La alta di­rec­ción se re­parte cerca de 18 mi­llones pese a que el grupo de FG se sitúa por de­bajo de la media de los bancos com­pa­ra­bles para fijar los in­cen­tivos

González-Páramo se somete a los accionistas del BBVA tras ganar 660.000 euros en seis meses

La junta nom­brará a Lourdes Máiz como con­se­jera, por lo que la cuota de mu­jeres crece al 20% y se al­canza el má­ximo pre­visto de 15 miem­bros del con­sejo

José Manuel González-Páramo, BBVA
José Manuel González-Páramo, BBVA

El con­se­jero eje­cu­tivo del BBVA y pre­si­dente del Consejo Asesor Internacional del grupo, José Manuel González-Páramo, so­me­terá su cargo a la ra­ti­fi­ca­ción por parte de los ac­cio­nistas del banco este vier­nes, tras ser nom­brado por coop­ta­ción a fi­nales de mayo de 2013 y haber sido re­tri­buido con 660.000 euros por sus seis meses de tra­bajo para la en­tidad que pre­side Francisco González. La junta de ac­cio­nistas tam­bién tendrá que aprobar las con­di­ciones del sis­tema de re­tri­bu­ción va­riable para 2.200 di­rec­ti­vos. Los 13 miem­bros de la alta di­rec­ción del BBVA se re­par­tieron una re­mu­ne­ra­ción cer­cana a los 18 mi­llones de eu­ros, pese a que el banco es­pañol se situó por de­bajo de la media de los bancos com­pa­ra­bles para medir los in­cen­tivos de dicha re­tri­bu­ción. Además, el grupo dará paso a una ter­cera mu­jer, Lourdes Máiz, a su con­sejo de ad­mi­nis­tra­ción que al­can­zaría el má­ximo pre­visto en sus es­ta­tu­tos: 15 miem­bros.

El flamante fichaje de Francisco González (FG) para asuntos internacionales y de regulación, el ex consejero del Banco Central Europeo (BCE) José Manuel González-Páramo, tendrá que buscar la ratificación de los accionistas del BBVA durante la junta general de este viernes, después de que fuera nombrado por cooptación el 29 de mayo de 2013. Durante los seis meses en los que ha estado en el cargo, y en los que ha asumido la presidencia del Consejo Asesor Internacional, González-Páramo ha percibido una retribución de 660.000 euros (565.000 en metálico, el resto en acciones) y el banco ha aportado 131.000 euros al sistema de ahorro. De haberse tratado de un ejercicio completo, bien podría haber superado al consejero independiente mejor pagado, José Antonio Fernández Rivero, que supera el millón de euros en los últimos años con la pertenencia a las comisiones de nombramientos y riesgos.

Después de varios ejercicios en los que sólo el presidente y el consejero delegado del BBVA, Ángel Cano, eran los dos únicos miembros ejecutivos del consejo de administración, González-Páramo se sumaba a este "limitado club" tan sólo un año después de haber dejado sus funciones en el BCE, justo en los límites de incompatibilidad fijados por el organismo con sede en Fráncfort.

 

Plan de incentivos

Pero más polémica que la ratificación de González-Páramo se presenta la remuneración total del consejo de administración y de la alta dirección por parte de los accionistas del BBVA, así como las nuevas condiciones del sistema retributivo variable en acciones para 2.200 directivos, entre ellos los 13 altos directivos y los tres consejeros ejecutivos. El banco con sede en Bilbao se ha situado en el undécimo puesto en la lista de los 18 grupos bancarios comparables (desde el español Santander, al HSBC, pasando por Deustche Bank o BNP Paribas) por el retorno para la inversión del accionista (Total Shareholder Return, TSR, en inglés).

Pese a estar por debajo de la media, el conjunto del consejo de administración ha percibido 14,645 millones de euros en 2013, un 8,94% más que un año antes, mientras que los 13 miembros de la alta dirección se han repartido 17,897 millones de euros, tan sólo un 0,93% de incremento, por lo que su remuneración se habría visto "congelada" en línea con la del presidente Francisco González (un 0,95% más y 5,16 millones de euros en conjunto, entre variable y fijo en metálico).

El incremento medio de la alta dirección se sitúa por debajo del obtenido por el consejero delegado, Ángel Cano, que ingresa por el ejercicio de 2013 un 1,76% más, hasta los 3,75 millones de euros.

El nuevo plan del sistema de retribución variable prevé el reparto de 18,5 millones de acciones, lo que representa un 0,32% del capital. El máximo para los consejeros ejecutivos (FG, Cano y González-Páramo) se ha fijado en 584.000 títulos, mientras el tope para los altos directivos es de 1,12 millones de acciones en conjunto.

 

Consejo al máximo

Entre los puntos del día de la junta de accionistas del BBVA se incluye el nombramiento de Lourdes Máiz Carro como nueva consejera, por lo que ya serán tres las mujeres que se sientan en el máximo órgano de gobierno del grupo presidido por FG. La cuota de mujeres en el consejo del banco con sede social en Bilbao se amplía así hasta el 20%, desde 14,29% que representaban en 2013 y 2012 los puestos ocupados por Belén Garijo y Susana Rodríguez Vidarte.

Licenciada en Derecho y Doctora en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid, la nueva consejera del BBVA ha tenido diversas responsabilidades en la Administración Central y en 2011 fue secretaria del consejo de administración de Iberia. Además, ha formado parte de diversos consejos de administración de empresas como Renfe, GIF (ahora ADIF), el Instituto de Crédito Oficial (ICO) o el Banco Hipotecario.

Con la inclusión de Máiz Carro (Santiago de Compostela, 1959) el consejo de administración alcanza el máximo previsto de 15 miembros, después de la baja de Enrique Medina a mediados de 2013 ante el nombramiento de José Manuel González-Páramo. El orden del día de la junta de accionistas también prevé la adecuación del tamaño del consejo de administración.

Precisamente, la consejera Susana Rodríguez Vidarte se someterá a la reelección el próximo viernes (junto a los consejeros Tomás Alfaro, Carlos Loring y José Luis Palao). Rodríguez Vidarte se incorporó a finales de septiembre del año pasado a la Comisión Delegada Permanente y ha sido una de las consejeras independientes que ha visto más incrementada (8,47%) su retribución, que alcanzó a finales de 2013 los 320.000 euros.

 

Artículos relacionados