ciertos productos podrían ponerse encima de la mesa.

 

Artículos relacionados