TENDENCIAS DEL DINERO

Dos peritos judiciales ponen en jaque al sistema

Y hasta a la Troika eu­ropea que ana­lizó las cuentas de Bankia

Bankia
Torre de Bankia, Madrid

Los dos pe­ritos del Banco de España, en­car­gados de ana­lizar las cuentas pa­sadas de Caja Madrid y Bankia por en­cargo del juez de la Audiencia Nacional, han puesto patas abajo todo el pro­ceso que con­dujo a la pri­va­ti­za­ción de Bankia, lo que su­pone des­au­to­rizar a mu­chos y, lo que es peor, a mu­chas ins­ti­tu­cio­nes...

Desautorizar, por ejemplo, a sus colegas de la Inspección del Banco de España que vivían “incrustados” en Caja Madrid y Bankia como en el resto de las grandes entidades financieras españolas, a los técnicos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), a los auditores de Deloitte, al equipo de Goirigolzarri, a los grandes inversores institucionales e, incluso, a los miembros de la Troika y a los expertos de la Comisión Europea, que analizaron en su día y con lupa los estados contables de la entidad financiera.

Si esto es así, y eso se determinará a lo largo del proceso judicial, habrá que revisar demasiadas cosas, aunque para los mercados y los medios de comunicación, no cabe duda alguna sobre la perversión del sistema y las trampas realizadas.

El informe de los dos peritos judiciales en el que se viene a calificar de fraudulentas las cuentas de Bankia, aparece cuando estaba a punto de anunciarse el cumplimiento del plan estratégico de la entidad presidida por Goirigolzarri a la que fue obligada por la Comisión Europea y un par de meses después de que apareciera el escándalo de las tarjetas B del propio banco y en el que se vieron involucrados más de medio centenar de consejeros y directivos de la entidad.

Con independencia de las dudas que surgen sobre la fiabilidad y exactitud de las cuentas de Caja Madrid y de Bankia en su salida a Bolsa y teniendo en cuenta la complejidad de los procesos contables resultantes de una crisis financiera tan virulenta como la experimentada por el sector financiero español, los analistas de referencia apuntan a la necesidad de conseguir la máxima pulcritud a la hora de determinar valoraciones, dotaciones, provisiones y demás circunstancias a las que se han visto abocados los bancos tras una crisis como la sufrida en los pasados años, teniendo en cuenta que salir de ella ha supuesto más de 100.000 millones de euros en ayudas públicas a las cajas de ahorros con problemas. La fiabilidad y solvencia del sistema están en juego.

Lo que sí resulta comprobado es que, transcurridos varios años desde que se iniciara el proceso de reforma del sistema financiero y se procediera a la privatización de casi todas las entidades que requirieron ayudas públicas, poco se sabe con certeza oficial de los desmanes que se cometieron en dichas entidades, ya que el Frob ha sido especialmente timorato a la hora de poner en conocimiento de la Justicia aquellas operaciones financieras que en su opinión no cumplieron con unos mínimos requisitos y que fueron el detonante de la “quiebra” encubierta de muchas de estas entidades.

La sensación existente en ámbitos financieros es que solo se conoce una mínima parte de los desafueros de gestión cometidos por las cajas y por ello el goteo de casos puesto en conocimiento de los juzgados, algo que va en contra del sentido de transparencia tantas veces manejado por el gobierno.

El asunto de las tarjetas de Caja Madrid puede ser considerado como paradigmático ya que todo apunta a que responde a una filtración controlada que se activó cuando alguien consideró conveniente generar la escandalera que se produjo, cuando la realidad es que el asunto se conocía desde que el actual equipo tomo posesión de la entidad.

Post-it El Plan General de Contabilidad es el texto legal que regula la contabilidad de las empresas en España.

El 16 de noviembre de 2007 se aprobó el Real Decreto 1514/2007 para adaptarse a la normativa contable europea y elaborar un texto contable flexible y abierto.

El objeto de este plan era adaptar las normas españolas a las Normas Internacionales de Información Financiera, que fueron adoptadas por la Unión Europea. El Plan General de Contabilidad es un resumen de las extensas y complejas normas internacionales y supone un aumento de la cantidad y calidad de la información que suministran las empresas, profundizando en el tratamiento de las inversiones financieras, inversiones inmobiliarias, el fondo de comercio, las subvenciones, planes de pensiones y operaciones vinculadas.

Artículos relacionados