Bankia se anota la mayor re­duc­ción de em­pleos y ofi­ci­nas, lo que le per­mite com­pletar el pro­ceso de re­es­truc­tu­ra­ción dos años antes de lo pre­visto

Los grandes siete bancos del Ibex reducen sus redes un 6,47% y sus plantillas un 3,47% durante 2013

Sabadell es el único que se anota in­cre­mentos sus­tan­ciales por las in­te­gra­ciones de BMN-Penedés, Lloyds España y Banco Gallego

sucursales bancarias
sucursales bancarias

La me­jora de los be­ne­fi­cios anuales de lo siete bancos que co­tizan en el Ibex 35, o el re­torno a los mismos tras las pér­didas en 2012 de Bankia y Banco Popular, se ha visto acom­pañado por un con­ti­nuado ajuste de lo que se de­no­mina "capacidad ins­ta­lada" aunque con ritmos muy di­fe­ren­tes. Mientras que la red de ofi­cinas se ha re­du­cido en el úl­timo año en un 6,47%, las plan­ti­llas tan sólo han dis­mi­nuido en un 3,47%, con 13.615 em­pleos menos de los exis­tentes al cierre de 2012. La in­ten­sidad tam­bién varía según las en­ti­da­des. Bankia es la que mayor ajuste ha rea­li­zado tanto en em­pleo como en el cierre de ofi­ci­nas, lo que le ha per­mi­tido ce­rrar con dos años de an­te­la­ción el pro­ceso de re­es­truc­tu­ra­ción. En con­tra­po­si­ción, Banco Sabadell ha visto cómo em­pleados y su­cur­sales re­puntan du­rante un ejer­cicio en el que ha in­te­grado hasta tres en­ti­dades dis­tin­tas, mien­tras que la plan­tilla de Bankinter re­punta li­ge­ra­mente, por pri­mera vez en los úl­timos cuatro años.

Los principales bancos españoles, que ya han publicado sus cuentas anuales, han mantenido el ajuste de su tamaño durante 2013, ante una menor actividad bancaria, sobre todo en el mercado español, y para la digestión de las integraciones que la mayoría de las entidades han tenido que acometer en los últimos años. Eso sí, el mayor esfuerzo se ha centrado en la disminución de las redes, que ha supuesto el cierre de 2.380 sucursales en conjunto, un 6,47% menos de las que estas entidades sumaban en 2012.

Las plantillas, mientras tanto, se han ajustado tan sólo un 3,47% a lo largo del último año, lo que supone 13.615 empleos menos por parte de los que se consideran sanos, con la única excepción de Bankia. El grupo presidido por José Ignacio Goirigolzarri, debido al rescate recibido y los planes de reestructuración, es el que se anota la mayor disminución de personal y sucursales.

En concreto, Bankia ha disminuido su red de oficinas un 35,8% en el último año, con un millar de sucursales menos que al cierre de 2012. Desde las 3.000 oficinas con las que contaba al inicio del proceso de reestructuración, la entidad nacionalizada ha pasado a tener unas 1.900 al cierre de 2013, un 38% menos. A su vez, la plantilla del grupo presidido por Goirigolzarri ha mermado un 23,1%, desde los más de 20.000 empleados con los que contaba a finales de 2012 a menos de 15.400 trabajadores en 2013.

Algunas otras entidades, en plena integración de los bancos adquiridos en los últimos años, también han aplicado una importante disminución en su red de sucursales, pero con una incidencia muy inferior en el número de empleos. Caixabank es un claro ejemplo, ya que ha reducido en un 9,64% sus oficinas tras las absorciones de Banco de Valencia y Banca Cívica. El grupo presidido por Isidro Fainé contaba al cierre de 2013 con 5.730 sucursales, frente a las 6.342 que tenía un año antes. En cambio, la plantilla tan sólo se ha reducido en el último ejercicio en un 2,07%.

Banco Popular también ha disminuido su red un 9,3%, lo que supone 231 oficinas menos que un año antes y que sitúa el número final de sucursales en 2.244, la mayoría de ellas en España. Sin embargo, la plantilla del grupo presidido por Ángel Ron, tras la integración de Banco Pastor, tan sólo ha disminuido un 2,9% con la pérdida de 474 empleos respecto al cierre de 2012.

 

Menor incidencia

Los dos grandes bancos españoles, Santander y BBVA, también han ajustado su tamaño global, pero con menor incidencia que otros competidores. Santander, que ha integrado en España a Banesto y Banif, tan sólo ha reducido su red mundial en un 3,23%, aunque el ajuste realizado en el mercado doméstico es el que arroja ese descenso. Mientras tanto, la plantilla del grupo presidido por Emilio Botín se ha reducido en todo el mundo un 2%, hasta los 182.958 trabajadores.

BBVA ha aplicado en el último año un ritmo similar en el ajuste de su red mundial y su plantilla. Francisco González, su presidente, cuenta con 466 oficinas menos, un 5,84% por debajo de las 7.978 sucursales de 2012. El grupo de FG ha prescindido de 6.547 trabajadores en el último año, lo que supone un 5,6% menos en la comparativa interanual.

La diferencia entre los dos grandes es que los gastos de personal repuntan en el caso del BBVA, a pesar del mayor recorte, mientras que esos costes se reducen un 2,3% en el último año para el Santander.

 

Las excepciones

Banco Sabadell es el único banco que ha incrementado su red de oficinas (un 27,39%, hasta 2.418) y su plantilla (casi un 16%, hasta los 18.077 empleados). La causa radica en las integraciones que el grupo presidido por José Oliu ha acometido en el último ejercicio: la de BMN-Penedés y Lloyds España en el segundo trimestre y la de Banco Gallego en el último trimestre de 2013.

Precisamente, esta última operación sobre la antigua filial de las cajas gallegas es la que incrementa tanto el número de oficinas como el de trabajadores, ya que el Sabadell logró reducir las dos partidas en el tercer trimestre, con el cierre de 128 oficinas pertenecientes a BMN-Penedés en su red de Cataluña y Aragón.

Otro caso singular es el de Bankinter, que ha reducido su red en siete sucursales (1,33% menos) durante los últimos doce meses, pero su plantilla ha aumentado en 20 empleados, un 0,49% más que al cierre de 2012. Su consejera delegada, María Dolores Dancausa, se mostró muy satisfecha con este pequeño resultado, ya que es el primer repunte de trabajadores en los últimos cuatro años. Eso sí, desde 2010 la plantilla de Bankinter se ha reducido un 10% y la red de oficinas en un 8%.

 

Artículos relacionados