EL DESCALABRO NACIONAL

Otro muro para Europa

Sin acla­rarse aún por qué el juez Elpidio Silva fue sus­pen­dido

Elpido Silva
Elpido Silva

La Comisión Europea ha to­mado re­pre­sa­lias contra Suiza por sus planes con­sis­tentes en que quien no res­pete el prin­cipio de libre cir­cu­la­ción tam­poco tendrá ac­ceso a las ven­tajas eu­ro­peas. Los es­tu­diantes e in­ves­ti­ga­dores serán ex­cluidos de los pro­gramas Erasmus y Horizonte 2020 si Suiza in­siste en re­chazar la libre cir­cu­la­ción a Croacia, el úl­timo país in­te­grado en la UE. La ne­ga­tiva de los suizos coin­cide con una ola de po­pu­lismo, ra­cismo y xe­no­fobia que se ex­tiende por el Continente sin ce­sar. Y tam­bién coin­cide con el hecho de que 30.000 sub­saha­rianos están pre­pa­rando el salto a Europa por Ceuta y Melilla, dos ciu­dades bajo enorme pre­sión mi­gra­to­ria, según un in­forme de los ser­vi­cios de in­te­li­gencia es­paño­les.

Los "desembarcos" están siendo preparados por organizaciones criminales que explotan sin piedad a los que quieren huir. Por facilitar la entrada a nado o en flotadores les cobran de 25 a 40 euros. Si se realiza en pequeñas embarcaciones, 1.000 euros. Si en el falso fondo de un vehículo, entre 3.000 y 4.000 euros. Por conseguir un pasaporte falso les cobran 6.000 euros.

Las informaciones sobre la "invasión" colaboran a crear un clima favorable al racismo en toda Europa y a la absoluta falta de solidaridad y humanitarismo con los países más necesitados de la ayuda internacional. Es cierto que la economía europea no está en su mejor momento, pero es muy dudoso que la llegada de inmigrantes vaya a afectar a los sistemas financieros.

Tenemos en la historia dos ejemplos españoles de expulsiones radicales: la de los judíos por los Reyes Católicos y la de los moriscos por Felipe III. Pues bien, la expulsión de los judíos significó la bancarrota española, que fue paliándose con la llegada de galeones cargados de oro de América. En cuanto a los moriscos, significó la caída en picado de la agricultura.

Ahora muchos sefarditas pretenden obtener la nacionalidad española, pero el Gobierno mira para otro lado, aunque ya se están creando mecanismos para llegar a acuerdos positivos. El presidente de la Conferencia de Rabinos Europeos, Pinchas Goldschmidt, pidió el pasado domingo que España se disculpe ante el pueblo judío por la expulsión de 1492. No se contenta el rabino con la oferta de nacionalidad para quien puede mostrar sus orígenes sefardíes.

Pues bien, también una asociación andalusí con sedes en Rabat, Tetuán y Fez claman por lo mismo que los sefarditas y solicitan a España "un gesto" en el mismo sentido. Babib Loubaris, presidente de la Asociación Memoria de los Andalusíes, aplaude los mecanismos que está creando España para los judíos, pero afirma también que "el Estado español debería reconocer el mismo derecho de los moriscos, de lo contrario, su decisión sería selectiva, por no decir racista".

Con respecto a las actuaciones de la troika europea, las críticas no cesan y ponen en evidencia que no esta funcionando ni siquiera en lo económico. Los ciudadanos han sufrido los resultados de las políticas aplicadas. El eurodiputado español Alejandro Cercas lo explica así: "Podían haber actuado como cirujanos y lo han hecho como carniceros".

Por lo que se refiere a nuestra política interior, es evidente el desgaste tanto de los populares como de los socialistas. En el PP, aunque oficialmente se dice que hay unidad, en la práctica no parece así. La misma María Dolores de Cospedal, una política a la baja, carga contra las "intrigas" y admite tensiones internas. Ella es secretaria general del partido. Lo que dice lo tiene constatado. ¿O no? En cuanto a los socialistas, está clara la lucha por el poder y los movimientos para sustituir a Rubalcaba.

En lo demás, todavía sigue sin clarificarse los que pasa en Gürtel, con 175 personas imputadas. Y sigue en el limbo lo que pasó y lo que pasa verdaderamente con Luís Bárcenas. Y sigue sin aclararse con pelos y señales por qué el juez Elpidio Silva fue suspendido en sus funciones por el Consejo General del Poder Judicial e imputado por prevaricación en relación con la instrucción del caso Blesa. El juez se defiende en su libro La justicia desahuciada: "La fiscalía me bombardeó y el Poder Judicial me bloqueó por el caso Blesa".

Artículos relacionados